Palencia Baloncesto cayó en la tarde de ayer ante un Menorca que a pesar de la baja de Arteaga, se mostró siempre superior a los palentinos, controlando el ritmo del partido y el rebote en ambas zonas. Palencia ve lejos las opciones de lograr el playoff. McDermott de nuevo el más completo de Palencia Baloncesto junto a Carles Bravo.

Menorca Basquet 83 – Palencia Baloncesto 74

Estadísticas FEB

Bravo fue uno de los destacados del encuentroNo supo aprovechar Palencia la baja de Arteaga y tras un primer gran cuarto de los locales, estos supieron mantener el ritmo del partido a su gusto e impedir que Palencia entrara en el encuentro. A pesar de ello Palencia no se fue nunca del partido, tal vez con demasiados altibajos para enfrentarse a un rival del nivel de los menorquines, y con un quiero y no puedo de los de Lezkano que vieron como la diferencia en el cuarto final, no bajaba de los 8 puntos y siempre era devuelto el parcial.

El partido comenzaba con variaciones en el cinco titular de Palencia, sin Bravo ni O’Leary, Lezkano apostaba de inicio por Guerra y McDermott, este último en un gran momento de forma.

La primera canasta del partido se convertía en un 2+1 para Coppenrath tras falta de Garrido y es que los primeros compases del encuentro estuvieron marcados por los fallos de ambos equipos de cara a canasta.

Palencia seguía negado de cara a canasta y de nuevo el propio Coppenrath anotaba, poniendo 5-0 en el marcador. Tras casi 4 minutos sin anotar, era Moss el que abría la cuenta de Palencia.

Coppenrath iba al banquillo y eso pareció animar a los palentinos que tras un 2+1 de McDermott, empataba el encuentro. Dos fallos consecutivos de Palencia permitían a Menorca anotar en contrataque, y Bravo entraba en cancha en sustitución de Xavier, que no había estado acertado en esos primeros minutos.

Menorca, con 3:30 por jugarse, volvía a coger 5 puntos de ventaja, 13 – 8, que se veían incrementados tras triple de Jiménez que acababa de salir y Blanch le robaba el balón a Mena para colocar los 10 puntos de ventaja (18-8) obligando a Lezkano a pedir tiempo muerto con dos minutos por jugarse todavía.

O’Leary, tras el parcial de 9 a 0, aprovechaba un rebote ofensivo para anotar, aunque la desventaja no variaba al anotar Menorca en el siguiente ataque. La ventaja de Menorca se amplió a 12 en los últimos segundos del primer cuarto, quedando 22 a 10.

O’Leary parecía que salía con ganas, primero una canasta de dos suya contestada por Morentín, y luego un triple del norteamericano más otro de Bravo, obligaban a Berrocal a pedir tiempo muerto, con Palencia a 6 puntos, 24 a 18.

El tiempo muerto no enfriaba a los palentinos, y tras un nuevo triple de Bravo, Palencia se colocaba a tres puntos entrando de nuevo en el partido. Lejos de entrar de nuevo en el partido, Palencia desaprovechaba la situación y dos malos ataques eran aprovechados por Menorca para anotar de la mano de Navarro y Bas, obligando a Natxo a pedir tiempo muerto ante un nuevo atasco ofensivo y defensivo.

La ventaja menorquina volvía a llegar a los 9 puntos, y tras varios minutos de intercambio de canastas un triple de Bas y un contrataque de Navarro, ponía la ventaja de Menorca en 13 puntos, 39 a 26 y Palencia en caída libre.

El último minuto era un carrusel de canastas entre ambos equipos que concluía con mate de McDermott que aprovechaba su propio rebote ofensivo, sin duda el más completo de Palencia junto a O’Leary y Bravo.

Un síntoma de la apatía defensiva de Palencia en estos primeros minutos se producía en la última jugada del segundo cuarto, cuando tras tiempo de Berrocal y 4 segundos de posesión de Menorca, estos anotaban un triple para el 46 a 33, su máximo ventaja del partido con que concluía la primera parte. Menorca había defendido mucho mejor que Palencia y además dominando el rebote, pero sobretodo, Palencia había defendido muy mal.

Tras el descanso Guerra y un desaparecido hasta ese momento Moss, abrían el tercer cuarto, aunque la situación apenas sufría variaciones ya que a pesar de poner más dificultades a Menorca en defensa, tampoco Palencia lo veía fácil para anotar.

O'Leary fue de más a menosPara poner las cosas más difíciles, Garrido cometía su cuarta personal con casi 5 minutos del cuarto y todo el último por jugarse. Mena cogía la batuta y de nuevo McDermott, el mejor de Palencia, anotaba 5 puntos consecutivos para dar esperanzas, colocando a los de Lezkano a 7 puntos.

Pero cuando parecía que se ponían bien las cosas, una técnica a Moss tras cometer falta sobre Navarro, volvía a devolver las cosas a los 11 puntos de desventaja.

Mena no acababa de entrar en el partido y tras fallar un triple y cometer además falta, la cuarta, Lezkano tenía que dar entrada a Juanpe por el madrileño con lo que al último minuto se entraba con el canterano dirigiendo a los palentinos.

Bravo, otro de los destacados de Palencia, anotaba un triple a falta de un minuto que volvía a ponernos a 8, aunque el cuarto acababa con 10 puntos de desventaja finales, 60 a 50. La mala noticia era que Palencia tenía a los dos bases con cuatro personales.

El último periodo se iniciaba con varios minutos de intercambio de canastas, que beneficiaban sin duda al equipo local ya que mantenía la renta obtenida hasta el momento.

Menorca controlaba muy bien el juego, y cuando Palencia se acercaba a 8 puntos volvía a poner un punto más a su juego o como a falta de dos minutos, una pérdida de Garrido provocaba una antideportiva de Bravo.

El partido entraba en el último minuto con 11 puntos de desventaja y tras canasta de Palencia de Bravo y con 46 segundo por jugarse, Berrocal pedía tiempo muerto. Una canasta menorquina y otra de O’Leary, provocaban otro tiempo muerto del técnico local, que no aprovechaban los locales que perdían el balón y Lezkano, con todo su derecho pedía otro para jugarse el último balón.

Finalmente el resultado quedó como estaba, en un encuentro en el que los colegiales no supieron aprovechar la ausencia del determinante Arteaga y que controló en todo momento un Menorca que se jugaba mucho.

Ahora solo queda pensar en el siguiente rival, Canarias, que en principio llegará a Palencia como campeón de la Adecco Oro y con el ascenso en el bolsillo.

Lo mejor: McDermott sigue al alza y de nuevo fue el mejor de Palencia Baloncesto, manteniendo a los colegiales en los momentos más duros del partido y acompañado por Carles Bravo que trabajó para el equipo en todas las facetas del juego.

Lo peor: Las pérdidas de balón, consecuencia del gran nivel defensivo de los de Berrocal. El rebote fue una lacra y los palentinos fueron incapaces de cerrarlo en condiciones.


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Baloncestoconp
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Sergi Pino fue determinante ante su ex equipo

Fue un partido lleno de acciones espectaculares, y el final puso el foco sobre el triple d…