Llegaba muy necesitado Destino Palencia al partido en Oviedo tras las últimas derrotas y se encontraba con un Liberbank Oviedo en dinámica completamente opuesta tras tres victorias consecutivas. Con este panorama no fue raro ver de inicio más suelto al equipo de Lezkano que dominó el partido hasta mediado el tercer cuarto donde al esfuerzo defensivo palentino se sumó unos minutos de inspiración ofensiva comandados por Lucho Massarelli. Destino Palencia había llegado con vida al último cuarto y allí, la eclosión de Presto Purifoy (diez puntos) tras lado los nervios al equipo local que tuvo una última bola para vencer pero el triple de Oviedo no entró.

El partido se iniciaba con canasta de Richotti (0-2) y a partir de ahí, ya le tocó a Destino Palencia remar, intentado evitar que los locales se fuesen en el marcador con un gran esfuerzo defensivo, a pesar de que Kabasele (7 puntos) se mostraba como la gran referencia ofensiva local y muy difícil de parar para los interiores palentinos (17-11).

No marchaban mejor las cosas en el segundo cuarto ya que tras una canasta de Marc Martí, los ovetenses abrían la brecha a los 12 puntos (30-18). Fue el momento en que pareció Sasa Borovnjak (9 puntos hasta el descanso) que encontró un filón en los tiros desde 5 metros mal defendidos por el equipo de Lezkano. La actuación del serbo-portugués permitió al equipo de Arturo Álvarez irse al descanso con una desventaja asumible (35-30).

Tras el descanso Frey anotaba para Oviedo (37-30) y comenzaban unos minutos de domino local en el marcador con ventajas entre los 5 y 8 puntos hasta que casi mediado el cuarto Lucho Massarelli iba a revolucionar el partido. Un robo a Saúl Blanco y otra canasta consecutiva ponía el empate en el marcador (44-44) obligando a Lezkano a parar el partido. Le salió bien al ex técnico palentino puesto que rápidamente marcaron una ventaja de 7 puntos (53-46) pero si algo caracteriza a Destino Palencia es no dar nunca el partido por perdido, así que se llegó a los últimos 10 minutos con solo 3 puntos de desventaja (53-50).

Fue este el cuarto de Presto Purifoy al que anteriormente habíamos visto desesperado porque no le salía nada. Una buena acción ofensiva ponía el 61-58 y un mate tras robo (61-60) daba vida tras haber estado nuevamente 7 abajo en el cuarto. El partido entraba en una dinámica de intercambio de canastas hasta que el segundo triple de Purifoy otorgaba la delantera a los palentinos (65-67). Rápida respuesta de Brown desde tiro libre tras una nueva (y protestada como todas las que saca este jugador desde 6.75) falta (68-67), pero Destino Palencia estaba pleno de confianza y con buenas acciones de Smith (destacable su partido) y Massarelli (revulsivo) abría una pequeña brecha (71-74). Quedaban dos minutos llenos de tensión y emoción, marcados por los tiros libres. Otros 3 libres de Brown ponían ventaja local (78-77) y a Sean Smith no le temblaba la muñeca desde 4,60 (78-79) para poner la ventaja en el marcador a falta de 24 segundos, una posesión en la que Liberbank Oviedo no logró anotar y la victoria se la llevó un Destino Palencia a quien “mucho remar” en esta ocasión le sirvió para llevarse la alegría.

LIBERBANK OVIEDO 78-79 DESTINO PALENCIA (2 últimos minutos)

 

Una victoria que permite encarar el partido ante Breogán (19:00 horas) con otra perspectiva y mayor confianza, pero no debe esconder las carencias que sigue repitiéndose en el equipo. Un aspecto muy positivo fue recuperar a Lucho Masarelli y Presto Purifoy, pero además de la poca fluidez del equipo ofensivamente destaca de nuevo la poca aportación de Narcis y que Camara de nuevo no haya disputado ni un solo segundo.