Son el orgullo de Palencia

Palencia Baloncesto 76 – Lucentum Alicante 81. Estadísticas FEB.

A pesar de esas pequeñas cosas que hay que separar, lo primero es felicitar a Lucentum Alicante por su victoria y por su pase a la final. (y punto).

Lo segundo es dar la enhorabuena a todo el entorno de Palencia Baloncesto; a toda la plantilla (habéis sido muy grandes), a su cuerpo técnico (Natxo y su gente han echo historia y valoraremos lo que han echo eternamente), a la directiva (porque vuestro trabajo es simplemente impagable) y a la afición palentina, que ha sido un ejemplo de animación y comportamiento a pesar de personajes que deben aprender de la experiencia, pero en especial, este agradecimiento va por la Peña Basket Morao, uniéndonos a las palabras que en rueda de prensa les ha dedicado Natxo Lezkano, porque ellos son parte del alma de este equipo, incansables.

Palencia Baloncesto ha caído derrotado por un buen Alicante, pero dejando la sensación que Palencia podía haber forzado al menos el cuarto encuentro sino hubiera sido por los errores propios, los cometidos, y todas esas cosas que nunca se pueden controlar.

Una antideportiva, que ni siquiera señalaron como faltaEl inicio de partido fue un tira y afloja por parte de ambos equipos, siempre comandando el partido el equipo de Natxo Lezkano, que de la mano de un inspirado Porzingis y Durley, mantenían por delante a los palentinos, un primer cuarto en el que ambos equipos se mostraban extremadamente acertados, y del que resultaba una anotación alta.

Tras ir prácticamente todo el cuarto por delante, Green, a falta de un minuto, ponía por delante a los visitantes, pero dos triples del capitán Carles Bravo, uno de ellos sobre la bocina, permitía a los palentinos ir al segundo cuarto con ventaja.

El segundo cuarto comenzaba ya con menos acierto por ambas partes. Alicante comenzaba a dar muestras de su dureza defensiva, pero aun así los palentinos comenzaban a mandar, imprimiendo las primeras ventajas de hasta 5 puntos, los mismos que anotaba Fornás consecutivamente, triple y canasta.

Pero el partido no tenía un dueño exacto, Bas con un triple, ponía momentáneamente a los alicantinos por delante, pero un parcial de 7 a 0 de los locales, con buenas defensas, cortando y cerrando bien el rebote, obligaban a Perelló a pedir tiempo muerto, visiblemente (como todo el partido) insatisfecho.

Alicante lograba controlar la diferencia, y una falta sobre Rivero cuando lanzaba de tres, permitía a los visitantes seguir vivos aunque Ott, en un discreto partido, anotaba para permitir que Palencia llegara al descanso con 46 – 41.

A la vuelta de vestuarios, los palentinos arrollaban a Alicante, y tras un triple de Durley, la ventaja local llegaba hasta los 11 puntos, con apenas dos minutos disputados, y Perelló, visiblemente enfadado (como todo el partido), pedía tiempo muerto.

A pesar del tiempo muerto, la ventaja palentina aumentaría hasta los 13 puntos, 58 – 45, coincidiendo casi en el tiempo con la cuarta falta personal de Urko Otegui, que obligaba a Lezkano a mandar al gran jugador palentino al banquillo.

Eso, por lógica, lo notaba Palencia Baloncesto, y Alicante poco a poco comenzaba a remontar, y un parcial de 2 a 14, dejaba el encuentro igualado con el 60 a 59 al final del tercer cuarto. La dureza defensiva de los alicantinos en este tercer cuarto, se había quedado sin castigo.

No comenzaba mal Palencia el cuarto definitivo, volvía a situar 5 puntos de ventaja al comienzo del cuarto, pero le costaba anotar gracias a la gran agresividad visitante sobre los interiores y exteriores palentinos, y una inteligente, porqué no decirlo, defensa alicantina, que dejaba espacios a hombres como Forcada o Chema, que a pesar de los espacios, no hicieron daño.

