A la espera de resolver el tema Narcis, Destino Palencia se ha movido rápido en el mercado y ha logrado un sustituto de nivel para la posición de “cuatro”.

La necesidad de minutos para el joven Jaime Pradilla se iba a ver muy limitada tras la llegada del polaco Tomaz Bulowsky al club valenciano por lo que ambas partes han visto con buenos ojos la cesión a Destino Palencia.

Desde Valencia están contentos porque aseguran que el frío palentino y los interminables viajes en bus servirán para curtir a su joven promesa y para Destino Palencia ha sido una oportunidad única ya que el club de origen pagará toda la ficha del jugador y solo se ve comprometidos a facilitarte 3-4 menús típicos del Trompicón (Coloquialmente conocido como “El Guarro”) a la semana para endurecer el organismo de Pradilla.

¡Un win-win de manual!

Estamos a la espera de la valoración de Arturo Álvarez sobre la nueva incorporación, aunque hoy 28 de diciembre esta muy ocupado planificando el próximo partido de liga.