Quesos Cerrato Palencia 118 – Brico Depôt Ciudad de Valladolid 63

Estadísticas

Cuando un partido se cierra con una diferencia tan abrumadora (55 puntos) como el vivido anoche en el Marta Domínguez, no permite sacar muchas conclusiones.

El partido comenzó con una cierta igualdad. Valladolid parecía sentirse cómodo en el intercambio de golpes, expresión muy adecuada teniendo a Sergio de la Fuente en sus filas.
Como se preveía, la entrada de las segundas unidades de cada equipo rompería el marcador a favor de los palentinos.
Fue el momento estelar de Toni Vicens que rompió el partido desde cualquier posición (mate en contraataque, triple lejanísimo, desde la pintura y desde el tiro libre).
Fue el martillo que golpeó sistemáticamente la defensa pucelana hasta anotar 17 puntos en el primer tiempo.

Ya con todo a favor de corriente, la defensa palentina se convirtió en un muro casi infranqueable para un rival que sufría corriendo detrás de la bola hacia su canasta. El partido quedó finiquitado en el primer tiempo (61-27).

La segunda mitad mostró un Quesos Cerrato Palencia que no miró en ningún momento el marcador y continuó con una gran actividad defensiva, cortando constantemente las líneas de pase. El ritmo fue vertiginoso por momentos haciendo las delicias del público.
Las escasas ocasiones en que no se pudo correr, los ataques estáticos mostraban una buena circulación exterior de balón creando espacios para el tirador y en innumerables ocasiones, espacios en la pintura.

Con una ventaja tan amplia en el marcador Fisac decidió dar descanso a jugadores llamados a ser referencia, incluso Marc Blanch vivió todo el partido en el banquillo. El resto de la rotación dio una lección de esfuerzo con acciones defensivas de gran mérito.
Destaca claramente los minutos que jugaron Manchón (20 minutos) y Reyes (21 minutos) realizando ambos un papel destacado. En el caso de Álvaro Reyes llegando a ser el máximo anotador del partido (22 puntos).

A parte de los dos jugadores palentinos también destacó en la segunda parte Michael Fakuade que fue una pesadilla, robando, taponando y tocando todo balón que pasó cerca de su zona de influencia. La presencia de Fakuade y en general la intensidad defensiva de Quesos Cerrato provocó que el equipo visitante se centrase básicamente en el lanzamiento exterior.

No sería bueno cerrar esta crónica sin destacar el nivel mostrado por Roma Bas. Tras su larga lesión, este era su 5º partido, y se puede asegurar que ha realizado una gran labor tanto defensiva como ofensivamente en los 30 minutos que ha disputado. Sin duda una grandísima noticia.
Aunque sin grandes conclusiones, el partido deja un gran sabor de boca a los aficionados que abre las expectativas al partido de mañana frente a Club Baloncesto Miraflores.

Sin duda la final de mañana será otra historia.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por BauHauss
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Sergi Pino fue determinante ante su ex equipo

Fue un partido lleno de acciones espectaculares, y el final puso el foco sobre el triple d…