Había mucha curiosidad por saber cómo respondería EasyCharger Palencia antes el poderío interior de Oviedo con Arteaga y Kabasele. No era el único reto, puesto que en el calentamiento se conoció que Dani Rodríguez no iba a participar en el partido, lo que suponía afrontar el partido con un solo jugador en los puestos clave de base y pívot.
El partido estuvo lleno de imprecisiones, tanto en el juego como en los porcentajes de tiro, y como era de esperar, los palentinos sufrieron en el rebote permitiendo 34 capturas, 34 segundas opciones en su propio aro de los 50 rebotes totales ovetenses.
Otra de las noticias del partido es que pitaba el leonés, Juan Gabriel Carpallo de quien ya sabemos su amor por el equipo palentino. Quizá este detalle le sirva a quien piense que es excesivo acabar un partido con 10 faltas más que el rival: Oviedo 15 y Palencia 24. Algo que supuso una gran diferencia de tiros libres entre los dos rivales 31 Oviedo, solo 11 Palencia.
El primer cuarto, que acabó 18-16, fue un claro indicador del rumbo que tendría el partido, máxima igualdad y muchas imprecisiones en el lanzamiento, en especial desde más allá de 6,75.

En el segundo parcial los palentinos comenzaron más acertados llegando a alcanzar una ventaja de 6 puntos (20-26), pero los de Lezkano reaccionaron hasta finalizar el cuarto por delante (30-29), tras no darse por valido un triple de Prince Ali desde media pista.
MG_3445

Al regreso de vestuarios nada cambió y los visitantes se mantenían con cortas ventajas durante casi todo el periodo hasta que faltando 3 minutos entraron en un bache de anotación (anclados en los 42 puntos) rematado por errores defensivos en el último minuto lo que dio una máxima ventaja al conjunto local (51-42).

No es fácil rehacerse en Pumarín pero en menos de cuatro minutos y tras un mate de Blumbergs la igualdad volvía al marcador (53-53). La posible victoria pasaba por las manos de un inspirado Micha Speight quien disfrutaba de su regreso a Oviedo, pero que en la jugada definitiva, balón para ganar el partido, se jugó un triple forzado cuando con una canasta de dos puntos, o forzar una falta, habría sido suficiente. También es verdad que cuando un jugador se encuentra en ese nivel de confianza e inspiración, es quien mejor sabe la situación que mejor va a ejecutar.

La prórroga estuvo marcada por los tiros libres, 12 veces visitó el 4,60 el equipo local anotando 9 puntos, por una sola ocasión para los de Rivero. Con todo Blumbergs tuvo en sus manos el triple para forzar un segundo tiempo extra, pero erró el tiro y la victoria se quedó en Pumarín.
El mejor “morado” en Pumarín fue Micah Speight con 28 puntos y 4 asistencias, mientras que Noah Allen con 10 capturas fue el máximo reboteador (11 puntos / 10 rebotes).

RdP Post Partido Unicaja Banco Oviedo vs EasyCharger Palencia

(Youtube Palenciabasket)