Se vivió el primer partido de la temporada, y el equipo de Joaquín Prado repitió las virtudes y defectos vistos en la Copa de Castilla y León. El equipo morado fue mejor y mandó en el marcador cuando su esfuerzo defensivo logró frenar a los norteafricanos, lo que facilitaba también la anotación visitante. En cuanto el cansancio bajo la concentración defensiva (no el esfuerzo), se vio incapaz de responder en el intercambio de canastas. El propio Prado declaró que no esperaba encontrarse un equipo tan verde ofensivamente, incapaz de superar los 60 puntos (22 en el segundo tiempo) en 40 minutos de partido. Hay que remontarse al 14 de marzo de 2015 para encontrarse una anotación inferior por parte del conjunto palentino. El equipo aún necesita mas rodaje para conocerse y desarrollarse, con lo que los porcentajes de tiro irán mejorando (ayer 34% en T2 y 25% en T3).

La sorpresa agradable fue el partidazo de Dartaye Ruffin y como siempre la regularidad de Urko Otegi.

 

Análisis individual: Ruffin comienza la liga, mostrando sus virtudes.

 

Dartaye Ruffin: La gran sorpresa del partido. Muy batallador ante jugadores mucho mas altos que el, lo que le hizo capturar muchos rebotes (11 capturas, 7 de ellas en ataque). Peligroso cerca del aro, aunque debe mejorar sus tiros a corta distancia. Su esfuerzo fue clave para mantener al equipo siempre en el partido.

_MG_4162

Urko Otegi: Ya no sorprende lo que digamos de él. Fue el referente del equipo durante la primera mitad. En la segunda, la defensa melillense le puso en más dificultades, defendiendole con 2×1, provocando uno de los problemas ofensivos de los palentinos.

 

Sergi Pino: Fue el termómetro del equipo. Realizó un gran primera parte, donde vimos el mejor Chocolates Trapa, pero flojeó en la segundo y el equipo lo notó. Con 14 puntos fue el máximo anotador del equipo.

14-DSC_0127

Bryce Pressley: Se mostró más efectivo en defensa que en ataque donde brilló menos de lo esperado, tras lo visto en pretemporada.

 

Nikola Cvetinovic: Mejor en defensa, que en ataque donde tuvo bajos porcentajes. Es el único pívot con capacidad de amenaza desde 6,75 pero estuvo irregular, y que su segundo tiempo fue acorde con el del resto de compañeros.

 

Lamont Barnes: Las características de los interiores melillenses no se adaptaban bien a su juego y sufrió cuando los rivales jugaban muy abiertos. Aún así estuvo correcto en defensa.

 

Jason Calliste: No ha mostrado las virtudes que puede desarrollar como base (sabemos que no es un base puro), unido a  su falta de acoplamiento y al desconocimiento de la liga hace que sea muy pronto para juzgarle. Necesita coger más confianza, para mostrar sus virtudes.

 

Sani Campara: Es un jugador muy joven que carece de la experiencia necesaria para jugar en LEB Oro. Frente a Melilla tuvo que asumir demasiada responsabilidad y durante más minutos de lo previsto.

 

Jordi Grimau: Estuvo correcto en defensa, pero en ataque tomó malas decisiones que lastraron su juego. Es un jugador llamado a ser referencia en el equipo y ayer estuvo lejos de ese rol.

 

Carlos Toledo: Discreto papel tras lo visto en pretemporada. Mostró su mejor cara en labores defensivas.

 

Marc Bauzá: No jugó.

 

Tras este partido, los técnicos palentinos tendrán más claro aun en que debe mejorar el equipo y confiar en que se vean avances el próximo  viernes frente a TAU Castelló.

 


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por BauHauss
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Tino Ugidos: “El FC Barcelona Lassa, dispone de mucho talento”

Chocolates Trapa Palencia, viaja a Barcelona con la necesidad de sumar su primer triunfo e…