liga-palencia-lleida-1213-36Ya no volverá a sonar en la grada el ya famoso “super super Quique” que la afición palentina dedicaba al gran base gerundés para animarlo, para celebrar sus canastas o su empuje cuando el equipo estaba decaído, un jugador al que se echará en falta no solo por su calidad como jugador sino como persona.

El 20 de Julio de 2010 Palencia Baloncesto anunciaba el fichaje de un tal Quique Garrido que procedía del Ciudad de La Laguna con el que se había estrenado en la Adecco Oro tras pasar por diferentes equipos en la LEB Plata, un jugador que en sola una temporada se ganó el cariñó del público palentino por su calidad, entrega y complicidad con la grada, una temporada en la que el base fue elegido como el mejor jugador del Palencia en el Trofeo Basket Morao de la peña palentina.

El valor de Quique durante las cuatro temporadas no ha estado solo en su calidad individual, sus puntos, sus asistencias, su entrega sino porque ha sido el jugador que más ha conectado con la grada tanto dentro de la cancha como fuera de ella y es que quien conozca al bravo jugador gerundés sabe que Quique tiene un corazón enorme.

Quique no ha sido ni es el típico jugador que hace solo su trabajo. Fuera de la cancha, en sus momentos libres, ha sido partícipe de la vida palentina, saludando a aquellos que reconocía de este mundillo del baloncesto, aficionados, niños,… porque Quique es un tío simpático, muy cercano y la gente le tiene un aprecio enorme, porque el es el típico ejemplo de lo que un jugador debe ser, un profesional en la cancha y una persona cercana fuera de ella, porque los equipos, el feeling con la grada, que la gente esté contigo en todo momento, solo se logra con gente como él, puro corazón.

Verle en el banquillo, animando a sus compañeros en todo momento, saltando a la cancha celebrando una canasta, dando consejos,… era y será donde vaya un espectáculo porque seguro que Quique encuentra pronto acomodo y la afición que lo acoja, lo querrá desde el principio. Será raro verle defender la camiseta de otro equipo.

Celebrando la permanneciaHa sido una lástima no poder despedirnos de Quique como se merecía, agradeciéndole todo aquello que ha dado por el equipo colegial estas cuatro temporadas pero estoy seguro y sino todo el mundo tiene la oportunidad ahora de decírselo, que sabe que le apreciamos, que le echaremos de menos y que se lleva para siempre el cariño de Palencia.

Su último gesto para la afición fue una despedida en toda regla sin conocer aun su futuro. En el último partido de la final de los playoffs, con las lágrimas de la derrota todavía secándose, Quique se acercó a la grada donde estaba la afición palentina, uno a uno les dio las gracias, les abrazó y llevó tras de sí a sus compañeros, un gesto más de los muchos que ha tenido siempre con su afición, la afición palentina y sin saberlo o quizás intuyéndolo, el último. Grande hasta el final.

Nosotros hemos querido rendirle un pequeño pero merecido homenaje repasando sus momentos en vídeo de la pasada temporada y una recopilación de las imágenes de sus cuatro temporadas como palentino para decirle simplemente, “Hasta luego amigo, hasta luego Super Quique“.