Destino Palencia suma su sexta derrota en un partido en el que nunca se sintió cómodo y en el que tuvo que remar contracorriente la mayor parte del tiempo. El partido se decidió en la prorroga y los locales tuvieron el ultimo balón para ganar o empatar, pero el triple de Richotti no entró y la victoria voló a Oviedo (78-81).

El partido comenzó con Liberbank Oviedo marcando el ritmo del partido, algo que no convenía a Destino Palencia y le hacía cometer demasiados errores. Si el ritmo de juego era una de las claves del partido, otra estaba en el rebote y ahí también los locales permitían segundas opciones. Con un triple de Elijah Brown, (que comenzó muy inspirado) los visitantes doblaban en el marcador a los palentinos (9-18). A 54 segundos del final del cuarto, Douvier puso a Destino Palencia a 4 puntos, pero un triple de Saúl Blanco les permitía volver a abrir una pequeña brecha (18-25).

El segundo cuarto se inició con otro triple de Saúl Blanco (18-28), pero a partir de ahí Destino Palencia mejoró. Defensivamente se ajustaron mejor las marcas, se cerró el rebote y ofensivamente se diversificó el ataque con hasta 7 jugadores distintos anotando. Sin duda fueron los mejores 10 minutos del equipo de Arturo Álvarez. Fue con un triple de Lucho Massarelli a 54 segundos del descanso, cuando Destino Palencia lograba dar la vuelta al marcador (37-36).

Salió mejor Oviedo de vestuarios y rápidamente volvió a coger una pequeña ventaja (37-42) que costó un par de minutos igualar (42-42) y esa fue la tónica en el resto del parcial. Una dinámica que se mantuvo en el siguiente cuarto donde ninguno de los equipos lograba dar un golpe sobre la mesa y el intercambio de canastas tuvo como protagonistas principales a Speight y Borovnjak (9/9 en tiros de dos). Dos tiros libres de Richotti pusieron el empate a 76 en el marcador, con 34 segundos por jugar. Lezkano diseñó una jugada con la que quiso atacar la defensa de Borovnjak, pero Arturo Álvarez puso en pista a Edu Gatell quien quedó emparejado con el inspirado Speight logrando que el jugador ovetense no lanzase con comodidad y fallase, dando paso a la prórroga.

El tiempo extra tuvo poca historia ya que Destino Palencia solo anotó una canasta, de la mano de Borovnjak (78-78), dando muestras de que sus jugadores habían llegado cansados física y mentalmente. Tampoco el equipo de Lezkano tuvo una gran actuación, pero si un poco más de acierto y la victoria y basket-average se fueron a Oviedo (78-81).

En resumen, vivimos un partido que cualquiera pudo ganar, Destino Palencia tuvo su opción, pero Liberbank Oviedo fue dominador del partido durante más tiempo, supo imponer su ritmo y además frenar a los referentes ofensivos palentinos (excepto Borovnjak). El equipo de Arturo Álvarez peleo hasta el final, pero llego a los momentos clave con muchos minutos en las piernas de sus jugadores referencia, ningún jugador de su quinteto inicial jugó menos de 32 minutos. Un minutaje al que no llega la suma de tiempos de quienes deben ser los principales relevos (Zubi, Douvier y Gatell),  un reparto minutos que puede pasar factura según avanza la competición. Semana para corregir errores y pensar en el importantísimo partido ante Tizona Burgos, equipo que gano con claridad en su visita a Palencia (71-85).

Resumen del Destino Palencia 78-81Liberbank Oviedo