Natxo Lezkano Moya (Portugalete 17/10/1972) es un nombre ligado con letras doradas a la historia de Palencia Baloncesto desde su llegada en 2007 en LEB Plata a un equipo que sufría por no descender a la extinta LEB Bronce. Ese año logró la salvación del equipo y a partir de ahí, los éxitos van unidos a su trayectoria en Palencia, desde el doblete (Copa LEB Plata y ascenso) en la 2008/09 , hasta asentar el equipo en Oro donde logró la Copa Príncipe en 2015. Tras 8 temporadas dejó el club palentino para embarcarse en otros proyectos marcados también por el éxito, llegando a lograr otro doblete con CB Breogán en 2018 lo que supuso el retorno del club gallego a ACB con Natxo al frente.

Regresando a Palencia, es habitual que ante un enfrentamiento con un equipo de Lezkano, el comentario general sea, “esta semana viene Natxo” por encima de cual sea el nombre del rival palentino, algo que “de ser así, obviamente es un motivo de satisfacción dejar un buen recuerdo allí donde vayas. He tenido suerte en los equipos donde he estado, porque he estado muy bien, siento que se me ha querido y he sido muy feliz tanto en Vitoria, como en Palencia, y en Lugo.  Desde luego Palencia es un sitio especial que estará siempre conmigo por todas las vivencias que he tenido allí”. Aunque con el club ovetense su visita parece un poco gafada ya que la temporada pasada, la suspensión de la competición se produjo justo antes de su visita y este año debido a la situación epidemiológica, el partido se disputara a puerta cerrada, para Lezkano “siempre es especial ir a Palencia, ya sea para jugar, en vacaciones o un fin de semana que me he podido escapar para ver a la gente de allí. Es cierto que se está gafando un poco el hecho de jugar con un público, algo especial en una cancha en la que has vivido tantas cosas”.

La carrera de Natxo Lezkano ha transcurrido en clubes (Baskonia, Palencia Baloncesto, CB Breogán, Oviedo Baloncesto) en los que sus aficiones destacan por su intensidad e interpretar perfectamente su labor de “sexto hombre” empujando a su equipo en los malos momentos. Por eso, el hecho de tener que jugar sin público “en canchas donde es tan bonito jugar en una situación normal, resulta un poco triste y el ambiente en torno al partido es mucho peor. Yo realmente me abstraigo bastante durante el partido y no presto mucha atención al tema del público, pero es verdad, que sobre todo para los jugadores es una motivación y un impulso fuerte jugar en estas canchas donde la presencia del público te cambia la forma de jugar. Creo sinceramente que son ellos quienes más lo notan”.

A diferencia de Destino Palencia que descansó por la disputa de la Copa Princesa, Liberbank Oviedo llegará tras haber jugado y vencido en Melilla el partido aplazado de la jornada 12. Una situación que parece no preocupar a Lezkano, quien es “siempre partidario de mantener el ritmo competitivo. También es verdad que cuando hemos descansado nos ha ido bien porque el siguiente partido lo hemos ganado, pero me gusta mantener un ritmo de juego y de preparación de partidos, teniendo siempre en el horizonte la meta (el partido), para que todo el mundo este enganchado”.

A propósito de la Copa Princesa, es un título que Lezkano conoce bien y que ha conquistado en dos ocasiones (Palencia Baloncesto y CB Breogán), pero que en esta edición “no pude verlo porque estábamos en Melilla y coincidió con la preparación del partido y después en la cena, pero me alegre mucho por Breogán, por la afición de Lugo que es una afición especial, por toda la gente que conozco en el club (ex jugadores, cuerpo técnico y la gente de las oficinas). Me alegre por ellos y les mande una felicitación. La Copa es un partido muy especial que siempre es bonito jugarlo y he de decir que sobre todo una final si es un partido para jugarlo con público”.

Este verano fue uno de los técnicos que mostró con mayor vehemencia su rechazo al sistema de competición con dos grupos, en una consulta que publicamos en esta web. A día de hoy nada ha cambiado y en su opinión “es un sistema de competición que devalúa la liga. Tenemos una liga muy buena en la que se ha mantenido e incluso aumentado el nivel de los equipos, pero el formato la hace menos atractiva e injusta, por el hecho de que todos los equipos no se puedan enfrentar entre ellos, además de que ahora mismo hay enfrentamientos que no sirven para nada. En cualquier liga al final hay partidos intrascendentes, pero lo que no puede ser es que en diciembre haya partidos que no sirven, como sucede en LEB Oro”.

Tras la victoria en Melilla, los ovetenses están en una óptima situación para asegurarse un puesto en el Grupo de Ascenso en una temporada en la que su objetivo principal parecía ser la salvación. Se podría pensar que haber rebajado las expectativas deportivas esta temporada les ha beneficiado, pero “todavía nuestro objetivo sigue siendo el mismo. Podemos entrar en el grupo de arriba, pero también podemos estar en el grupo de abajo, así que seguimos teniendo las cosas muy claras. No creo que nos haya beneficiado especialmente el tema de las expectativas, porque tenemos un equipo con gran mayoría de gente nueva en la liga, que no conocían el formato de la liga, ni son realmente conscientes de la importancia de cada partido, así que ni les hables de las expectativas, ni nada parecido. Creo que ese desconocimiento nos ha podido beneficiar, porque no ser conscientes de todo lo que pasa alrededor ha podido permitirnos jugar sin esa presión, aunque después en algún partido no se ha notado, porque hemos perdidos algunos (entre ellos el de Palencia) por no saber manejar la presión. Es normal que tener un equipo con poca experiencia tenga sus ventajas e inconvenientes”.

Sobre el proyecto 2020/21 de Destino Palencia opina que “lo tiene todo para estar arriba y optar al ascenso en los play offs, tiene una plantilla de mucha calidad, tiene veteranía y un entrenador con experiencia en la liga. A nivel de juego ya están cogiendo el punto a la competición, jugando bien y ganando con solvencia”.

Mañana se enfrentan dos equipos en buena dinámica, con buenas sensaciones, lo que a priori nos deparará “un partido bonito, de los que gusta jugar y es una pena que no pueda haber público que lo disfrute en directo.  El partido puede tener muchas claves, pero creo que será importante ver quien impone su ritmo de partido, ya que somos dos equipos que jugamos muy diferente. Por nuestra parte debemos saber defender a sus jugadores individualmente porque Destino Palencia tiene 3 jugadores diferenciales, pero el resto de la plantilla son todos de primer nivel y tenemos que defender a todos igual porque es un equipo que cualquier jugador te la arma. Debemos estar muy concentrados para defender bien”. Otro factor clave podría ser esa ausencia de público en las gradas, “una situación que quizá no es tanto un beneficio para nosotros, sino más bien la ausencia de ese “beneficio” para ellos (aunque quizá sea lo mismo), ya que el efecto de jugar en casa es que el apoyo de tu afición te motiva y ayuda en momentos clave. Habría que mirar estadísticas, pero creo que este año no es tan decisivo como lo solía ser. Es importante jugar en casa porque te quitas un viaje, juegas en el campo que entrenas, pero no puedes contar con el efecto del público y es algo importante sobre todo en canchas como Palencia u Oviedo”.

Como siempre, es un placer charlar con Natxo Lezkano, quien nunca elude tratar los temas de actualidad y agradecemos su habitual predisposición con www.baloncestoconp.es y las facilidades ofrecidas por Oviedo Club Baloncesto para esta entrevista.