MG_1580Chocolates Trapa Palencia ha sumado su segunda derrota ante Melilla Baloncesto (74-66), dejando prácticamente las mismas sensaciones que en el primer partido de liga. Es obvio que Melilla tiene una gran plantilla y que su pista no se da bien a los intereses palentinos (ya van seis temporadas sin vencer en tierras norteafricanas), pero es igual de evidente que a este equipo se le debe exigir más. Para empezar, se le debe exigir más juego (porque calidad hay para practicarlo), pero cuando el juego no acompaña, al menos hay que pedir una intensidad, una actitud, una muestra de carácter que en general no se está mostrando cuando las cosas se tuercen. La falta de intensidad es un defecto que se está arrastrando ya en demasiadas jornadas de esta liga y sin ello, es imposible dominar el rebote o robar balones, que permitan desarrollar un baloncesto fluido, de transiciones rápidas y con situaciones de alta efectividad.

Por otro lado, cada vez resulta más evidente que hay jugadores que siguen muy por debajo de las expectativas creadas y tampoco está claro, que vayan a cumplir el papel que se espera de ellos. Todo esto plantea una situación peligrosa, que solo puede remediarse, dando un golpe de autoridad en el partido ante B The Travel Brand del próximo viernes.

MG_1645

Realmente empezó bien Chocolates Trapa Palencia su partido en Melilla, con Dani Rodríguez muy mermado por la fiebre, fue Vecvagars quien dirigió el juego morado y con unos buenos ataques y asegurando el rebote defensivo logro ponerse (2-9) en los primeros cinco minutos de partido. Cinco puntos consecutivos de Agada, dieron inicio a la reacción local que logró dar la vuelta al marcador en menos de 3 minutos (11-9). Los palentinos llegaron con ventaja al final del primer cuarto (13-15) gracias a un triple de Kevin Larsen (3/3 en triples ayer).

El segundo cuarto fue un intercambio de canastas, con Chocolates Trapa Palencia siempre por delante en el marcador, aunque con ventajas cortas. Fue un cuarto lleno de imprecisiones por ambos equipos, pero en el que los palentinos nunca llegaban a hacer daño con su juego cerca del aro. El bajo marcador (32-33) reflejaba claramente que no estaba siendo un partido muy vistoso.

MG_1590

La salida del vestuario, fue lo que marcó el devenir del partido, con un Chocolates Trapa Palencia absolutamente dormido, al que le costaba muchísimo anotar y cuya falta de intensidad en el rebote defensiva, permitía segundas y terceras opciones al equipo local. Destacar que, con menos de dos minutos disputados, Jorgensen fue cambiado tras un par de errores, con 36-33 en el marcador y el americano ya no volvió a la pista en el resto de partido. Da la sensación de ser el “sospechoso habitual” cuando las cosas van mal y cuyos errores tienen más castigo que el de otros compañeros. Los melillenses empezaron a abrir hueco mediado el cuarto y lograron ampliarlo hasta los 12 puntos (55-43) al final del mismo.

Los últimos minutos fueron un quiero y no puedo visitante (no es el primer partido en que sucede), fue el momento en que más se encontró a Larsen en las inmediaciones del aro (algo que hasta ese momento solo había hecho con efectividad Pradilla) y el danés anotó 12 puntos que no fueron suficientes para lograr una remontada, ya que nunca lograron acercarse a menos de 6 puntos de Melilla.