Como ya viene siendo habitual en estos tiempos que corren, el Destino Palencia recibía ayer la noticia del aplazamiento del encuentro que el equipo iba a disputar este próximo sábado, 14 de noviembre, en tierras asturianas. El motivo no podía ser otro que un positivo por COVID-19, en este caso en el Liberbank Oviedo.

“Que se aplace un partido por una situación como esta, por un positivo en COVID, es algo que hay que lamentar, y desde aquí queremos mandar todo nuestro apoyo y una pronta recuperación al afectado” comentaba Arturo Álvarez, “al equipo le afecta en el sentido de que estaba ya encontrando el ritmo, veníamos de una victoria, de corregir varios errores, y teníamos muchas ganas de seguir mejorando”.

Arturo álvarez en el encuentro del pasado viernes ante Cáceres

El conjunto morado pasa de preparar un encuentro para este sábado a hacerlo para el próximo viernes, cuando recibirá en el Pabellón Municipal al Tizona Universidad de Burgos. A pesar de esto, “no vamos a modificar los entrenamientos. Cambian porque no trabajamos sobre situaciones tácticas o técnicas de este rival sino que nos enfocaremos más en nuestras cosas y empezaremos ya a pensar en el siguiente” informaba el técnico asturiano.

“En cuanto a la planificación semanal de entrenamientos no vamos a variar nada salvo que, el sábado por la mañana, realizaremos un nuevo entrenamiento en el que la mitad del equipo se enfrentará a la otra mitad. Un ‘semipartido’ para que no se baje el ritmo competitivo y, a partir de ahí, estar preparados para volver el lunes y estar ya concentrados en el encuentro de Burgos”.

Sobre este siguiente encuentro Arturo mostró la importancia de conseguir una victoria, “necesitamos vencer para estar ahí en la parte alta ya que creemos que en la 1ª vuelta hay que finalizar con 4 o 5 victorias si queremos estar en una buena posición de cara a la fase de ascenso.”