_MG_6417.JPG

Breogán 88 – Quesos Cerrato Palencia 86

Estadísticas

Llegaba Quesos Cerrato muy concienciado de lo que se iba a encontrar en Lugo y así comenzó el partido. Muy centrado en su juego y aislándose del “ruido” externo.
Aun así, no supo mantener la pequeña ventaja lograda en el minuto 7 (8-13). Rápidamente Breogán la neutralizaba para acabar el primer cuarto que finalizaba con ventaja local (17-15).

Casi toda la producción anotadora había salido de las manos de Urko Otegi y Oliver Arteaga (11 puntos ambos). Durante el segunda cuarto todo discurría por los mismo derroteros pero esta vez el equipo que se iba al descanso con ventaja era Quesos Cerrato (34-36).

Tras el descanso Palencia Baloncesto salía mas centrado en defensa y paulatinamente comenzaba a abrir hueco en el marcador. Tras lograr un 41-54 de la mano de McDowell.
En ese momento volvió a aparecer “por arte de magia” Sergio Sánchez para provocar una técnica.
A partir de ese momento todo cambió, mientras que para Quesos Cerrato anotar se convertía en una misión casi imposible, los locales pasito a pasito desde la línea de 4,60 se acercaban en el electrónico.
El cuarto se cerraba con un triple liberado de Alex López que situaba el 54-59 en el marcador. Una jugada que aunque pueda pasar desapercibida tuvo una gran importancia en el devenir del partido.

Breogán empezaba el ultimo cuarto pleno de ánimo al verse cerca en el marcador y para Quesos Cerrato el aro se hacia cada vez mas pequeño. La técnica señala a Urko acentuaba aun más los problemas para los palentinos.
Punto a punto el equipo local se acercaba en el marcador aprovechando la ausencia de Dani Rodríguez. Los minutos de descanso del ex-breoganista pesaron mucho en el juego palentino.
Forcada que ha forzado para estar ayudando en la serie sufrió mucho en esos minutos.

IMG_1867A falta de 25 segundos Llorca ponía el 77-74 en un marcador que ya parecía certificar el pase gallego. Pero emergió la figura de Quinn McDowell con un triple estratosférico, 77-77 y 20 segundos por jugarse.

En la posesión gallega, Lezkano decidía defender la jugada, pero una mala defensa del 1×1 frontal, nuevamente Llorca ponía el 79-77 a menos de 3 segundos. Pero era una noche de emociones fuertes y Quinn McDowell no había dicho su ultima palabra, una excelente canasta sobre la bocina llevaba el partido a la prórroga.
Impresionante el rendimiento del alero norteamericano que no dio muestras de jugar mermado a pesar de las semanas sin competir ni del dolor que aun tiene en su muñeca derecha.

La prorroga fue un pequeño resumen de los primeros 40 minutos. El equipo de Lezkano salió más enchufado y se sitúo (81-86) pero entre tiros libres y otras malas decisiones dejó escapar esta ventaja. Llegando el partido a sus últimos segundos con (86-86) en el marcador.
El ataque lucense quedaba en manos del experimentado Dani López y los palentinos repetían decisión de defender esta última posesión, y como la historia se repetía también se repitió la canasta local penalizando la defensa 1×1 sobre Dani en la frontal.
Esta vez solo quedaban 7 décimas y Quesos Cerrato ya se había encomendado varias veces a la épica en el tiempo reglamentario.

Dura derrota por la sensación de que la victoria había estado en las manos… y también por los aficionados de la Peña Basket Morao desplazados a Lugo.

IMG_1870

La Peña Basket Morao

Espectacular el papel de la afición palentina. El grupo de aficionados que se desplazó en el viaje organizado por la Peña Basket Morao dieron un nuevo ejemplo de comportamiento en el Pazo de Lugo.
Se hicieron notar en las gradas a pesar de la evidente inferioridad numérica y tras finalizar el partido esperaron a los jugadores a la salida.
Fuera del pabellón gallego mostraron su orgullo por el esfuerzo mostrado por los jugadores y fueron los encargados de animar a unos profesionales que sentían haber dejado escapar una gran oportunidad de completar una temporada histórica.

Esta claro que el club Palencia Baloncesto puede sentirse muy orgulloso de tener una afición ejemplar en la victoria y en la derrota.

Galeria de imágenes cortesía de Ruben Moro (PalenciaBasket.com)