Urko volvió a ser decisivo
Urko volvió a ser decisivo

Melilla Baloncesto 71 – Quesos Cerrato Palencia 81

Estadísticas del partido

Palencia está a un paso y medio de poder disputar la Copa tras la victoria en Melilla, todo ello con el permiso del CB Breogán que juega este sábado y un impresionante Leyma Natura Basquet Coruña que ha aprovechado los problemas del juego interior burgalés para hacer daño y mantener sus propias opciones de disputar la Copa.

Pero el marcador final resulta engañoso, un partido en el que los palentinos nunca pudieron romper tras remontar la ventaja inicial melillense, y se abonaron a un sufrido triunfo que se decantó en el minuto y medio final, en el que el acierto palentino hizo bajar los brazos a los locales.

El partido comenzaba con un parcial favorable de los palentinos. Feliu anotaba la primera canasta y Mocasi que había salido de inicio, ponía un 0 a 4 para los palentinos.

Pero el camino comenzaba a llenarse de baches y aparecía desde el inicio un acertado Durley. El ex de Palencia, con su movilidad y versatilidad, hacía daño tanto por dentro como por fuera, y precisamente un triple de Durley ponía por primera vez por delante a los melillenses.

Los de Lezkano aun estarían un poco más por delante. Un triple “in your face” de Barbour y otro de Garrido, que acababa de salir a cancha, ponía el 13 a 16 en el marcador.

Como en muchas fases del partido, los de Alejandro Alcoba no dejaban pasar la oportunidad y ante la pasividad defensiva en algunos momentos de los colegiales, Wright por un lado y Brothers por otro, volvían a voltear el marcador.

A partir de ese momento Melilla se hacía dueño de la situación. La segunda falta de Rejón y el acierto de Wright desde el tiro libre, permitían a los locales llegar al final del cuarto con 5 de ventaja, 23 a 18.

La mala dinámica de los palentinos se mantenía en el inicio del segundo periodo. Primero un triple y luego un dos más uno de Héctor Manzano obligaban a Lezkano a pedir tiempo muerto, con 30 a 20.

Los momentos de acierto de Bravo en el segundo cuarto despertaron al equipo
Los momentos de acierto de Bravo en el segundo cuarto despertaron al equipo

La segunda falta personal de Wright daba un respiro a los colegiales, que habían sufrido la intensidad y capacidad reboteadora del pivot de Melilla, ya que con el interior en cancha, Urko, Fornás o Rejón, o Moncasi en los primeros minutos, habían tenido muchos problemas para rebotear e incluso para anotar debajo del aro.

Un parcial de 0 a 6 de los palentinos, y un cambio a defensa zonal, variaba la dinámica del partido. Los locales ya no anotaban con facilidad, por dentro, sin Wright, perdían potencial y así iban pasando los minutos.

Una brutal falta sobre Feliu era castigada solo con falta y el alero colegial anotaba los dos tiros libres para mantenerse en el partido, mientras que Urko dejaba en solo cuatro puntos la diferencia para obligar a Alcoba a pedir tiempo. 36 a 32, los palentinos habían incrementado el ritmo y controlado mejor el rebote.

La dinámica positiva continuaría tras el tiempo muerto. Bravo anotaba desde el triple y aunque Riera contestaba con otro, Urko empataba a 39 tras dos tiros libres a falta de dos minutos, y Rejón volvía a poner a los palentinos por delante tras muchos minutos por dentrás. El juego interior había comenzado a funcionar y solo los fallos en el tiro libre, impedían a los palentinos tener mayor ventaja.

El último minuto del cuarto era un correcalles. Busma anotaba y Feliu en la jugada posterior anotaba un triple. Forcada, en una gran defensa, cortaba un balón y en el contrataque asistía a Bravo que recibía falta y anotaba un tiro libre. Eran cinco de ventaja pero los palentinos no defendían bien la última posesión y Riera, casi sobre la bocina, rebajaba la diferencia a tres puntos, 43 a 46. Palencia había mejorado en el segundo cuarto, pero había recibido demasiados puntos.

Tras el descanso, y tras muchos minutos con intercambio de canastas y ventajas palentinas, llegaban los cuatro últimos minutos en los que Palencia no defendía bien el tiro exterior local, y Brothers, Almazán o Durley, hacían daño remantando un triple de Manzano que permitía a los de Alejandro Alcoba llegar al cuarto definitivo dos puntos por delante, 61 a 59.

