Segundo partido de play off en que Chocolates Trapa Palencia entro frío en el partido con lo que permitió unas primeras ventajas del conjunto manresano. Tras unos primeros minutos de dominio local, un tiempo muerto de Alejandro Martínez cambio el signo del partido y los palentinos han pasado a dominar el partido durante el resto del primer tiempo y parte del segundo. La reacción local llego desde una gran defensa imponiendo su físico y con grandes opciones ofensivas. Dos técnicas al entrenador palentino marcaron el final del partido y aun así Grimau tuvo el balón para ganar o empatar.

 

Empezó ICL Manresa muy bien de la mano de sus jugadores más diferenciales: Nacho Martín y Jordi Trías. Mientras que a los palentinos no les salía nada a pesar de los intentos de Bryce Pressely de postear a Costa. El 16-8 que reflejaba el marcador obligó a Alejandro Martínez a solicitar tiempo muerto a 3:18 del final del primer cuarto. Ahí el equipo palentino se transformó, mejorado enormemente en defensa. Se cerro la via de anotacion manresana en la pintura con Deividas Busma frenando a Jordi Trías y Urko Otegi sobre Nacho Martín, obligando v ambos a lanzamientos incómodos desde 4-5 metros. Por su parte, Sergi Pino realizaba un impresionante trabajo sobre Lundberg y Bryce Pressley era una pesadilla para Costa. El cortocircuito en el juego de ICL Manresa duró muchos minutos y permitió un parcial de 15-33 hasta el descanso (31-41).

Fue un primer tiempo coral de todos los jugadores palentinos, que buscaban anotar atacando el aro con contundentes penetraciones, desde la línea exterior, ya que se jugaba poco para los “cincos”, aunque tanto Busma como Ruffin hicieron un buen papel en defensa.

_MG_1749

El segundo tiempo comenzó con los manresanos dispuestos v derribar la defensa palentina a base de triples y por momentos parecían lograrlo, ya que tras una buena racha de Lundberg y Martín se ponían a cuatro puntos, (43-47), pero en ese momentos fue Pino que dio respuesta con acciones espectaculares (43-52). Manresa siguió intentándolo, pero lo palentinos volvieron a resistir la segunda embestida gracias a Urko, Grimau y de nuevo Pino, pero de nuevo Martín logró dejar la diferencia en 5 puntos a diez minutos del final (56-61).

 

ICL Manresa comenzó el último cuarto con mucha energía defensiva y sin sus principales referentes ofensivos. La dureza de su a no se vio sancionada con faltas mientras que estas si eran señaladas en la otra parte del campo (el partáis finalizó con 29 tiros libres lanzados por Manresa por solo 8 del conjunto palentino). Una canasta de Noah Allen empataba el partido (66-66) a 6:37 del final. El partido se convirtió en un intercambio de canastas pero dos técnicas a Alejandro Martínez rompieron las opciones palentinas, se llegó a los últimos seis segundos con opciones de empatar o ganar. La decisión de Grimau de buscar un triple (defendido) en lugar de buscar la canasta o la falta penetrando no pareció la mejor en ese momentos.

El 82-80 final condena a Chocolates Trapa Palencia a  jugar los próximos partidos sin margen de error.