Clínica Sur Aspasia RVB 73  Destino Palencia 66

Estadisticas FEB

No es una situación preocupante, estamos en el inicio de liga, pero sí es un aviso al navegante y a nivel individual para cambiar de actitud y aptitud en los encuentros de Destino Palencia (concentración inicial) a pesar de lograr la victoria en el primer encuentro de liga, las situaciones se han calcado en cada encuentro, con unos inicios de partido con poca concentración.

Destino Palencia ha caído hoy de forma merecida ante un Cínicas Sur Aspasia RC Valladolid, que desde el principio tuvo muy claro como atacar y dedender a Destino Palencia.

Como ha sido habitual en los tres encuentros de los palentinos, Destino Palencia ha salido con un nivel de concentración inicial muy bajo que ha lastrado cada uno de los encuentros aunque el primero, ante Melilla Baloncesto con numerosas bajas, resultara con un resultado abultado.

Y es que ante Ourense y Valladolid se calcaron los encuentros, un inicio laxo en defensa y en ataque, sobretodo en la primera parcela permitiendo numerosas opciones de puertas atrás que los vallilsoletanos aprovecharon, y un Palencia Baloncesto obcecado en penetraciones muy cómodas de defender que acabaron en pérdidas o tiros incómodos y desaprovechados que en el caso de Ourense le permitieron defender una cómoda ventaja y en el caso de Valladolid, le impideron a los palentinos una remontada que dado el nivel actual de los pucelanos, a pesar de sus tres victorias, le hubieran dado posibilidades de victoria.

Y es que desde en la primera parte los palentinos se obceraron con su juego, en ataque obsesionados con entrar directamente al aro con un Valladolid superior en esa lectura de juego y cerrando cualquier opción de penetración, y en defensa los palentinos con errores de lectura y permiento puertas atrás tan cómodas como las que se ven en los partidos de infantiles o cadetes. Algo para mirarse internamente porque en la segunda parte se vio mejoría.

Y tras un inicio de partido con intercambio de canastas, Valladolid tomó el mando, mérito pucelano en parte y falta de lectura de los palentinos también, ya que a pesar de todo las diferencias nunca superaron en la primera parte los 12 puntos, evidenciando también las carencias vallisoletanas, que no eran pocas, pero antes las palentinas, las suficientes para ir por delante en el marcador.

Así pues al descanso Valladolid llegaba con un 38 a 27 en el marcador, tras las dos únicas acciones palentinas en la primera parte a destacar, una gran última defensa en el último minuto, y una buen ataque final, lo suficiente para mantener la esperanza en la últilma parte del encuentro.

Y eso debió pasar en la memoria colegial ya que tras el descanso y unos primeros instantes igualados, Palencia tomó la iniciativa, algo fácil de pensar tras la primera parte, y sin mucho esfuerzo logró ponerse a la altura pucelana y situarse a un solo punto, una especia de muro que no supo superar los colegiales.

Tras ponerse a la altura local, Palencia volvío a demostrar su falta de regularidad y ante todo, su bajísiimo bagaje en el tiro exterior, algo que le estrá lastrando en los dos encuentros como visitante y con un juego interior bajo, es fundamental.

Valladolid supo contenter en el último cuarto a los palentinos, incapaces de superar anímicamente a los locales, ya que salvo en el primer cuarto, los pucelanos no fueron superiores a los palentinos sino más concentrados, y ante esta situación actual, parece que es suficiente.

A pesar de la lucha final, algo de agradecer en los de Arturo Álvarez, que es verdad que en ningún momento se rinde, y esa es la esperanza, cada jugador debe ser consciente que debe mejorar su concentración inicial y mejorar en el juego exterior en una categroría en la que los interiores son claves en equipos con un juego interior más bajo, y sobretodo, no cebarse en entrar a canasta porque ante Palencia, con un juego interior bajo, se van a cerrar en la zona.

Este próximo fin de semana Palencia vuelve a casa sin  público (algo poco entendible cuando todos, a pesar de la prudencia pándemica pregona, hacen) y esperemos con una victoria.