De nuevo Oviedo inflige una dolora derrota a Palencia
De nuevo Oviedo inflige una dolora derrota a Palencia

Quesos Cerrato Palencia 65 – Unión Financiera Oviedo Baloncesto 73

ESTADÍSTICAS

Vota al mejor de Palencia Baloncesto en el Trofeo Basket Morao

Derrota más que justa del Quesos Cerrato Palencia ante un Oviedo Baloncesto que creyó siempre en sí mismo y en su filosofía para sacar adelante el partido ante un Palencia que estuvo muy lejos de su mínimo nivel.

Los palentinos nunca estuvieron a la altura del partido que planteó Oviedo, débiles en defensa, algo que no deben consentir y con muchos fallos en ataque, algo que sí se puede arreglar desde la defensa.

Parecía fácil el conjunto oventense, había perdido el factor Pumarín, había vencido en las canchas de Prat y Cocinas.com, algunas de sus piezas claves no habían estado a la altura de la pasada temporada, pero como en el cuento del lobo y los corderos los avisos y señales de confianza se han acabado convirtiendo en realidad.

McDowell abría el partido con un triple, una primera canasta que lejos de servir para iniciar el partido con confianza, era simplemente la excepción que confirma la regla ya que tras esta canasta era Oviedo el que tomaba el mando del partido con Bassa y Lander Lasa como mejores hombres de lo asturianos.

A pesar de los continuos fallos ofensivos de los palentinos lo de Arenas no tomaban ventajas importantes pero dado el cariz del juego de los palentinos a Lezkano no le quedaba más remedio que pedir tiempo muerto a 3 minutos del final del primer cuarto con 10 a 17.

Surgía gracias al tiempo muerto una pequeña recuperación de Palencia, destacando dos enormes tapones de Cortaberría en un mismo ataque ovetense que culminaba Forcada con contrataque para acercar a los colegiales a 3 puntos, 14 a 17.

Por destacar a alguien los buenos minutos de McDowell y Forcada del tercer cuarto
Por destacar a alguien los buenos minutos de McDowell y Forcada del tercer cuarto

Lejos de servir de revulsivo de nuevo Oviedo se hacía fuerte, más por errores defensivos palentinos que por buenas acciones visitantes, Oviedo volvía a escaparse hasta el 16 a 25 final del cuarto, 9 puntos que habían sido 11 pocos segundos antes.

El segundo cuarto tomaba otro cariz. Dani Rodríguez había sido castigado en el primer cuarto rápidamente con dos faltas pero salía en este segundo para animar a los palentinos. Fueron los pocos minutos buenos de un desdibujado Dani que sin embargo situaba a los palentinos a 7 puntos a 7 puntos con 5 minutos por jugarse.

A partid de mitad de cuarto la ventaja ovetense comenzaba a reducirse y lograba situarse a solo 2 puntos tras un parcial de 9 a 0 (30-32). Al descanso se llegaría con 32 a 35.

De vuelta de vestuarios, y tras dos minutos sin que ninguno de los dos viera aro, McDowell acercaba a los colegiales a un solo punto, 34 a 35, y los palentinos comenzaban a jugar como se les ha visto durante la temporada, al menos en el Marta Dominguez, y a falta de 6 minutos para el final del cuarto, tras dos tiros libres de Forcada, se situaba por segunda vez por delante en el marcador, una ventaja que mantendrían hasta alcanzar una máxima de 5 puntos, con muy buenos minutos de Forcada y McDowell, pero que al final del cuarto los de Lezkano veían en el marcador un empate a 50 tras canasta de Tresnak a solo 3 segundos del final.

Esa canasta casi sobre la bocina abriría un parcial de 0 a 10 para los ovetenses que Lezkano paraba con tiempo con solo dos minutos largos trascurridos y 50 a 58 en el electrónico. A partir de ahí fue un quiero y no puedo, con un Victor Pérez que había llegado a Palencia con sus peores números con respecto a la pasada temporada pero que volvió a ser el jugador que frustraba los intentos de remontada palentinos.

Amor no hubo precisamente
Amor no hubo precisamente

Por cada triple palentino Pérez devolvía con canastas de suerte o inverosímiles pero sin un buen nivel defensivo palentino y a pesar de situarse a solo 5 puntos, se vio a un Palencia desafortunado que vio como se producía su primera derrota de la temporada y en casa. La maldición de las cinco victorias consecutivas se mantiene.

En definitiva Oviedo Baloncesto fue justo vencedor del partido, manteniendo sus señas de identidad, las mismas que le llevaron a ser el equipo revelación de la pasada temporada y que le permitieron vencer en Palencia con un resultado similar y con protagonista común, Víctor Pérez, algo que Palencia en este encuentro olvidó y que se convirtió en su tumba.

Pero lejos de lamentar la derrota, el equipo palentino tiene muy cerca el próximo partido, el martes ante Planasa Navarra y ahí deberán lavar la mala imagen de esta jornada.

Lo mejor: Poco, muy poco hay que destacar de este encuentro, tal vez por salvar algo los buenos minutos de Forcada y McDowell en el tercer cuarto, a pesar de errores la intensidad defensiva de Urko y la general de Fornas, y el buen trabajo de Justo.

Lo peor: El nivel general del equipo fue bajísimo. Defensivamente los palentinos fueron un coladero, sin concretar en nadie porque las labores defensivas son en conjunto. En ataque se mostraron muy estáticos, con errores infantiles en algunos saques de banda y algunos pases a lo loco. Falló todo el mundo, desde el técnico hasta los jugadores.

Seguro que de este encuentro nadie ha salido contento con la actuación de los colegiados, ni Oviedo ni Palencia, lamentable como siempre el señor Carpallo y la pareja de turno, incapaces de tener un criterio, compensando en todo momento las faltas, …. en definitiva volviendo locos a unos y a otros, pero sabiendo que puede hacer cualquier cosa que nunca tendrá castigo.

Galería de imágenes