Rejón mira nervisoso el final del partido tras cometer su quinta personalQuesos Cerrato Palencia 65 – FC Barcelona B 64

Estadísticas

Vota al mejor de Palencia en el Trofeo Basket Morao

Quesos Cerrato Palencia y FC Barcelona, protagonizaron un partido de esos llamados feos, en el que lo mejor del encuentro fue la victoria palentina, que a pesar de lo ajustado del marcador, no dio sensación de agobio ante un rival, que rivalizó en errores con el palentino.

El dominio de las defensas sobre los ataques fue la nota predominante del partido, además del ritmo que impuso el equipo blaugrana desde el inicio, que incomodó completamente a los palentinos que nunca encontraron facilidades en el joven filial.

El encuentro comenzó frío, un parcial de 0 a 7 para el conjunto de Alexix Durán y la tónica del encuentro en esos primeros minutos, fallos en tiros relativamente cómodos que impedía que Palencia anotara y que no fuera hasta mediados de cuarto, cuando Urko, desde el tiro libre, anotara el primer punto de los palentinos.

Pero la falta de acierto se prolongaría durante unos minutos más, ya que hasta falta de 3:50 para el final del primer cuarto, los colegiales no anotaban su primera canasta en juego, un triple de Barbour, que situaba el 4 a 8 en el marcador.

Los minutos finales de este periodo se animarían por momentos, y un triple de Fornas cerraría el cuarto, con 11 a 14 en el marcador. El soporífico primer cuarto acababa.

En el segundo pareció más enchufado el equipo palentino. De salida Alonso anotaba su único triple del partido, muy celebrado por la afición palentina, y con el base de Durango, Palencia si brillar tampoco, lograba dar la vuelta al marcador y de la mano de Fornás, desde el triple, ponerse por delante tras empatar anteriormente Bravo.

Desde ese momento y hasta el descanso, intercambio de fallos y aciertos, con Bravo acertado, y llegando, tras dos tiros libres de Josep Pérez, a la jugada polémica del partido. El base del Barcelona anotaba sus dos tiros libres, quedando un segundo y siete décimas para el final de cuarto; Palencia sacaba de fondo y lanzaban el balón a la zona contrario, el balón llegaba a Abouo, al que se le caía el balón al suelo, lo recogía, y a la “remanguillé” , anotaba. Parecía que desde que recogía el balón hasta que lanzaba había pasado más tiempo, pero los colegiados deliberaban y daban por válida la canastas. Jugada de moviola.

El capitán Carles Bravo, de nuevo el más constante de los palentinosTras el descanso, Quesos Cerrato Palencia ofreció quizá sus mejores momentos del partido, tampoco para tirar cohetes, pero al menos el equipo colegial entre el desconcierto de pito, supo sacar provecho en estos instantes hasta alcanzar los 8 puntos de ventaja al final de este cuarto, con triple de Barbour.

Bravo abría el último periodo con un triple, la máxima del encuentro para los palentinos, 11 puntos, pero a partir de ahí el equipo palentino fue a menos, cayendo en la cerrada defensa blaugrana, que tampoco lo tenía fácil para anotar en la palentina, pero poco a poco la ventaja iba cayendo, y a falta de algo menos de tres minutos, tras canasta de Oriol Pauli, la ventaja era de solo un punto. En ese periodo, algo más de siete minutos, los palentinos solo habían anotado 4 puntos, uno de ellos el triple de Bravo.

Con ambos equipos en bonus, los blaugranas se abonaban a la defensa y también a las faltas, unas faltas traducidas en tiros libres, que los palentinos, muy acertados en la recta final, anotaban para llevarse la victoria a pesar del triple final de Hakanson, que lanzó solo, pero que no valía para nada.

La sensación personal es que se sufrió menos de lo que indica el marcador, un partido malo, con buena defensa sí, pero con demasiados fallos en canastas fáciles, sobretodo debajo del aro.

También da la sensación que a pesar de todos los mensajes de la semana, al final el pensamiento de los jugadores, pero también de la grada, muy fría al inicio de partido, estuvo en la Copa y en la clasificación general del rival.

Lo mejor: Sin duda la victoria, porque tras un partido feo como el de hoy, incluso aburrido, eso es lo destacable. A nivel individual, Bravo y Abouo fueron de lo mejor, sobretodo el capitán en momentos importantes del partido, que dieron tranquilidad, al igual que Abouo en los últimos minutos, que afrontó la canasta blaugrana con confianza.

Lo peor: El partido fue malo, con los dos equipos fallando demasiados lanzamientos, y a ello contribuyó la pareja arbitral, muy descentrada, favoreciendo por momentos a Palencia y por momentos a los visitantes, pero generando una sensación de desconfianza en sus decisiones, como pocas veces se ha visto en el pabellón.

Galería de imágenes