Lanzados

En el Multiusos de Cáceres ha logrado Destino Palencia su cuarta victoria consecutiva (60-72), en un partido duro, complicado y poco vistoso en el que la clarividencia de Dani Rodríguez ha sido fundamental.

75

Gran cambio experimentado por Destino Palencia desde la victoria en Melilla (18 de diciembre 2020), que le ha llevado a sumar su cuarta victoria consecutiva y a verse en la zona alta de la clasificación (7 victorias/ 5derrotas). Todas estas noticias positivas han llegado gracias a una mayor solidez en el juego, sin las lagunas que lastraban al equipo durante el resto del partido y también a la clara mejoría de Dani Rodríguez que, en estos cuatro últimos partidos, y más allá de su acierto cara el aro, dando lecciones de dirección de juego.

Empezó bien Destino Palencia, con un 0-7 inicial (triple de Borovnjak incluido), y con la sensación de dominar a placer los primeros minutos. A pesar de una leve mejoría rival, nada inquietaba a Arturo Álvarez hasta la entrada en pista del ex Morado, Jeff Xavier. El caboverdiano anotaba 10 puntos consecutivos estrechando el marcador (15-17) y era Ferrán Ventura con dos triples quien cambiaba el mando en el marcador (21-17) a 40 segundos del final del primer cuarto.

Destino Palencia había perdido el dominio del juego en esos 4 últimos minutos del cuarto y comenzó parecido el segundo hasta que un triple de Purifoy enchufó de nuevo al equipo y fue otro triple, en esta ocasión de Massarelli (29-32) quien les devolvió el mando en el marcador. Los cacereños no se vineron abajo y con esfuerzo lograron empatar (37-37) a 2:30 del descanso, pero las sensaciones eran mejore en los palentinos, en especial cuando Dani Rodríguez estaba en pista. El base catalán anotó 6 puntos hasta el descanso permitiendo una cómoda ventaja para su equipo (37-45), gracias a un 0-8 de parcial.

No fue un bonito espectáculo, pero mantenía la emoción al no moverse nunca en una ventaja definitiva, aun así, Destino Palencia tampoco sufrió ya que supo administrar bien la pequeña ventaja, haciendo que los siguientes 10 minutos, se mantuviese entre los 5-8 puntos. Ya fue en el cuarto final, cuando los palentinos amarraban la victoria moviéndose por encima de los 10 puntos a raíz de dos tiros libres de Dani Rodríguez, hasta el 60-72 final.

Un partido sin mucha historia y que se venció desde una férrea defensa, ajustada tras encajar 21 puntos en el primer cuarto, 14 de ellos en solo 3 minutos. Hablamos de un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que estaba en 71,4 su media anotadora y que se quedó en solo 60, bajando sus tiros de dos puntos del 52,9% a un 42% y en el triple de un 33% al 24%.

La otra clave, ya lo hemos dicho, fue Dani Rodríguez, que siempre supo tomar la decisión acertada, fuese un triple, asistir o atacar el aro, en una gran noche del mejor asistente histórico de la liga.