Partido con poca historia el vivido en la tarde de ayer en Ourense, donde Ibereólica Renovables comenzó como un vendaval desde la línea de 6,75, con 4 triples (dos de Uriz y dos de Mazaira) en menos de cuatro minutos, a lo que sumar un 2+1 de Henriquez, mientras por Destino Palencia solo Richotti y Borovnjak veían aro (15-4). De ahí al final del cuarto (26-11) las distancias oscilaron entre los 9 y 15 puntos a favor del equipo de Gonzalo García de Vitoria.

El segundo cuarto fue una lucha constante de Destino Palencia por no irse del partido gracias a la aportación de sus dos jugadores argentinos en un tira y afloja constante, respondido con una gran actuación de Uriz para dejar el marcador en 12 puntos de ventaja (43-31) para los gallegos al descanso.

Se inició el tercer cuarto con un triple de Massarelli, respondido por otro de Mazaira para los locales en un cuarto que fue casi una réplica del segundo. Un fuerte golpe de Edu Gatell contra la publicidad electrónica y la expulsión de Dimitrijevic (segunda antideportiva) fueron los hechos más relevantes de un cuarto que acabó con la misma desventaja que se vio en el descanso (61-49).

Los últimos diez minutos se iniciaron con Destino Palencia mostrando una buena defensa que cortocircuitó el ataque local, y ofensivamente un triple de Purifoy (no muy acertado ayer) cerraba un parcial de 0-8 para acercar a los palentinos a tan solo cuatro puntos (61-57) con 5 minutos aún por disputarse. Era la demostración de que el equipo de Arturo Álvarez nunca baja los brazos sea cual sea el marcador. El tiempo muerto de Gonzalo García de Vitoria dio sus frutos y tras una canasta de Adonys Hernández, el conjunto local volvió a ampliar su ventaja por méritos propios y deméritos de un equipo palentino que tuvo a muchos jugadores lejos de su mejor versión. Finalmente, el tira y afloja en el marcador, cayó de parte del equipo local (75-68) que fue más consistente durante los 40 minutos.

En resumen, una derrota justa en la que en Destino Palencia solo dos jugadores ofrecieron el nivel esperado (Massarelli y Richotti) y en esas condiciones una victoria es prácticamente imposible pero que analizando desde una perspectiva positiva el equipo volvió a mostrar su carácter manteniéndose en el partido los 40 minutos. Sin duda el partido de Valladolid será muy importante para calibrar el momento del equipo y de algunos de sus integrantes.