No es la LEB Oro una liga en la que puedas dar por seguro ningún resultado, es algo que vemos cada jornada, pero parece que aún no está asimilado por algunos protagonistas.
Ayer HLA Alicante llegaba con una interminable lista de bajas que incluía a sus dos pívots (Van Zegeren y Menzies), sus dos principales creadores de juego (Llompart y Noguerol) y el polivalente y ex Palencia Basket Joan Tomás Noguera. Tras el subidón de vencer al Estudiantes en su pista y vistas las bajas del rival todo apuntaba a una victoria cómoda, así sería en otras competiciones pero no en esta LEB Oro.

Zunder Palencia salió a la pista con cierta relajación, de la mano de un excelente Noah Allen y sabiéndose superior fue mandando en el marcador hasta el +8, pero sin ventajas que permitiesen relajarse. Los primeros 10 minutos acabaron 24-18.

En el segundo cuarto era Alí quien tomaba el mando anotador y llegó a situar a los morados con un +11 (40-29). La actuación de Hearst tomando el mando de todos los ataques alicantinos permitía sobrevivir a los de Gonzalo García y con un triple de Matulionis se acercaban los visitantes antes del descanso (42-35).

Tras el paso por vestuarios el partido cambió porque los visitantes lograban igualar e incluso alternase en el marcado con los morados y el partido entro en una dinámica peligrosa. Recordaba a las largas etapas llanas de ciclismo cuando el pelotón deja hacer al escapado porque sabe que apretando al final se llevará la etapa al sprint. No fue así, la relajación pasó a ser nervios y precipitación, más aún cuando una parte de la energía se focalizaba en los árbitros. Y con 64-64 se llegaban a unos intensos últimos diez minutos.


De salida los visitantes mandaban en el marcador, mientras que Zunder Palencia no cogía el ritmo del partido y caía en la trampa preparada por Gonzalo García de Vitoria. Mientras los alicantinos con una fuerte defensa y con Hearts en ataque (jugó lo 40 minutos) iban abriendo ventajas y acrecentando el nerviosismo local que empezaba a verse fuera de partido por la capacidad anotadora rival (54 puntos en el segundo tiempo) y por enredarse en un arbitraje lastimoso. Finalmente, la victoria viajo a Alicante (83-89) y los palentinos aún deben esperar a la última jornada para refrendar el factor cancha.

En las derrotas influyen muchos factores, y ayer la causa principal fue la mentalización/relajación con la que el equipo salió al partido. Una “relajación” quizá lógica tras vencer en la pista de Estudiantes pero que en una liga tan iguala pasa factura. Tampoco hay que restar merito a un HLA Alicante que supo llevar el partido donde les interesaba, aprovechar sus virtudes a pesar de las innumerables bajas y tirando en muchos momentos del “Hearstsistema” sacar mentalmente del partido al equipo de Pedro Rivero.
El tema arbitral viene a parte, se resume en LA PEOR ( y estaba alto el listón) actuación arbitral en años. Más de 25 minutos de des-concierto de pito, contradicciones, falta de entendimiento entre ellos y una cantidad de despropósitos que deja la imagen del estamento arbitral por los suelos. Todo rematado con la clásica huida por el túnel de vestuarios nada más finalizar el partido sin saludar a los que deberían ser los protagonistas del partido. No nos cansaremos de decirlo, este nivel arbitral es una vergüenza para los clubes que participan, para los jugadores, entrenadores, aficionados… y un desprestigio constante para la competición.

ESTADISTICA FEB ZUNDER PALENCIA 83 – 89  HLA ALICANTE

Imágenes

Vídeo