Palencia chocó contra sí mismo y contra el acierto final de OviedoQuesos Cerrato Palencia 69 – Unión Financiera Oviedo Baloncesto 72.

Estadísticas del partido.

Vota al mejor en el Trofeo Basket Morao.

Cualquier derrota se puede dar, cualquier derrota es asumible si piensas que el rival ha sido absolutamente superior o que pequeños detalles ha resuelto el partido por uno o por otro lado, pero cuando el sabor de boca que te deja tu equipo es malo porque no has visto lo que esperas, eso es peor.

Y todo ha ocurrido tras un primer cuarto en el que los que Palencia lo ha tenido todo de cara, un primer cuarto en el que un parcial de 16 a 4 parecía dejar claro el potencial defensivo de los locales, pero que tampoco brillaban en exceso en ataque.

Oviedo Baloncesto solo anotaba dos puntos en los primeros cinco minutos de partido, y en la grada se ronroneaba incluso con una soberana paliza, pero como advertimos en la previa de la jornada y como ya sabían los jugadores, Oviedo Baloncesto había demostrado en los dos primeros partidos de liga que no daba nada por perdido.

Y eso se comenzaba a ver en el segundo cuarto, cinco minutos a los que a Palencia se le atragantaba la zona planteada por Oviedo, casi cinco minutos en los que los palentinos solo anotaban con un triple de Bravo y otra canasta a mayores, y que obligaba a Lezkano a pedir tiempo muerto porque algo no funcionaba.

La ventaja se iba reduciendo poco a poco, solo de 6 a poco más de dos minutos para el descanso, tras uno de los numerosos triples que anotaron los oventenses, una ventaja que iría moviéndose arriba y abajo, en función del acierto palentino que no era bajo, pero que penalizaba las numerosas pérdidas de balón que cometía. 32 a 26 al descanso, el mal menor.

Tras el paso por vestuarios, ambos equipos se sometían a un breve intercambio de canastas, con una diferencia que se mantenía en un máxima de 4 – 6 puntos, hasta que 7 puntos consecutivos de Feliu, en unos buenos momentos de los palentinos, elevaban la diferencia hasta los 11, 44 a 33, obligando a Guillermo Arenas a pedir tiempo muerto. La afición lo celebraba.

Le daría  tiempo a los palentinos a seguir incrementando la ventaja, tras canasta de Barbour, pero Oviedo y sobre la bocina del tercer cuarto, rebajaba la diferencia hasta los 10, 54 a 44.

El último cuarto comenzaba mal para los locales, un triple de salida de Oviedo, y luego unos minutos con intercambio de canastas que no beneficiaban a los de casa, que a mediados de cuarto, tras una discutible antideportiva de Bravo, daba el pistoletazo de salida al principio del fin de los palentinos, que en apenas tres minutos pasaban de una ventaja de siete puntos, a solo dos (66-64) tras anotar Juanjo García. Quedaban tres minutos y Lezkano pedía tiempo muerto.

No mejoraba la situación, y a falta de minuto y medio, tras un nuevo triple de Víctor Pérez, se ponía Oviedo con ventaja por segunda vez en el partido tras la canasta inicial, 67 a 69; Feliu empataba tras dos tiros libres, y tras fallar Oviedo su posesión, Rejón tras recibir falta, fallaba sus dos lanzamientos (fallaría uno de los repetidos), y Oviedo anotaba en la siguiente canasta.

A pesar de no ser su mejor día, Rejón fue de los más completos.Lezkano se desesperaba pidiendo tiempo muerto, pero la mesa no le veía y en el ataque los palentinos fallaban una canasta más o menos fácil y cometían una tardía falta sobre Cárdenas, que con solo dos segundos para el final, optaba por anotar el primero de los tiros libres y fallar el segundo.

A pesar de los evidente méritos de Oviedo, que tuvo un gran acierto exterior y nunca se dejó ir del partido, da la sensación que los palentinos perdieron el partido por los errores propios, y las pérdidas evitables de balón impidieron que se rompiera desde el primer cuarto completamente el partido.

Lo mejor: Con la sensaciones tan malas que dejó el partido de cara a los aficionados presentes en el Marta Dominguez, los momentos de casta de Urko Otegui, fueron de lo más destacado dentro del bajo nivel de ambos conjuntos durante el partido.

Lo peor: No jugó bien Palencia, evidente, no controló las pérdidas de balón durante el encuentro lo que le costó no romper el partido desde el inicio del partido cuando lo tuvo tan de cara. A partir de ahí las pérdidas de balón provocaron que Oviedo se metiera en el partido, también por la poca intensidad defensiva de los palentinos sobretodo en el último cuarto dejando otra vez la sensación además de un cansancio demasiado alto.

Tampoco parece que Lezkano estuviera acertado con las rotaciones en el último cuarto. Poco explicable que Bravo que protagonizó un último cuarto para olvidar, no cediera su sitio a Barbour, aunque tampoco estuviera bien durante el partido, o a Abouo (tampoco estuvo fin en ataque pero aportó más en defensa), para cambiar la dinámica de ese momento.

Un poco de leña para todos desde la dirección del banquillo hasta los jugadores. Hay que mejorar mucho.

Imágenes del partido


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Confirmado el cuerpo técnico que acompañará a Joaquín Prado

Palencia Baloncesto ya cuenta al completo con el cuerpo técnico que acompañará a Joaquín Prado en esta renovada temporada donde Tino Ugidos continuará como segundo técnico de los colegiales y donde destaca la llegada de Roberto Camacho que durante dos temporadas ha sido el preparador físico de Lleida. Omid, y la vuelta de Javi Salamanca completan el cuerpo técnico.