Forcada pudo celebrar con victoria su partido 100Quesos Cerrato Palencia 83 – Inst. Fertilidad Clínicas Rincón 81

Estadisticas.

Vota al mejor en el Trofeo de la Peña Basket Morao.

Si el baloncesto es espectáculo, el partido vivido este viernes en el Marta Dominguez es un claro ejemplo de ello, con los ingredientes necesarios para engancharse a este deporte, triples imposibles, emoción, polémica,… todo lo que uno desea y además con la guinda de haber podido disfrutar de uno de los mejores jugadores de la Adecco Oro, Richi Guillen, y del capitán de Quesos Cerrato Palencia, Carles Bravo, el que nunca se esconde.

Tal vez en el imaginario del aficionado palentino se podía vislumbrar un partido en teoría cómodo, pero casi todos los medios de comunicación durante la semana, habíamos advertido del potencial de un equipo joven pero con muchísima calidad como Clínicas Rincón, que hizo sudar la gota gorda a Quesos Cerrato Palencia a base de triples, nada más y nada menos que 16, posiblemente record de la LEB Oro o cerca de ello.

Pero como venimos advirtiendo en crónicas y artículos anteriores, hay que ser mucho más completo que eso para ganar a Palencia. Si metes más triples que canastas de dos, algo te falta, y en ese algo te falta, este Quesos Cerrato Palencia te supera y hoy lo ha vuelto a hacer.

El partido comenzó con una exhibición de acierto y de clase de Richi Guillen; el pivot canario demostró su superclase anotando los 16 primeros puntos de su equipo (acabaría anotando 29), y esa demostración de confianza en sí mismo dio alas a un equipo que superó en el primer cuarto al mejor equipo de la liga en defensa, Quesos Cerrato Palencia.

Este hombre, Richi Guillen, es un lujo para la Adecco OroPero no hay que engañarse, los de Lezkano realizaron un buen primer cuarto, al que solo les faltó parar a este jugador bestial, que animó a los suyos a sumarse a la locura del triple. Incluso tras los 16 puntos consecutivos de Guillen, Palencia estaba en el partido, 12 a 16, pero se unieron Alberto Díaz, Mou Soluade e incluso Sabonis. Menos mal que Bravo ejercía de capitán, ya que anotó los 5 puntos consecutivos al final del primer cuarto, con triple sobre la bocina, que permitieron a los colegiales seguir en el partido, 22 a 33.

Como no era normal el extraordinario acierto del equipo de Francis Tomé (6 de 6 en tiros de dos, 7 de 8 en triples), las cosas volvían a la normalidad en el segundo cuarto, y en el aparecía la mejor versión de Albert Moncasi, y se comenzaba a vislumbrar también el buen partido de Miquel Feliu.

Poco a poco, sin Guillen en cancha, los palentinos comenzaban a recortar, con muchos balones a Moncasi que hacía daño entrando desde fuera de la zona, y tras fallar un tiro libre Feliu, Abouo recogía el rebote ofensivo para servir a Garrido un triple que ponía a los palentinos por primera vez por delante, 39 a 37, aunque quedaban todavía tres minutos y medio para llegar al descanso.

Culminada la remontada, el estado de ánimo indicaba que Palencia podía marcharse en el marcador, e incluso el técnico de Clínicas Rincón, recibía técnica por sus continuas invasiones al centro de la cancha… pero Palencia no lo aprovechaba y el joven Luis Conde anotaba un triple más para las estadísticas que sobre la bocina el capitán Bravo neutralizaba para permitir a los palentinos llegar al descanso con ventaja, 44 a 43. El parcial había sido de 22 a 10.

Tras el descanso la afición esperaba el despegue definitivo y el parcial de 4 a 0 de salida así parecía indicar, pero los niños, como así los llama su técnico, salían de nuevo respondones y dos triples consecutivos del menos niño, el tal Richi Guillen, volvían a poner a los malagueños por delante y de paso le costaba a Moncasi tras su dos malas defensas, ir al banquillo para no salir más. Tiempo muerto además de Lezkano.

Palencia volvía del tiempo muerto de nuevo enchufado, un parcial de 7 a 0, situaba a los palentinos con su máxima ventaja del encuentro, seis puntos (55 a 49), una diferencia que mantenían durante algunos minutos a pesar del show Carpallo que en apenas un par de minutos, señalaba técnica a Urko Otegi (totalmente justa pero provocada por los continuos palos al pivot colegial, no señalados) y a Natxo Lezkano (que vete tú a saber porqué).