Con todo por decidir se iniciaba el cuarto definitivo, Palencia tenía dos oportunidades para ponerse por delante pero ni el tiro de Fornas ni el lanzamiento de Bravo entraban. Tenía que ser Abouo el que con una canasta y luego Garrido con otra ponía delante de nuevo a los palentinos.

Wright y Durley, hicieron mucho daño a Palencia
Wright y Durley, hicieron mucho daño a Palencia

Quesos Cerrato optaba de nuevo por la defensa en zona, y comenzaba a poner los cimientos de la victoria. Melilla ya no anotaba fácil desde el 6’75 y se lograba un doble objetivo, cerrar de nuevo el rebote.

El ambiente se crispaba tras señalar falta sobre un triple de Forcada (los locales se quejaron del arbitraje a Palencia). El base solo anotaba dos puntos pero aumentaba la ventaja a 4 pero como en los instantes anteriores, los de Lezkano no aprovechaban la situación para tomar ventajas y Melilla volvía a empatar.

Barbour salía al rescate y anotaba un triple desde 8 metros de Barbour y en la jugada posterior, otro triple de Garrido, parecían dar una ventaja importante para Palencia, 6 puntos y Alcoba pedía tiempo muerto, 69 a 75. Quedaba minuto y medio.

Lo que son las cosas, tras sufrir durante todo el encuentro, este último minuto y medio, a pesar de la canasta de Durley, daba los mejores momentos en ataque de los palentinos y entre Garrido desde el tiro libre y Urko Otegi, el mejor de los palentinos, remataban a un Melilla que plantó cara a los palentinos.

Si el pasado viernes el rebote ofensivo pudo privar a Palencia de una victoria, hoy fue la clave, ya que salvo el primer cuarto y parte del segundo, el resto del partido fue siempre de los palentinos y se refleja sobretodo en los 17 rebotes ofensivos, que permitieron a los de Natxo Lezkano segundas opciones.

El próximo domingo el Marta Dominguez puede vivir otro día histórico. Los palentinos están obligados a ganar a Navarra y en función del resultado de Breogán y de Coruña, el basketaverage entrará en juego. Este próximo domingo, la afición debe responder y animar desde el primer segundo para arropar a los colegiales porque podemos formar parte de otro día para la historia del deporte palentino.

Lo mejor: Urko Otegi fue el mejor de Palencia. No solo por los números, sino por su carácter en la cancha que le hacen luchar por todo balón y porque marca la diferencia. Bravo dio a los palentinos un nuevo aire en el segundo cuarto y Rejón, a pesar de acumular dos faltas pronto, acompañó a Otegi en la faceta reboteadora. Los triples de Garrido y Barbour al final, decantaron la balanza.

Cuando Palencia se puso en zona, Melilla no pudo ya meter balones fáciles a sus interiores y tampoco gozar de lanzamientos librados, además de permitir a los palentinos asegurar el rebote en defensa. Palencia jugó mejor cuando marcó un ritmo alto de partido ya que impidió a los locales cerrarse sobre los interiores palentinos.

Lo peor: Palencia no supo aprovechar los tiros libres que dispuso y ello permitió que los melillenses estuvieran siempre cerca. Palencia sigue sin lograr mantener el mismo nivel durante la mayor parte de los partidos, mérito a veces de los rivales y otras demérito de los colegiales. Melilla se quejó del arbitraje, les señalaron 21 faltas y a los palentinos solo 12. Una semana más se hablará de los arbitrajes y Palencia de nuevo, en medio. Tras las rajadas de Costa, Sala, la previa de Lisardo y lo que soltó Lezkano en la rueda de prensa del otro día, ahora es el segundo técnico de Melilla, Rubén Perelló, el que habla.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
  • carlospalencia

    Dependemos en parte de nosotros mismos, acabo de ver que nos gana Breogán con un +2 así que el domingo a muerte. Por cierto, como ha ganado, no hay comentarios. Casualidades.

  • Gus

    Efectivamente, ya es casualidad que los antiNacho y los antiBravo no salgan a la palestra cuando se gana. Se está compitiendo en todos los partidos, en algunos con menos fortuna, pero siempre dando la cara y no entiendo cómo a la mínima oportunidad se da caña siempre personalizando en los mismos. Hay que ser críticos, sí, pero también reconociendo lo que de positivo hacen esos a los que tanto se les critica. Dicho esto, todos el viernes a apoyar desde la grada.

Mira además

¡¡¡La primera!!!

Chocolates Trapa Palencia logró la primera victoria de la temporada ante el FC Barcelona L…