Garrido frente a LarraonaQuesos Cerrato Palencia 77 – Melilla Baloncesto 72

Estadísticas

El nuevo Pabellón ya por fin está inaugurado o mejor dicho, renombrado. Desde la noche del martes es ya oficialmente Pabellón Mariano Haro en honor al ex atleta palentino, uno de los mejores de la historia de este deporte en España.

El propio Mariano Haro fue el encargado de realizar el salto inicial, en un acto protocolario en el que el presidente de Quesos Cerrato Palencia, Gonzalo Ibañez, le entregó un detalle por parte del club palentino; antes, en el exterior del Pabellón se había descubierto una placa con la presencia de muchas autoridades.

En cuanto al partido en sí, hubo dos partes claramente diferenciadas. La primera, hasta el descanso, dominada con autoridad por los de Lezkano, y en la segunda, un pésimo cuarto palentino y gran cuarto melillense, que dio la vuelta al marcador para llegar al cuarto final con ventaja, aunque al final, se imponía la calidad palentina.

Abría el partido Devin Wright, curiosamente anotaría los 10 primeros puntos de los suyos, en unos primeros minutos en los que Palencia salía muy concentrado en defensa y con buenas ideas en ataque. Forcada se mostraba muy activo, tanto en defensa, con varios robos de balón, como en ataque siendo bien complementado por su compañeros ya que prácticamente todos los que salieron a cancha, anotaron.

Los palentinos iban tomando ventajas, que llegaban a ser de 11 puntos, pero a falta de 2:45, tras tiempo muerto de Alejandro Alcoba, los melillenses metían un parcial de 7 a 0 para colocarse a solo 4 puntos de los colegiales, tras un 2+1 de Narros con solo 21 segundos por jugarse. En la última jugada, Moncasi palmeaba un lanzamiento de Bravo, y se llegaba al final de este primer cuarto, con 6 de ventaja, 26 a 20.

Busma acercaba a solo dos puntos en el comienzo del segundo cuarto con dos canastas consecutivas, pero una canasta de Feliu, abría los mejores momentos palentinos que marcaban un parcial de 12 a 0 que obligaba de nuevo a Alcoba a parar el partido.

Eran buenos minutos de los palentinos, en ambos lados de la zona, y así la ventaja se iba manteniendo en margenes entre 12 y 16 puntos, para llegar al descanso con esa máxima ventaja, 47 a 31.

No todo iba a ser bueno, y en la reanudación algo vería Lezkano que tras anotar Melilla 4 puntos consecutivos, y con solo minuto y medio jugado, el entrenador palentino pedía tiempo muerto.

Bravo, el máximo anotador de los palentinosEl juego se mostraba un poco trabado, con los palentinos metidos en bonus muy pronto y aprovechando Melilla los tiros libres, y de esta forma, Narros a falta de 4 minutos situaba a los suyos a solo 6 puntos, 54 a 48. Moncasi y Fornas, contestaban las canastas melillenses para devolver una ventaja de 8 puntos. Quedaba algo más de minuto y medio y Alcoba pedía tiempo muerto.

40 segundos con un protagonista, el nuevo jugador de Melilla, Darien Brothers, que anotaba sus primeros puntos del partido, dos triples consecutivos, con sendos robos de balón. El marcador reflejaba 58 a 56. Pero aun faltaría un triple más para cerrar el mejor parcial de los melillenses en el partido, un triple sobre la bocina de Héctor Manzano, que situaba por segunda vez en el partido a los visitantes con 58 a 59. Monumental enfado de Natxo Lezkano.

Los primeros minutos del cuarto definitivo estaban marcados por un improductivo intercambio de canastas, continuos cambios de ventaja, sin que ninguno lograra imponerse ni en defensa ni en ataque.

A falta de algo más de 5 minutos para el final del partido, un triple de Carles Bravo situaba 65 a 61, al que Melilla respondía con tiempo muerto.  A partir de ahí comenzó a dominar el juego Palencia, manteniendo el control y sobretodo cerrando el rebote, en defensa pero en también en ataque con lo que el partido se iba apagando poco a poco hasta acabar en el 77 a 72 final.

Partido con lecturas positivas y negativas. Lógicamente los dos primeros cuartos fueron realmente buenos, y eso es lo que se espera de su estilo de juego. La falta de concentración en el tercero es para aprender, para aprender a mantener la concentración durante los 40 minutos y no dar por vencido un encuentro antes de tiempo. Y los últimos cinco minutos de partido fueron positivos, para saber cuando hay que correr o cuando hay que controlar el ritmo de juego.

No ha sido el mejor partido de la pretemporada, pero sí un partido para seguir aprendiendo.

Los máximos anotadores por parte de Quesos Cerrato Palencia fueron Carles Bravo con 14 puntos (también fue el más valorado del partido) y Urko Otegui, con doce puntos. Por parte de Melilla Baloncesto, los máximos anotadores fueron, el ex de Palencia Iñaki Narros con 18 puntos, y Devin Wright, con 14, diez de ellos en el primer cuarto.

El próximo partido será este viernes dentro de la copa Castilla y León de Baloncesto, que se disputará en el Pabellón Marta Dominguez donde sí, allí sí se podrá ver toda la cancha. Será a las 21 h. ante el Grupo Eulen Carrefour El Boulevar de Avila.

Imágenes del encuentro


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Sani Campara nuevo base de Palencia Baloncesto

Palencia Baloncesto se ha hecho con los servicios de una de las mayores promesas del baloncesto europeo. Sani Campara, perteneciente a la cantera del Real Madrid jugará a las órdenes de Joaquín Prado esta temporada.