MG_3138Cuarta victoria consecutiva y mejor racha de la competición, en un partido de los que hacen afición y que, por su alta anotación y el triple final, atraen al aficionado. Situaciones que no deben esconder la debilidad defensiva (¿actitud?) que impiden hablar de un buen partido y que quizá desde la victoria, permita el análisis de los errores cometidos que han llevado a un final tan igualado.

Un buen inicio de ICG Força Lleida, bien comandado por un Feliú especialmente motivado, que tuvo respuesta de Chocolates Trapa Palencia especialmente inspirado desde la línea de 6,75. El partido estuvo marcado por las pequeñas brechas palentinas que nunca acababa de cuajar por deméritos locales y por la consistencia ilerdense que nunca se iban del partido. Se llegó a un final igualado donde un palmeo de Stuzt a 1,4 segundos del final (86-87) parecía decidir el partido para el equipo de Jorge Serna. Lo que sucedió tras el tiempo muerto de Carles Marco ya está en la historia del baloncesto palentino, gracias al triple sobre la bocina de Jasaitis (89-87)… y después llegó la locura… ¡Bendita locura!

 

Parecía que ICG Força Lleida tenia las cosas muy claras de inicio y con un basket control y mucho juego 5×5, marcaba un ritmo lento de juego y con buena circulación de balón lograba ponerse con pequeñas ventajas. Todo cambiaba cuando Chocolates Trapa Palencia lograba subir una velocidad al juego y con dos triples de Travis Bader, lograban dar la vuelta al marcador (11-9), con el equipo a buen ritmo y una buena conexión de Pope- Larsen aumentaba la ventaja (13-9). Estos buenos minutos palentinos fueron neutralizados por los visitantes para llegar a un final de cuarto igualado, aunque algunos errores locales permitieron la ventaja visitante (22-23) finalizados los diez primeros minutos.

MG_3031

En la reanudación se vivía otro estirón local, con Vecvagars comandando el juego local ¡Qué calidad!, pero esos minutos e dominio en el juego se diluían con los numerosos errores defensivos que permitían al conjunto ilerdense igualar nuevamente el marcador, incluso adelantarse (30-31). Fue la tónica del cuarto y del partido, intentos de abrir brecha local y un Força Lleida haciendo la goma e igualando el partido.

MG_3046

Ya en este primer cuarto se notó que ciertas rotaciones estaban bajando mucho el nivel general del equipo y no permitían asentar las ventajas. Durante unos minutos se vivió un intercambio de triples (5 en menos de dos minutos), pero en esta ocasión, el intercambio de golpes permitió que Chocolates Trapa Palencia llegase al descanso con solo un punto de ventaja (52-51).

En esos momentos, el partido de Kevin Larsen estaba siendo realmente sensacional con 10 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias y 3 faltas recibidas para una valoración de 22 créditos.

 

Fue tras el descanso cuando se vieron los peores momentos locales, con numerosas pérdidas y con la sensación de descontrol total y una canasta de Stuzt (61-65), que sembró la inquietud en la grada. Rápidamente Bader (anoche inspirado 66,7% en triples 6/9) salvaba los muebles (64-65), a partir de aquí, igualdad total entre ambos equipos que la inspiración ofensiva que mostraban no tenía continuidad en defensa. Sin duda para Chocolates Trapa Palencia fue muy positivo el regreso a pista de jugadores como Vecvagar, Larsen o Bader que quizá anoche, pasaron demasiado tiempo en el banquillo. De esta forma se llegaba a un momento que pudo ser clave en el partido, con 84-80 en el marcador, los árbitros daban validez a un tapón ilegal sobre Larsen (que habría supuesto el 86-80) a 1:30 del final y esa acción finalizaba con un triple de Chapela (84-83) a 1:19, que dejaba todo en el aire… y así fue, puesto que el final de esta historia ya es sobradamente conocido, con el triple de Simas Jasaitis para remontar a solo 1s segundo y 4 décimas del final y la locura desatada en el pabellón.

MG_3227

Una victoria que deja buen sabor de boca por el subidón de adrenalina final, jugada que tapa un grave error arbitral que pudo decidir el partido, pero que no debería ocultar la escasa concentración defensiva mostrada ya que, permitiendo casi 90 puntos a un rival, va a ser difícil sacar lo partidos. Desde luego, desde la victoria quizá sea fácil hacer autocrítica.

A nivel individual, el protagonismo lo acaparará Jasaitis que cuajó su mejor partido desde que llegó a Palencia, a parte de la canasta de la victoria. La sorpresa agradable fue Vecvagars que debutaba en casa y dejo muestras de su gran calidad y carácter ya que no dudo en corregir actitudes defensivas que no le gustaban, además de asumir responsabilidad ofensiva en muchos momentos. Por otra parte, Larsen realizó otro gran partido, notándose en exceso sus descansos y Bader volvió a ser el tirador letal de pretemporada anotando 6 triples y que mantiene sus porcentajes de triples por encima del 50%.

Chocolates Trapa 89 – 87 ICG Força Lleida

Rueda de prensa de Jorge Serna

Rueda de prensa de Carles Marco