España jugó un pobre partido que remató con un último cuarto impropio del nivel de los jugadores con solamente dos puntos anotados.

España 57 – Turquía 65

Gasol ante los turcosDicen que la suerte es de los campeones y hoy Turquía se ha encontrado con todos los regalos posibles para avanzar a la segunda fase. Primero fue la sorpresa por la victoria de Gran Bretaña sobre Polonia que daba la clasificación a los otomanos para la siguiente fase y luego el ridículo último cuarto de España, impropio de un equipo que quiere ser campeón, que solamente anotó dos puntos.

Sin Pau, con la primera plaza obtenida el día anterior, España tenía ante sí la oportunidad de dejar prácticamente sentenciada a Turquía que hubiera pasado a la segunda fase con cero victorias.

Dominó España todo el partido pero nunca estuvo lo suficientemente concentrado como para llevar la ventaja más allá de los 8 puntos y eso dio alas a una crecida Turquía que de haber perdido estaría descartada totalmente para el título.

Reyes e Ibaka muy luchadores fueron de lo poco salvable en un encuentro que estará marcado para siempre por los dos ridículos puntos conseguidos en el último cuarto.