Derrota dolorosa en Logroño, más aún por las formas que por la derrota en si misma.

El primer tiempo se disputó a un ritmo muy alto (merito de Quintela), tal y como le gusta Clavijo y con alternancias en el marcador. En Chocolates Trapa solo funcionaban sus interiores: Ruffin era el que mejor igualaba l intensidad física local (además de sumar 10 pts), Urko como siempre jugando  a altísimo nivel y también buenos minutos de Cvetinovic.

La ofensiva logroñesa no era muy fluida pero lo compensaban con su acierto desde 6,75, situación que los palentinos no eran capaces de igualar con un pobre porcentaje desde larga distancia.

La presencia de Garrido (loable su esfuerzo) era el mejor antídoto ante las transiciones rápidas y anárquicas de los jugadores de Clavijo que a pesar de sus imprecisiones lograban generar puntos con cierta fluidez (22 puntos en primer cuarto y 25 en el segundo) con una proyección cercana  los 100 puntos.

El resultado al descanso (47-45) permitía tener esperanzas, confiando en una mejoría de la defensa de Chocolates Trapa Palencia.

_MG_3915

El paso por vestuarios no sentó bien a ningún equipo ya que vivimos un horrible tercer cuarto, especialmente por parte palentina. Los morados (ayer de blanco) solo anotaron 9 puntos con una única canasta en juego (a 2 minutos del final del parcial) y 7 tiros desde 4,60. Solo el pundonor de este equipo, bien representado en su capitán (Otegi) y el desastroso juego local, (lleno de imprecisiones) permitían a los visitantes estar con vida finalizado el tercer cuarto.

Se entraba  en los últimos diez minutos con un 63-54 que permitía mantener esperanzas, y aunque el desarrollo inicial del juego, no invitaba al optimismo, todo cambió mediado el cuarto. Los palentinos comenzaban a ver aro desde 6,75 y los nervios llegaban a los locales. Una canasta de Ruffin ponía el 79-73 (a 3m 16 seg) y eso daba alas  los palentinos, incluso Pressley  a 2 minutos bajaba la desventaja a 5 puntos, pero la defensa visitante funcionaba mas por corazón que por acción y al final la victoria se quedo en Logroño, tras anotar 28 puntos en esos últimos 10 minutos.

 

En resumen derrota justa ante un equipo que no ha mostrado una gran calidad y aun así le ha endosado 91 puntos a Chocolates Trapa Palencia (equipo que más puntos a anotado).

Por parte palentina, su tercer cuarto es uno de los peores que se le recuerdan en nivel de baloncesto y anotación (9 puntos en 10 minutos) de la temporada. El nivel defensivo en general no ha sido el deseable, imponiéndose el corazón sobre el orden.

Ofensivamente varios jugadores han hecho buenos números: Pressley, Urko, Cevtinovic, Ruffin y Campara pero hace falta más en labores defensivas para lograr victorias en esta liga.