Partido controlado desde el principio que pudimos ganar de amplia ventaja o perder tras varios minutos faltos de concentración. Al final lo que cuenta, es la victoria, y merecida además y eso es lo único que vale cuando se mira la clasificación.

Edgar intenta anotarPalencia Baloncesto 69 – Fundación Adepal Alcázar 63

Estadísticas FEB

Vota al mejor en el Trofeo de la Peña Basket Morao

Hay veces que el valor de la victoria tiene mucha más importancia en que la forma en que se ha producido. Hoy es uno de esos días, un partido de bajo nivel pero que se ha llevado Palencia Baloncesto al final con todo el merecimiento porque siempre ha sido el que ha ido por delante y el que ha puesto algún argumento a mayores.

Desde el principio del partido se vio que iba a ser un partido raro o complicado. Ya avisábamos en nuestra previa que Adepal no es precisamente una perita en dulce y que siempre lleva los partidos al máximo nivel de exigencia y que no regala ni los buenos días.

Y es que Palencia Baloncesto, a pesar de la canasta inicial de Adepal, fue siempre por delante en el marcador (o casi). Palencia jugó durante todo el encuentro con la goma, unas veces mantenía una buena ventaja y otras se dejaba recortar. Sin duda esa fue la tónica general del encuentro.

El primer cuarto sin embargo fue tal vez el más tranquilo. No había ventajas amplias pero sí que Palencia trabajaba bien en defensa y mantenía a raya a los pivots alcazareños que no lograban penetrar la defensa palentina.

Buenas acciones de Fuentes, mejor que otros días en ataque aunque solamente anotara dos canastas (ambas triples), hacían que Palencia, gracias al base andaluz, llevara el ritmo del encuentro a su antojo. Alvaro Frutos lo intentaba pero Fuentes le superaba en defensa continuamente, al menos en este primer cuarto. Palencia se iba con un 19 a 14 pero daba la sensación que podía haber sido algo más amplia la ventaja.

La goma empezó en este segundo cuarto. Palencia lograba ampliar la ventaja considerablemente con buenas acciones defensivas y buen trabajo en ataque. Pero en lo que fue la tónica del partido, incompresiblemente fallaba la concentración (esperemos que no fuera que vieron fácil el partido) y los de Juarez recortaba la diferencia. En estos minutos destacaron sin embargo las tareas y acciones defensivas de Edgar y Olmos. Ambos protagonizaron varios tapones verdaderamente espectaculares que levantaron los aplausos de la grada que estaba más bien a la espectativa de lo que pudiera ocurrir. De nuevo Palencia se iba con ventaja al descanso pero con esa misma sensación de que se podía haber roto el partido tras haber tenido un amplia ventaja.

La dinámica del partido no varió tras el descanso. Palencia no anotaba prácticamente en estos primeros minutos y los manchegos, ya con Virgil y Frutos más acertados, lograban ponerse a dos puntos de Palencia. El tiempo muerto de Lezcano servía para varias la dinámica. Era ahora Palencia el que tenía las ideas más claras y entre Navajas, Bravo y Frost (este había estado desaparecido los dos primeros cuartos), devolvían la ventaja a Palencia, sobre los 10 puntos.

Pero el partido era de sufrimiento y de nuevo volvíamos a bajar la guardia tanto en ataque como en defensa y Adepal volvía meterse en el partido.

Lo más emocionante quedaba para el final. Palencia seguía por delante en el marcador pero afloraban las dudas y los miedos a perder que han costado a los colegiales demasiados partidos.

Sí, las ventajas eran de Palencia pero se notaba cierto nerviosismo en los jugadores y ni las continuas rotaciones de Lezcano, aplacaban esa sensación. Poco a poco los de Juarez recortaban diferencias y a falta de apenas 4 minutos para el final, lograban ponerse por delante en el marcado (58-59). Por el pabellón pasó un aire frío recordando las derrotas ante Axarquía, León, Navarra,…, recuerdos todavía presentes de partidos ganados pero que se habían perdido finalmente.

Garrido fue intermitente, como el equipoEl jugador franquicia de Palencia, Carles Bravo, anotaba un salvador triple que daba la tranquilidad a los palentinos, ya que a partir de ahí volvió la confianza a los jugadores y aunque con sufrimiento, se logró llegar al final con victoria aunque la última canasta de los alcazareños con ocho décimas para el final, fue un síntoma más de esos fallos de concentración que nos ha costado varios encuentros.

Lo mejor, ya que no hubo buen juego, fue la victoria. Ante un equipo duro, sin practicar un buen juego se logró la victoria y ojo, merecida, porque Palencia puso un punto más desde el principio, porque tuvo más argumentos durante el encuentro para vencer y eso a pesar de los fallos y la falta de concentración en determinados instantes. Por momentos pareció que Palencia podía marcharse tranquilamente por más de 15 puntos pero o lo vieron fácil o falló la mentalidad. Buena victoria, al fin y al cabo, con momentos brillantes y otros muchos menos.

Lo mejor: A pesar de la falta de acierto en el triple,  Carles Bravo fue posiblemente el mejor ya que fue el que asumió la responsabilidad en los momentos importantes y anotó el triple que devolvía la confianza al equipo en los últimos minutos y eso solo lo puede hacer alguien especial como el gran capitán palentino, Carles Bravo. Gran partido también de Ale Navajas, muy bien en defensa y en ataque también tuvo un buen papel anotando además el triple que certificaba prácticamente la victoria.

Lo peor: En cuanto a Palencia Baloncesto lo peor del partido puede ser el bajo nivel de Clark, totalmente desacertado de cara al aro y sobretodo, más que a nivel individual, el bajísimo porcentaje en tiros de dos del equipo.

Y por especial, a pesar de la victoria, Palenzuela y su compañero Javier Jerez, volvieron a demostrar que arbitrar es difícil pero pitar mal a posta solo lo pueden hacer expertos como Palenzuela. Menos mal que el colegiado Javier Jérez, barrió un poco para casa porque el señor Palenzuela volvió a demostrar el verdadero odio y arbitraje dirigido que realiza. Si un detalle lo demuestra es lo que ocurrió en el último tiempo muerto de Naxto Lezcano faltando aproximadamente 15 segundos. Palenzuela se dirigió a Sergio, segundo de Lezcano, Raúl (preparador físico de Palencia Baloncesto) diciéndole aproximadamente “Tú chaval ni te muevas”. El joven técnico palentino miró a su alrededor mirándo a quién se dirigía dándose cuenta ante su incredulidad que se dirigía a él. No es buena gente este Palenzuela. Y que nadie piense que el arbitraje nos perjudicó, fue malísimo para los dos, pero esos detalles de Palenzuela se quedan en la retina.

Lástima de la victoria de Tarragona sobre Obradoiro, la gran sorpresa de la temporada.

Galería de fotos del partido entre Palencia y Adepal


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

La ACB cambió el discurso cuando Palencia presentó la inscripción este año

Gonzalo Ibañez y Fernando Martínez Zulaica, presidente y vicepresidente del club, comparecieron en rueda de prensa para repasar la temporada del conjunto palentina, toda la actualidad del tema ACB y el ascenso en diferido, y para comentar un poco la planificación de futuro que de momento pasa por el nuevo entrenador. AUDIOS DE LA RUEDA DE PRENSA.