El público, ya caliente por la permisividad defensiva al Clínicas, ya acababa de calentarse totalmente, y a partir de ese instante, cualquier acción era protestada o causa de mofa.

Pero siguiendo con el partido, con el equipo palentino ya descentrado por los árbitros, veía como de nuevo el equipo visitante se ponía por delante a base de triples, de Guillen entre otros y al final del cuarto se llegaba con 60 a 61.

Partidazo del capitán Carles BravoEse prodigio de carácter que es Fornas, abría el cuarto definitivo con un triple, pero el partido se mostraba extremadamente igualado y con mucho acierto por parte de ambos. Un triple de Garrido era contestado con otro de Pozas desde su casa y con la bocina sonando y otro de Díaz a tablero y también con poca posesión, ponía por delante a Clínicas Rincón con la mitad de periodo por jugarse.

Pero el sufrimiento seguiría ampliándose hasta el 72 a 77 tras otro triple del base Alberto Díaz, y podría haber sido peor si los colegiados no hubieran señalado pasos en una acción de Sabonis, que por esperar la falta, cometió la infracción a pesar de las protestas del propio jugador y su técnico.

A partir de ahí Quesos Cerrato Palencia cobró vida, primero Rejón acercaba a los palentinos a tres puntos, y después la precipitación de Pozas lanzando de nuevo desde su casa, permitía que el capitán Bravo, desde la esquina, empatara el encuentro con algo más de un minuto por jugarse.

Rejón desde el tiro libre ponía por delante a Palencia, y en la siguiente jugada, tras fallar un triple Todorovic, Forcada recibía falta de Sabonis, falta que era sancionada como antideportiva a pesar de sus protestas y del técnico.

El base colegial no fallaba y en la jugada de banda, Bravo recibía falta y anotaba un libre para dar cuatro de ventaja a Palencia. Tras el tiempo de Tomé, los visitantes se la jugaban a anotar, y Pozas lo hacía sin oposición entrando fácil a canasta.

En el saque de banda de nuevo se recibía falta de Sabonis, en esta ocasión Fornas, una falta mucho más antideportiva incluso que la anterior pero solo señalada como falta. Fornas no fallaba y a pesar de la canasta final de los malagueños, la victoria, que es lo que cuenta, se queda en casa.

Buen partido de Miquel Feliu, el más valorado de PalenciaNadie puede discutir que el Marta Dominguez ha vivido un gran partido, un gran espectáculo, y de nuevo la victoria se la lleva Palencia, que sigue ganando a pesar de los finales llenos de emoción. Faltó defender mejor a Guillen y a sus jóvenes compañeros sobretodo en el triple, pero lo compensó contestando de la misma forma y dejando claro que también sabe jugar a anotar.

Lo mejor: A algunos les gusta ganar con holgura, con tranquilidad, pero el partido de este viernes ha sido todo un regalo para la vista y para el espectáculo sin olvidar que los palentinos han sobrevivido a los 16 triples de los visitantes, que sino son record de la LEB oro, andarán cerca.

Casi en el 100 % de las ocasiones hablamos de los jugadores de Quesos Cerrato, pero hoy nos tienen que permitir la licencia de destacar entre todos a un jugador rival, Richi Guillen, como decía Natxo Lezkano en la rueda de prensa, un jugador que es una delicia ver jugar y añadimos, un privilegio.

Pero nos quedamos con dos jugadores palentinos como lo mejor. Sí, uno de ellos es el capitán Carles Bravo, que de nuevo lidera a Palencia y que continua asumiendo la responsabilidad del equipo, para bien, para mal, pero hoy sin duda el hombre clave, junto a Miquel Feliu, que también ha realizado un partido muy completo, de menos a más. Los claros errores defensivos de Albert Moncasi en el tercer cuarto ensuciaron una gran primera parte del pivot.

Xavi Forcada recibió el homenaje de la directiva en los inicios del partido por su partido número 100, celebrado con victoria.

Lo peor: Cuando técnico local y técnico visitante se quejan de los mismo, los árbitros, está claro que no lo han echo nada bien. Carpallo ha estado siempre más pendiente de lo que ocurría en los banquillos que en la cancha y así ha sido de nefasto en casi todas sus señalizaciones. A la colegiada Esperanza Mendoza, que es un buen árbitro a pesar de su partido de hoy, le ha pesado sus errores, la presión ambiental y sobretodo, que no ha estado acompañada de otro buen árbitro, por lo que el arbitraje hay que calificarlo de lamentable y totalmente fuera de lugar.

Galería de Imágenes