Era necesario refrendar la victoria de la semana pasada ante COB, con una victoria como visitante y se logró en la visita a un Força Lleida que estaba en una buena dinámica en sus últimos partidos, y al que Gustavo Aranzana le había cambiado la cara. Chocolates Trapa Palencia volvió a lucir su mejor cara, anotando con fluidez y llegando a los 90 puntos, algo que suele ser sinónimo de victoria para el equipo de Carles Marco.

 

Salió muy bien Chocolates Trapa Palencia en el primer cuarto gracias a un inspiradísimo Travis Bader (3 triples en los primeros 4 minutos) y una buena labor de Larsen cerca del aro. A los 5 minutos, el marcador lucía un 7-16 (con 9 puntos de Bader y 7 de Larsen) que mostraba las intenciones de Chocolates Trapa de romper el partido. La respuesta de Força Lleida vino con su juego interior, gracias a un Cleare que hacía daño a la defensa morada y evitaba que se rompiese el partido. El cuarto lo cerró Bader con una canasta (20-24) que suponía su punto número 13 del primer cuarto (no volvió a anotar).

 

El segundo cuarto se iniciaba con un triple de Grimau, seguido de un mate de Dos Anjos, (20-29), lo que obligaba a Aranzana a parar el partido. Fueron bueno minutos de Grimau como principal arma palentina, pero lo locales no perdían la cara al partido y se ponían a dos puntos (35-37) a falta de 3 minutos para el descanso. A partir de ahí, los chicos de Carles Marco, llegando cerraron los accesos a su aro, para llegar al descanso con una ventaja de 10 puntos (36-46).

 

Tras el descanso, fue Força Lleida quien castigó la defensa palentina, especialmente con su juego interior hasta lograr ponerse a un solo punto (47-48) tras anotar su punto número 14 de Shaquille O´Neil Cleare (una auténtica pesadilla para la defensa palentina). Para enfrentarse al pívot bahameño, los visitantes recurrieron a una versión más coral para dar otro pequeño estirón antes de los últimos 10 minutos (59-66).

 

Se afrontaba el ultimo parcial con todo por decir, pero un triple de Jasaitis (59-69) volvía a poner 10 puntos arriba a Chocolates Trapa Palencia, algo que les dio alas, mientras que afecto anímicamente al equipo de Aranzana que se veía impotente para agarrarse al partido. Un triple de Pradilla (51-68) abría una brecha que fue insalvable para Força Lleida, aunque peleó hasta el último instante por acercarse en el marcador.

 

Finalmente, el equipo de Carles Marco se hizo con un triunfo relativamente cómodo (74-90) y parece recuperar su buen juego antes del parón por las ventanas FIBA. Por segundo partido consecutivo, Jordi Grimau (19 puntos/22 valoración) fue un jugador fundamental en la victoria, unido al efectivo Larsen (16 puntos/20 valoración) y a un Jasaitis (en una labor más oscura) al que parece se le da bien enfrentarse a Força Lleida.