Comenzó bien  Carramimbre CBC Valladolid, con un quinteto inicial muy potente, que se imponía a un San Pablo que presentaba inicialmente varias rotaciones.

La dirección de Alvarado, la intensidad de De la Fuente, la calidad de Hayes y unos buenos minutos de Alex Reyes permitían a los pucelanos dar una buena imagen, en los primeros minutos.

Los cambios de Diego San Epifanio daban resultados y con Fitipaldo, Thompson y Huskic los burgaleses mejoraban en ambas zonas y se ponían por delante para irse al descanso con una cómoda ventaja (29-39).

Aunque no estamos hablando de un diferencia insalvable, la realidad es que San Pablo Burgos domino el segundo tiempo a placer llegando a resultar un partido aburrido para el espectador imparcial. Mediado el tercer cuarto y con una desventaja de 11 puntos, Paco García sentó a Alvarado (que estaba algo tocado), pareciendo claudicar ante el potencial burgalés. En ese momento se acabo el partido y se vivieron mas de 10 minutos perfectamente prescindibles, que solo sirvieron para certificar la esperada victoria del equipo de Diego Epifanio.