El banquillo aportó algo más que en otros partidos