DSC_0692Saltó Chocolates Trapa Palencia a la pista de Miribilla sintiendo el aliento de los más de 400 aficionados que se habían desplazado a Bilbao para apoyarles en el partido de la serie. Con la energía que insuflaba la grada morada, a pesar de ser minoría, el equipo de Carles Marco salió bien plantado compitiendo este primer cuarto de igual a igual frente a los chicos de Mumbrú. Desde el primer triple de Vasturia (0-3) hasta el 15-15 con el que acabó el primero cuarto se vivió un toma y daca en el que los bilbaínos demostraron que no querían dejar correr a campo abierto a Palencia, mientras los de Carles Marco apostaban por intentar ser fuertes en la pintura y defensa de bloqueo directo aún a riesgo de descuidar el perímetro.
Si en los primeros diez minutos los palentinos habían vivido del trabajo de Urko Otegi, en el segundo cuarto, dos buenas a acciones de Koné ponían la ventaja visitante en 4 puntos (17-21) , pero eso no hizo mella en los bilbaínos y casi 4 minutos sin anotación visitante propició un 8-0 de parcial para el 25-21.
Este parcial tampoco amilanó a los palentinos que se fueron al descanso con una pequeña desventaja (31-28) gracias a los numerosos errores locales desde 6,75.
DSC_0701
Nada más iniciarse el segundo tiempo Grimau comentió su tercera falta y los hombres de negro parecieron sacudirse tímidamente el nerviosismo ante un Chocolates Trapa Palencia que vivía de las acciones de la calidad de Vasturia. El americano impedía que los bilbaínos rompiesen el marcador, y mantenía a lo palentinos en la pelea aunque un triple de Edu Martínez sobre la zona palentina en los últimos segundos (51-45) ponía a prueba la resistencia morada.
 
El último cuarto fue un quiero y no puedo visitante, que veía como la brecha bilbaína cada vez era más grande y con la falta de Vasturia, Chocolates Trapa Palencia pareció entregar el partido aunque faltaban aún 6 minutos para el final (67-52).
Con la eliminación de Steve , fue Hermanson (ayer irreconocible) quien pareció dar un paso al frente, pero fue un espejismo y el tiempo restante se convirtió en una tortura para un Chocolates Trapa Palencia que ya había asumido su suerte en la serie. El 79-61 final fue un duro castigo para in grupo que supo luchar unidos por un bien común durante la serie, algo que se echó de menos durante la liga regular y que quizá habría llevado a otro desenlace.

 

Retabet Bilbao 79- 61 Chocolates Trapa

Rueda de prensa de Carles Marco