A falta de 3:37 Alicante se ponía por delante, y a falta de 1:50 para el final, una jugada estuvo a punto de cambiar el final de partido. Llorca anotaba un triple y tras el mismo, señalaba irrespetuosamente al banquillo palentino, una clara técnica que obviaban los pésimos colegiados y que pudo (solo pudo, nunca es posible adivinar el futuro), cambiar el sino del partido porque hubiera supuesto la quinta del buen jugador de Alicante, que actuó de forma muy estúpida, al igual que en el segundo encuentro de la serie.

Ya a partir de ahí Palencia Baloncesto no encontró su sitio, Alicante controló bien ese último minuto y se llevó la victoria; ¿merecida?, simplemente se llevó la victoria.

No fue su mejor partido, pero buena temporada de OttPalencia Baloncesto se despide de la temporada con ese sabor amargo de la derrota, pero con el gran sabor de haber realizado una grandísima temporada, la mejor de la historia del baloncesto palentino, de PALENCIA Baloncesto, y todo ello fruto del trabajo serio de un cuerpo técnico y jugadores responsables, unos grandes hombres del baloncesto y como no, de una directiva seria, que sabe realizar su trabajo y saber estar en su sitio.

GRACIAS POR HACER DISFRUTAR A PALENCIA, A ESTA CIUDAD, A ESTA PROVINCIA, DE PERMITIRNOS SOÑAR, DE PERMITIRNOS DISFRUTAR, PORQUE ESTAREMOS TODOS ETERNAMENTE AGRADECIDOS DE LO QUE NOS HABÉIS DADO.

¡TODOS SOMOS PALENCIA BALONCESTO!

Lo mejor:

Reiterar la felicitación a Lucentum Alicante, a pesar de todo, es intentar ser buen perdedor a pesar de todo lo vivido en la eliminatoria.

Pero hoy es el día de dar las gracias a la plantilla, al cuerpo técnico, a la directiva, por todo lo que hemos soñado con ellos, pero también es el día de dar las gracias a la afición, porque en un día complicado por la final de Copa, respondió, muy por encima de lo que algunos auguraban, pero en especia la la PEÑA BASKET MORAO, por todo su apoyo en estos años, por su apoyo constante y porque en estos playoffs han añadido además un plus, y lo de ayer, con ese espectacular mosaico, han emocionado no solo al resto de aficionados, sino a toda la plantilla y cuerpo técnico, que de la mano de Natxo Lekano, lo ha agradecido en rueda de prensa. Muy grandes.

Lo peor: Hoy no es el día de hablar de los pésimos colegiados, hoy es el día de criticar a dos personas, Rubén Perelló y Alex Lloca, que con su comportamiento en estas semifinales, han afeado el triunfo de su equipo y su pase a semifinales. Perelló ha sido un lamentable ejemplo de lo que no se debe hacer desde el banquillo ni en las ruedas de prensa, lo fue el pasado domingo, y lo ha sido en la de este viernes con algún comentario fuera de lugar, pero ayer lo demostró en la cancha dirigiéndose siempre protestando hacia el banquillo local. A pesar de ser su derecho, Perelló impidió que ACUP Radio, una emisora amateur, que emite los partidos de Palencia Baloncesto con una gran calidad de imagen y de sonido, mejor que la de Alicante (perdón, en Alicante no se emiten partidos), pudiera colocar el micro para escuchar sus instrucciones durante el encuentro en los tiempos muertos, algo que han echo prácticamente todos los entrenadores que han pasado por el Marta Dominguez. Un dato más.

Lo de Alex Llorca es peor. La acción del pasado domingo sobre Bravo se puede calificar simplemente como una antideportiva (solo se señaló falta), pero lo de hoy, tras anotar el triple y dirigiéndose hacia el banquillo palentino chuleándolo, le califica como persona, como un jugador que no es merecedor de lucir la camiseta de una entidad como Alicante, de ser sancionado a nivel deportivo y se salvó solo porque los colegiados fueron unos absolutos cobardes. Perelló tiene visos de ser un futuro (o presente), gran técnico, y Alex Llorca se le supone gran calidad, solo se les puede perdonar desde su juventud, pero lo que es deportivamente, ambos han perdido el respeto en Palencia.

Galería de imágenes

Ruedas de prensa

Rubén Perelló

Natxo Lezkano


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

¡¡¡La primera!!!

Chocolates Trapa Palencia logró la primera victoria de la temporada ante el FC Barcelona L…