MG_8926Tras dos temporadas en Palencia, Nikola Cvetinovic (19 de diciembre de 1988, Loznica, Serbia) es uno de los jugadores que mejor conexión tiene con la grada del municipal palentino. En estos momentos es de los pocos (casi único) jugadores que continúan por la ciudad tras el final de liga, momento que hemos aprovechado para charlar con el sobre la temporada recién finalizada.

Oficialmente la temporada se cerró con la entrega del Trofeo Basket Morao en un acto al que acudió toda la plantilla de Chocolates Trapa Palencia. EL triunfo de Nikola Cvetinovic como jugador más votado por los aficionados palentinos “es algo que me hace sentir muy orgulloso. Para mí es muy importante que la gente que sigue al equipo valore mi trabajo en la cancha y mi esfuerzo. Es muy especial sentir esa conexión con la grada y una muestra de la afición que tenemos, es lo que se vivió en el último partido en que 400 aficionados viajaron a Bilbao y nos animaron tras acabar el partido”.

El triunfo en el Trofeo Basket Morao fue en una dura pugna con Steve Vasturia “en la que cualquiera de los dos podría haberlo ganado con justicia, puesto que Steve es un talento único, en mis temporadas en España nunca había visto a nadie como el en LEB Oro, con esa capacidad para anotar, rebotear, pasar o crear juego para los compañeros”. Especialmente cimentado en un gran inicio de temporada por parte del juzgador serbio, en el que destacó principalmente porque “me gusta jugar rápido, con más tiros, más posesiones. No creo que solo me guste a mí, además hay que valorar que teníamos un equipo muy joven, con poca experiencia en esta categoría a la cual el ritmo alto de juego se le daba mejor que un juego más estático. También es obvio que mi buen inicio, además de al estilo de Alejandro Martínez en el cual podías hacer un tiro en los 4-5 primeros segundos, es gracias a jugadores como Steve o Calvin que con su calidad generaban unos espacios que, si los sabes aprovechar, las cosas te van a salir bien”.

IMG_0440

En sus dos temporadas en Palencia ha tenido la ocasión de vivir numerosas vicisitudes: cambio de pabellón, dos cambios de entrenador a mitad de temporada, buenas y malas rachas de juego y resultados, desplazamientos masivos de la afición para animar al equipo, pero lo más destacable ha sido “el juego del equipo durante el inicio de la temporada, con una baloncesto rápido y bonito que anotaba muchos puntos y llamaba la atención de todo España (incluso salió algún artículo en Gigantes del Basket). Ese es un momento que me gustó mucho”.

 

Tras su paso por varios equipos españoles y su conocimiento de la liga es una voz autorizada para valorar el crecimiento que ha experimentado la masa social del club y su relación con la plantilla. Sobre el claro aumento de la asistencia al Pabellón Municipal de Palencia, “hay que decir que se habla mucho del “Efecto Pumarín” en Oviedo pero aquí hay una afición fiel y que apoya con fuerza y podríamos hablar del “Efecto Pabellón Municipal”. Creo que es justodecir que tanto en Oviedo como en Palencia hay unas aficiones que valoran el baloncesto y apoyan a su equipo intensamente en los buenos y malos momentos. Son dos aficiones que destacan por su conexión con sus equipos”.

img_8767

Un tema que ha llamado la atención, ha sido la diferencia de imagen que ha dado el equipo en el play off, respecto a la ligar regular y a la cual, el propio entrenador (Carles Marco) no ha sabido encontrar una explicación. Al finalizar la liga regular en la que el equipo no había mostrado unas señas de identidad definidas, ni se le vio luchar como un bloque unido. “Llegamos a la eliminatoria contra Bilbao Basket sabiendo que era un gran equipo y que deberíamos dar lo mejor de nosotros mismos. Nos mentalizados para salir a la pista sin presión, con las ideas claras de que teníamos que mostrar nuestra personalidad para tener opciones de ganar y si después de eso, ellos eran mejores que nosotros no tendríamos nada que reprocharnos. Algo similar a lo que sucedió la temporada pasada en la eliminatoria con Oviedo cuando nos volvimos a casa con dos derrotas, quitarnos presión de encima para dar los mejor de nosotros en cada partido”.

Sobre los rumores de un vestuario dividido, donde nos se veía al grupo unido como una piña “se pueden decir muchas cosas, pero somos un grupo de profesionales que siempre salían a la pista a darlo todo por el bien del equipo. Como todos en sus trabajos, hay gente con la que sientes más afinidad (por edad o por gustos) que con otros: los más veteranos con familia comparten unos temas de conversación distintos a por ejemplo los jóvenes que teníamos que han llegado de Estados Unidos y están muy interesados en los que rodea al deporte universitario, Petar, Milenko, Adi y yo que somos casi del mismo país hablábamos de cosas de allí, pero todo esto sin decir que había “clanes”. Salíamos a hacer nuestro trabajo lo mejor posible, por un bien común”.

 

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias “la nota que le pondría a la temporada sería una nota media, un “bien” o la valoraría como “correcta” por que ha sido muy irregular, con alternativas entre rachas buenas y malas sin término medio. Quizá hemos notado la inexperiencia de la plantilla para cambiar el chip cuando las cosas iban mal”.

_mg_4513

Tras el final de la competición llega el momento del mercado, todo indica que no habrá fichajes hasta que se confirme el entrenador aunque todos los rumores apuntan a la continuidad de Carles Marco. “Debemos valorar todo y seguro que a unos jugadores les gustará que renueve y a otros menos, pero para ser justos hay reconocer que Carles llegó en un momento complicado para el equipo y en una circunstancia nueva para el ya que nunca había cogido un equipo a mitad de temporada. Es un técnico joven, acostumbrado a formar su plantilla y en este caso se tuvo que adaptar a una que había hecho otro entrenador (Alejandro Martínez) y que estaba formada para un baloncesto más ofensivo y rápido del que le gusta a él. Creo que no es un tema que me compete a mi, porque es una función de la directiva pero creo que este verano es muy importante en el futuro del club y en decidir por el tipo de proyecto que se quiere, así que sea Carles Marco u otro entrenador debería ser una apuesta clara y mantenerlo toda la temporada”.

 

Llegados a este punto, es inevitable hablar de su futuro y de una posible renovación “que le gente me pide cuando me para por la calle. Pero a todo el mundo le digo lo mismo, ya que es algo que no depende de mi, primero hay que saber si el entrenador cuenta conmigo y después esperar que el club pase una oferta para sentarnos a hablar. A estas alturas soy el único que aún está en Palencia y es por que es una ciudad maravillosa, en la que estoy cómodo y mi familia se siente a gusto, conocemos gente y hemos hecho buenas amistades”..

Aunque como bien dice, él es el único jugador que este aquí, en breve “me iré a Serbia a pasar dos semanas de vacaciones y después ya vuelta a los entrenamientos… y a esperar la llamada de Palencia (risas). Allí tengo mi entrenador y un preparador físico para estar en óptimas condiciones. Y también juego con mis compañeros de la selección de Serbia y con jugadores como Dragovic (ex Manresa) para estar listo al 100% cuando llegue la nueva temporada”.

Desde www.baloncestoconp.es agradecemos a Nikola Cvetinovic su amabilidad con nosotros para facilitar esta entrevista y le deseamos la mejor de las suerte en la próxima temporada, que ojalá sea en las filas de Palencia Basket.