_mg_5893Al igual que en el exterior, en la pista el partido comenzó muy frío. Los únicos omentos en que el público se manifestó con claridad fue para recibir con cariño a los ex morados Sergio Olmos y Josep Pérez y para mostrar su disconformidad con el rápido retorno de la colegiada gallega.
El espectáculo en la pista tampoco daba para más, con un primer tiempo feo, de un baloncesto muy embarrado, en especial en posiciones cercanas al aro. El equipo de Pablo Pin había llegado con las ideas muy claras, y sin duda, dispuestos a cumplir cada uno de los conceptos marcados en la hoja de ruta de su técnico. La premisa principal fue cerrar duro el rebote impidiendo segundas opciones al equipo de Alejandro Martínez y la segunda era impedir a los palentinos correr, circunstancias en las cuales se emplearon a fondo los jugadores granadinos.
Eso nos llevó a un primer tiempo espeso, con muchas impresiones y en las que cada balón, especialmente cerca del aro, se peleaba como si fuese el que otorgaba la victoria. Al descanso se llegaba con un marcador igualado (31-33) gracias a que Hermanson y Vasturia anotaron sendos triples para reducir distancias.

_mg_5937

El segundo tiempo comenzó con un Vasturia decidido a cambiar el ritmo del partido, y viendo sus dificultades para penetrar bombardeó el aro nazarí desde 6,75 para abrir un pequeño hueco (41-35). El parcial de (8-0) no hizo excesiva mella en los visitantes que gracias a su intensidad defensiva (y después a una defensa zonal) y al trabajo coral en ataque, lograban meterse rápidamente en partido y volver a coger el mando en el marcador.

_mg_5928

Los visitantes volvían a coger el mando en el marcador a falta de solo 10 minutos (46-50) y Hermanson (que ayer si hizo un buen partido) volvía a acercar al equipo (49-50) en un “quiero y no puedo” del equipo local. Con la zona colapsada por la labor de los pívots visitantes, los morados se encomendaban al trabajo de Grimau, Vasturia y Hermanson, mientras que el juego de Covirán era más coral. En los últimos minutos, y siempre con ventaja en el marcador, el equipo de Pablo Pin percutió la defensa palentina surtiendo de balones a sus interiores, especialmente a Sergio Olmos (muy motivado) y Guille Rubio. El juego de poste bajo rival resultaba muy complicado de parar para los locales y cuando se lograba aparecía algún exterior como Carlinhos Cobos para culminar el ataque.
A pesar de los intentos desesperados de jugadores como Grimau o Hermanson, la experiencia y serenidad mostrada por Josep Pérez, Sergio Olmos y Guille Rubio provocó la tercera derrota consecutiva de Chocolates Trapa Palencia.

 

Resumen Chocolates Trapa 76- Covirán Granada 79

Rueda de prensa de Pablo Pin

Rueda de prensa de Alejandro Martínez