La afición palentina representó a Palencia ofreciendo una gran imagen
La afición palentina representó a Palencia ofreciendo una gran imagen

River Andorra Morabanc 77 – Quesos Cerrato Palencia 61

Estadísticas

No pudo ser; la Copa Príncipe 2014 se la lleva de forma merecida un River Andorra Morabanc que fue mejor a lo largo de los 40 minutos a pesar del esperanzador inicio de partido de los palentinos.

Ni siquiera el apoyo de los más de 200 palentinos presentes en la grada pudo con un Andorra que sacó provecho del MVP Trías, pero también de una buena defensa que Palencia no logró casi nunca superar y menos cediendo el rebote a los locales, que jugaron con ello con comodidad.

Bravo fue el mejor en el primer cuarto, después fue defendido muy bien
Bravo fue el mejor en el primer cuarto, después fue defendido muy bien

Y la afición palentina merece un nombre aparte, no solo por el esfuerzo de los más de 200 que presenciaron el encuentro, sino por el apoyo constante, y sin decaer el ánimo a pesar de la evidente superioridad local en algunos tramos del partido. Este reconocimiento no solo llegó desde el propio Lezkano, sino también de Joan Peñarroya y del público andorrano al que hay que agradecer ese gran aplauso dedicado a la afición palentina, chapeau, pero también por ellos, porque fueron la mejor arma de su equipo en sus momentos más delicados y la “guerra” de aficiones se saldó con un gran espectáculo. El que suscribe lo presenció desde la cancha, y lo puede atestiguar.

Los prolegómenos del partido auguraban un gran ambiente, la afición palentina de la mano de la Peña Basket Morao entraba pronto al pabellón, y el ambiente subió en decibelios ya desde ese momento.

Esta afición es increíble, y la Peña Basket Morao durante la presentación del equipo, mostró al mundo el mosaico de “Palencia Baloncesto Orgullo de una Ciudad”, pero también de una provincia, una gran imagen de Palencia y de su gente. Había llegado el momento esperado.

Palencia comenzó el partido mucho mejor, con ideas muy claras de como atacar a los andorranos y como defenderlos, impidiendo a los de Peñarroya jugar con comodidad, y sacando de quicio a un Trias que mereció algo más que faltas, comiendo el coco a los colegiados y luego sacando provecho de ello el resto de partido, al igual que hizo su entrenador.

Pero en la batalla táctica los palentinos eran mejores en estos minutos, con un gran Bravo que estuvo casi perfecto, permitiendo a los palentinos llegar con ventaja al final de este primer periodo, 14 a 21.

En el segundo la historia cambió, y de qué forma. Andorra endureció sus defensas, comenzó a controlar mejor el rebote y también comenzó a anotar las canastas que en el primer cuarto se le habían negado, las fáciles.

Ese cambio empequeñeció a Palencia, que solo anotaba 5 puntos en todo el cuarto y sin embargo, con una defensa menos intensa que la de los primeros diez minutos, llegaba muy pronto al bonus.

Forcada en un tiro libreLa remontada local, con un gran Trias y un Eric Sánchez descocado con el que no podían ni Forcada ni Garrido, neutralizaban primero la ventaja palentina y posteriormente tomaban los 7 puntos con los que se llegaba al descanso,un parcial de 19 a 5 que dejaba a Palencia tocado.

Para el tercer cuarto se esperaba que Palencia saliera con más rabia, sin embargo Andorra siguió incrementando su ventaja hasta un máximo de 11 puntos, y a partir de ahí comenzaba la batalla de los palentinos por acercarse, pero en esta se encontraban conque a los 3 minutos del cuarto ya estaban en bonus.

Con este handicap los minutos pasaban entre ventajas locales de 10 u 8 puntos, momentos en los que comenzaba a aparecer Garrido o jugadas esporádicas de Barbour. Con 8 abajo se iniciaba el cuarto final, y los locales querían finiquitar el partido, seguían sumando, hasta llegar a los 13 de ventaja.

En ese momento Urko Otegi se echaba el equipo a la espalda, con unos buenos momentos anteriores de Rejón, y se lograba llegar a los 6 de desventaja. La afición palentina rugía, los jugadores creían y Peñarroya paraba el partido con un tiempo muerto. Lástima.

Con esos seis de desventaja los de Lezkano tenían hasta dos oportunidades para recorta aun más la diferencia, pero dos tiros en buena posición no entraban y Andorra ya no se permitía más despistes, llevándose al final el partido con todo merecimiento y justicia porque fueron mejores en el global del partido.

Andorra, justo campeón de la Copa Príncipe 2014
Andorra, justo campeón de la Copa Príncipe 2014

Lo mejor: En un partido que tampoco ofreció una excesiva calidad, la batalla de las dos aficiones fue épica, para el que suscribe este artículo la mejor en mucho tiempo, con respeto mutuo, animando a sus equipos, intentando presionar al rival. Magnífico. El aplauso que se dedicaron ambas aficiones es ejemplar y así hay que reconocérselo.

Lo peor: En estos casos más que analizar el detalle, se analiza lo general, no se jugó bien y se perdió y ahora solo queda levantarse. El mérito de llegar a la final es ya muy importante, y nadie debe olvidarse de ello. Habrá más oportunidades.

Desde Baloncesto con P queremos agradecer a la Peña Basket Morao la profesionalidad en la organización del viaje a Andorra, todo se ha desarrollado a la perfección, con un gran ambiente entre todos, y desde este espacio queremos reconocer su labor fundamental en el seguimiento de este equipo. Pocos clubs pueden presumir de contar con gente como ella. Chapeau a ellos, y a los más de 200 aficionados palentinos presentes en Andorra.

Galería de imágenes