48, CD MARISTAS: Sara Valderrábano (3), Marta Ruíz (0), Jimena Díez (10), Lucía Lucas (9), Claudia Herrero (4)- cinco inicial – Marina Fuentes (0), Sara Sendino (0), Sara Mazas (0), Renée Gallego (10), Natalia Alonso (3), Adela Pomar (1), Cynthia Guarde (2).

55, PREVIAULA BABIECA (BURGOS): Julia Gallo (2), Sara Abejón (2), Ángela Garate (6), Rebeca Llorente (16), Ángela Scarpellini (6) – cinco inicial – Silvia Navarro (7), Candela Arija (2), Sara Lombillo (2), María Alonso (0), Lara González (0), Marina Martín (0), Elena Sáez (12).

Parciales: Primer período 12-11; Segundo período 8-16 (20-27); Tercer período 14-16 (34-43); Cuarto período 14-12 (48-55).
Árbitros: Sres. Gallego y González. Eliminadas por cinco faltas: Lucía Lucas (CD Maristas) y Ángela Scarpellini (Previaula Babieca).
Incidencias:  Tercera Jornada de la Final a 4 en categoría infantil femenina.
03/06/2018 – 18:00 h. – Pabellón Maristas (Palencia).
 

Crónica:

¡¡¡CUARTAS DE CASTILLA Y LEÓN!!! Este es el mensaje que tiene que calar y nunca con el regusto amargo de haber caído en los partidos de la Final a 4. Empezaron la competición 33 equipos y a 29 de ellos les gustaría haber vivido una brutal experiencia como ha sido esta competición donde se han reunido en un fin de semana los cuatro mejores equipos de la comunidad entre los que estaban nuestras #GuerrerasMoradas. Evidentemente rozar con la punta de los dedos una clasificación para el Campeonato de España y quedarte a las puertas es doloroso, pero a estas chicas y a sus entrenadores no se les puede poner un solo pero sino todo lo contrario, agradecerles el trabajo realizado y lo que nos han hecho disfrutar durante ocho bonitos meses de competición.

En el partido de hoy en el que había el tercer cajón del pódium en juego las chicas de Iñaki y Quique jugaron uno de los peores encuentros del año, el bajón y el desconsuelo sufrido pocas horas antes, además del cansancio acumulado con la exigencia de tres duros partidos disputados en menos de 48 horas pasaron factura. En el arranque del choque los despropósitos se acumulaban por ambos bandos, las pérdidas de balón y los errores en tiros relativamente sencillos eran una constante entre palentinas y burgalesas, cada canasta era una victoria, tal era así que finalizaba el primer cuarto con un escueto 12-11 favorable a las locales.

Con el inicio del segundo período Previaula Babieca conseguía controlar el partido ante un conjunto morado al que no le salía nada sobre el parqué. Las pérdidas se sucedían una tras otra, si en anteriores encuentros de esta Final a 4 ha sido su talón de Aquiles en esta ocasión fue una película de terror. La consecuencia de lo comentado era la cantidad de veces más que su rival tiraba a canasta (19 por parte del CD Maristas por las 37 veces que lo hacían las de la ciudad del Cid en estos primeros 20 minutos), ya que el apartado reboteador estaba equilibrado por parte de ambos. Al descanso dominaban las burgalesas por 20-27.

Con el inicio de la segunda mitad la impotencia de las colegiales seguía aumentando, no se encontraban a gusto sobre la pista y sus caras eran el reflejo de lo que sucedía en la pista. El cuadro visitante más asentado hacía daño con sus jugadoras interiores, aprovechando una diferencia física con la que las palentinas han tenido que pelear durante buena parte de la temporada. Sonaban las alarmas cuando Previaula Babieca alcanzaba los 15 puntos de ventaja, que serían 9 (34-43) a 10 minutos para el final.

Pero si algo se han caracterizado estas chicas es pelear sin descanso hasta la bocina final y a base de carácter y esfuerzo llegaron a ponerse a tan solo dos puntos de su rival. Lástima que las chicas del CD Maristas no tuvieron la oportunidad de consumar la remontada, aspecto que hubiese hecho daño en la cabeza de las burgalesas.

Algún despiste defensivo junto con la losa de las pérdidas de balón (42 en total, más de una por minuto durante el partido) y el cansancio tanto físico como mental de verse por debajo en el marcador durante muchos minutos en estos tres días impidió que las moradas consiguieran ganar el partido (48-55) y alzarse con la tercera plaza, una posición a la que se hicieron acreedoras las burgalesas que estuvieron más acertadas y supieron jugar mejor sus bazas.

Previamente a este partido se disputó lo que, según habían deparado los resultados de las dos jornadas previas, era la gran final. Ponce Valladolid dominó buena parte del partido con una mayor profundidad de banquillo y se impuso de manera justa a Jesuitas B.F. León, sentenciando el choque en el tercer cuarto. De esta forma las vallisoletanas refrendan la primera posición que ya consiguieran en la primera fase y se alzan con el título, y junto con el cuadro leonés representarán a Castilla y León en el Campeonato de España de Marín.

CD Maristas – Ponce Valladolid

CD Maristas – BF León (fotos Rubén Moro, Palencia Baloncesto)

CD Maristas – Previaula Babieca

(fotos Rubén Moro, Palencia Baloncesto)