Empezó bien Destino Palencia el año 2021, ya que tras diez meses sin público (desde 28 febrero 2019), volvían los aficionados al Pabellón Municipal, en un número reducido, con estrictos protocolos de seguridad y una perfecta organización por parte de la directiva palentina. Fue la noche perfecta para este retorno de aficionados, ya que el equipo agradeció el calor de la grada con un partido muy sólido, con buena defensa, buen juego de ataque y una gran actuación desde 6,75 con un 50% de acierto (16/32), que llevo a una cómoda victoria (87-69) y a recuperar el basket average. A nivel individual, pudieron disfrutar en vivo de una gran actuación de Nico Richotti, el resurgir de Jabari Narcis, el espectáculo de Sean Smith y como colofón el debut del joven canterano palentino Mario Castro. ¿Qué más se puede pedir?.

Salió muy serio Destino Palencia al partido, castigando la defensa ourensana con el juego de Dani Rodríguez (5 puntos y 1 asistencia) que se convertía en el protagonista principal de los primeros minutos de juego, llevando al equipo a un 9-0 inicial que provocó un tiempo muerto visitante a los cuatro minutos de partido. Los gallegos se estaban estrellando en una buena defensa local y también con una toma de decisiones cuestionable. La entrada de Aaron Menzies dio otro aire a los visitantes que anotaban cuatro puntos gracias al gigante británico. La reacción visitante fue cortada gracias a Richotti que comenzaba a mandar en el partido (14-6).  A falta de 3 minutos Arturo Álvarez daba descanso a Borovnjak y ante la baja de Edu Gatell, entraba en pista el cuestionado Narcis, que anotaba pronto su primera canasta como prólogo a lo que iba a ser un partidazo del ala pívot americano. El 21-6 con el que finalizaban los primeros 10 minutos indicaba claramente la superioridad local.

En el segundo cuarto se produjo un parón (debido a problemas en la mesa) de más de 10 minutos que rompió el ritmo de ambos equipos, y especialmente a Destino Palencia que cometió varias perdidas seguidas en la reanudación. Todo se solventó desde 6,75 ya que con triples de Purifoy, Massarelli y Narcis (2) se abrió una brecha en el marcador (39-22) que a la postre fue definitiva.

No hubo ningún tipo de relajación tras el descanso y Destino Palencia salto a la pista con intensidad, para evitar cualquier atisbo de esperanza de los visitantes, que no lograban dar con la tecla que cambiase el rumbo de partido. Mientras tanto, los morados disfrutaban y hacían disfruta a los aficionados presentes con acciones espectaculares, ya que anoche salía todo lo que no había salido en anteriores jornadas.

 Tanto el tercer cuatro como el definitivo sirvió para que los jugadores locales engordasen sus estadísticas con su acierto de cara al aro, recuperando holgadamente el basket average y con la amplitud del resultado, permitiendo que Arturo Álvarez hiciese debutar al canterano Mario Castro en partido oficial. El 87-69 final define claramente como fue el partido y regreso del “Vamos mi Palencia, vamos campeón” al Pabellón Muncipal fue el mejor broche para cerrar el primer partido de 2021.

Sin mucho tiempo para disfrutar, el viernes (8 de diciembre) hay nuevo partido en Palencia, un derby ante Clínica Sur Aspasia Valladolid quien aventaja a los palentinos en una sola victoria con lo que ej partido será de gran importancia. Esperamos que Arturo Álvarez pueda contar para ese partido con Edu Gatell que ayer causo baja por unas molestias.

Destino Palencia 87- 69 Ibereólica Renovables Ourense