MG_7773Para ganar a un equipazo como Retabet Bilbao Basket siempre es necesario jugar al mejor nivel y también tener un poquito de fortuna, y anoche la Diosa Fortuna no estuvo del lacho de un Chocolates Trapa Palenica que realizo un partidazo, pero no tuvo suerte en momentos puntuales. Baste analizar dos triples lanzados por Osvaldas Matulionis que entraron más por fortuna que por la calidad del lanzamiento (un tras golpear el soporte del aro al tablero y otro a tabla que sorprendió al propio jugador), y ahí tenemos dos acciones que valen seis puntos y que pudieron decantar el partido a uno u otro lado.

 
Llegada del Chocolates Trapa al Pabellón Municipal

 

Comenzaron bien lo hombres de Carles Marco con una defensa zonal que se atragantaba a los bilbaínos y se producían algunas leves ventajas palentinas, aunque los lanzamientos desde 6,75 permitían al equipo de Mumbrú estar en partido. Durante estos primeros minutos llego la segunda falta de Lammers, lo que parecía un problema para los hombres de negro se convirtió en su salvación ya que Larsen se convirtió en el eje fundamental del ataque visitante, mientras los jugadores locales comenzaba a cometer inocentes errores que permitieron la remontada bilbaína a base de lanzamientos lejanos, un parcial de 2-10 tras sendos triples de de Demetrio y Matulionis (17-19) para finalizar los primeros 10 minutos con ventaja visitante (21-22).

MG_7776

En el segundo cuarto se notaron los minutos de descanso de Gustys, permitiendo a Larsen ser el amo y señor de la zona, haciendo que la ventaja visitante se elevase a los 10 puntos (27-37). Fue el primer momento crítico para Chocolates Trapa que se salvó con el acierto exterior de Hermanson y con el retorno de Gustys para contar la sangría en la pintura (35-39), pero la inspiración de Edu Martínez (jugador letal cuando entra en trance anotador) volvía a abrir una brecha que Vasturia se encargó de suturar con varias acciones positivas (41-46).

MG_7845

Tras el descanso llegó la auténtica batalla, donde cada balón valía su peso en oro y cada acción ofensiva se encontraba con mil dificultades gracias al esfuerzo defensivo de ambos equipos, aunque de inicio fue Chocolates Trapa Palencia quien se adaptó mejor al escenario guiado por un Vasturia sublime que fue castigado con su tercera falta antes de llegarse al ecuador del tercer cuatro. Pese a este contratiempo, Hermanson anoto el triple que empataba de nuevo el partido (48-48). Fue el momento de los palentinos que lograban ponerse por delante (53-50) pese a que Mumbrú apostó por tener en pista a sus dos bases. Una canasta de Lammers puso de nuevo el empate, antes de que una falta de Sanz sobre Larsen, se convirtiese en acción de 4 puntos al señalarse técnica al base madrileño (55-59) y una canasta de Grimau dejo la desventaja en 2 puntos (57-59) antes de los 10 minutos definitivos.

MG_7777

El cuarto definitivo se convirtió en una oda al basket, con grandes acciones por ambos equipos, en especial Zubizarreta (quizás jugó menos de lo merecido) asumió tiros con valentía. Un triple de Matulionis a tabla (71-76) era respondido por Zubizarreta (74-76), antes de que Brown (74-79) y una nueva técnica (las dos del partido le cayeron a Palencia) ponía los 6 puntos de ventaja para Bilbao a poco de más de un minuto aunque un nuevo triple de Hermanson apretaba el marcador (77-79). Fue en esos momentos decisivos cuando emergió la figura de Javi Salgado para anotar un triple (77-83) a 30 segundos del final que decidió el partido pese a que Vasturia intentó rebelarse ante la adversidad con un nuevo triple (80-83). El mismo Salgado resolvió en el carrusel de tiros libres con el que acabo el partido (81-87).

Derrota con honor y a pensar en el partido del domingo con la confianza de volver a Miribilla.

Rueda de prensa de Alex Mumbrú

Rueda de prensa de Carles Marco

Chocolates Trapa 81-87 Retabet Bilbao