Garrido lanza para anotarPalencia Baloncesto 82 – Força Lleida 71. Estadísticas. Vota al mejor del Trofeo Basket Morao.

Apoteosis, espectacular, la mejor ventana para vender Palencia, un ejemplo de afición, el esfuerzo de dos equipos, … los calificativos al acabar el partido lo dicen todo, y es que Palencia Baloncesto vuelve a hacer historia una vez más, clasificándose para los playoffs de ascenso a la Liga Endesa, la ACB de toda la vida, si esa, a la que una ciudad y una provincia modesta, solo aspiran a soñar que no a tocar, porque como buenos castellanos, nuestra provincia es realista.

Pero como buenos castellanos, el ejemplo de la afición palentina, que saber estar siempre y ayer, ante toda España y con las cámaras de Teledeporte como testigos dio ejemplo de lo que es animar, desde el primer segundo hasta la extenuación y compartiendo el aplauso, con un equipo como Forçá Lleida que lo dio todo, pero el aplauso más grande, el éxtasis absoluto se lo dedicó a los verdaderos protagonistas, a esos hombres que han echo historia en el baloncesto de Palencia, a los hombres de Natxo Lezkano, a este equipo que se llama PALENCIA BA-LON-CES-TO.

Y es que la afición era consciente del día, de la hora, y del momento, desde antes del inicio se vivió algo diferente, una química muy parecida a la del día del ascenso como reconocía Natxo Lezkano en rueda de prensa, y eso a pesar del 1 a 5 de salida de los ilerdenses que no apagaron ese calor y que se creció tras el triple del capitán Carles Bravo que ponía el 4 a 5, un  triple que no solo encendía a la afición palentina sino que encauzaba los miedos y el juego de los palentinos que rápidamente lograban empatar el partido a 9 mediado el primero periodo y luego ponerse por delante con un parcial de 6 a 0 que concluía con un mate espectacular de Urko Otegui engañando a la defensa visitante.

Quedaban 2:30 para el final del primer cuarto y Joaquín Prado debía pedir tiempo muerto que lejos de cambiar la situación, en el periodo restante los de Lezkano incrementaban la diferencia hasta los 9 al final del cuarto, con una canasta de Bravo sobre prácticamente la bocina.

Abría Fornás el marcador en el segundo cuarto, para poco a poco ir incrementando la diferencia de los palentinos hasta los 15 puntos de diferencia para los locales, tras canasta de Forcada y faltando 6 minutos, momento que obligaba de nuevo a pedir tiempo muerto a Lleida, porque se estaba escapando el partido; 30 a 15 en ese momento.

Lleida estaba notando la ausencia de Calegari, lesionado en los minutos finales del cuarto, pero lo suplía con canasta y con las acciones individuales de jugadores como Dani Rodríguez, que permitían a Lleida llegar con solo 10 abajo al descanso, 38 a 28.

A la vuelta de vestuarios Palencia seguía controlando el juego y el marcador, sin permitir que Lleida lograr acercarse ni rebajar la diferencia de al menos 10 puntos y de nuevo consiguiendo llevarla hasta los 15  tras tiro libre de Urko (60 – 45)  aunque en los dos minutos finales de nuevo Lleida,tozudo, volvía a bajar la diferencia, ahora a 11, 63 – 52.

Con la gente disfrutando a los grande se entraba en los 10 minutos finales, minutos en los que las rotaciones evidenciaban el bajón físico de los visitantes, pero sin embargo no servían para romper definitivamente el partido gracias a la fe y casta mostrada por Lleida.

Un equipo en todos los sentidosLa ventaja bajaba por debajo de os 10 puntos (63 a 55) tras un triple del joven Simeón, pero dos canastas consecutivas de los palentinos acallaban cualquier amago de murmullo, aunque un triple de nuevo de Simeón, a falta de dos minutos, que situaba el 75 a 68 para Palencia, si acallaba durante unos segundos la fiesta palentina de la grada, obligando a Lezkano a pedir tiempo muerto.

Ordenadas las ideas, conscientes de lo que había que hacer, Palencia ya no sufrió más y la grada, puesta en pie, disfrutó cada segundo como una fiesta, consciente de que estaba paladeando algo histórico, algo tal vez irrepetible, las semifinales de ascenso a la ACB.

El final del partido ya es parte de la historia del baloncesto palentino, y atrevidamente, del baloncesto español. Puesto en pie, la afición palentino despidió como se merecía a la plantilla de Força Lleida y su cuerpo técnico, un gran y largo aplauso a una plantilla que solo ella sabe lo que ha sufrido esta temporada y en estos playoffs, pero el mayor aplauso, el mayor y más grande de todos los homenajes, la afición palentina se lo dedicó a su equipo, a un grupo de jugadores que emocionados por lo que acababan de lograr, fue una piña con esta afición que estuvo entregada.

Ahora toca descansar, lo que se pueda, para el jueves partir rumbo a Alicante para celebrar, unas semifinales de ascenso a la ACB. Casi nada.

Lo mejor: Lo que acaba de hacer esta plantilla, la de Palencia Baloncesto, no tiene parangón en el deporte de equipo palentino, un ejemplo de trabajo desde partiendo desde la EBA y llegando al sueño de unas semifinales de ascenso a la ACB. No es día de elegir a ningún jugador, porque todos ellos, desde el que jugó más minutos a los que solo tuvieron una pequeña oportunidad o lo vieron desde el banquillo, fueron eso, un EQUIPO.

Capítulo aparte es la afición palentina, fue la que se esperaba, desde el primer segundo, generando ese ambiente especial que se huele cuando entrar en el pabellón sabiendo que es un día especial y que desde el pitido inicial, y antes en la presentación de los equipos, fue una caldera, la caldera de morada que estuvo entregada siempre al equipo y que además tuvo un comportamiento señor con los jugadores y cuerpo técnico de Força Lleida, dedicándoles un fuerte, sonoro y largo aplauso, a un equipo, que a pesar de las dificultades de la temporada y de las lesiones en estos playoffs, no se rindió nunca, y eso lo supo reconocer la siempre inteligente afición palentina.

Lo peor: Si en el primer cuarto fue Calegari el que tuvo que decir adiós al partido, Quique Garrido se lesionó también para decir adiós prácticamente a unas semifinales soñadas por el bravo jugador de Palencia Baloncesto. Salvo milagros, se lo perderá y es una mala noticia para el jugador que más vive los partidos en el banquillo palentino y que es una de las almas del equipo.

Galería de imágenes

Rueda de prensa de Joaquin Prado

Rueda de prensa de Natxo Lezkano


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Sergi Pino fue determinante ante su ex equipo

Fue un partido lleno de acciones espectaculares, y el final puso el foco sobre el triple d…