Alicante perdió su oportunidadPartido de infarto el vivido el pasado viernes en el Centro de Tecnificación, un partido que se decidió por una genialidad y la sangre fría de uno de los mejores tiradores desde el 6’75, Pedro Rivero.
Se hablaba que era la gran oportunidad de Andorra de seguir con opciones en esta final y desde el principio se vio a un Andorra más metido en el encuentro que en el último en tierras andorranas.
A pesar de ello y hasta el descanso, era siempre Alicante el que mandaba, con rentas no superiores a los 7 puntos pero impidiendo los de Peñarroya que se escaparan en el marcador de tal forma que al descanso se llegaba con empate tras triple de Sánchez.
Tras el descanso la igualdad seguía imperando pero con Andorra mucho más incisivo y tomando las primeras ventajas. En los últimos 10 minutos la tónica general se mantenía, si la artillería pesada de Lucentum anotaba, Blanch entre otros, contestaba.
A falta de poco más de dos minutos Andorra mandaba por 6 puntos. Parecía que los andorranos podían vencer, pero Alicante, tras tiempo muerto de Perelló, anotaba un parcial de 6 a 0 para empatar.
Y la genialidad llegó a falta de 11 segundos, Pedro Rivero recibía el balón con dos puntos por debajo, y con absoluta tranquilidad anotaba el triple ganador. Andorra no aprovechaba esos segundos e incluso perdía la pelota el partido, y en ese momento casi todo el mundo pensaba, que la eliminatoria. Finalmente 71 a 70.

Y en el cuarto partido Andorra salió como en el primero de la final, dispuesto a todo. Un parcial de 0 a 6 de salida que daba tranquilidad a los andorranos que dominaban juego y sensaciones y al final del primer cuarto los de Peñarroya se iban con 9 por delante.
En el segundo Andorra seguía dominando, con los locales un poco más acertados que en el primer cuarto pero Andorra marcaba la máxima con 11 puntos de ventaja. Perelló pedía tiempo muerto y a partir de ahí Alicante cambiaba la cara, remontaba y empataba y a punto estaba ponerse por delante pero Schereiner, con dos triples consecutivos, volvía a romper el partido y se llegaba al descanso con 8 para los andorranos.
Con los dos equipos plantados en zona, Alicante salía más enchufado y con un parcial de 8 a 0 empataba el partido y tras 4 minutos y medio sin anotar, Schreiner, el mejor de su equipo hasta ese momento, anotaba un 2+1 y volvía a recuperar la ventaja en apenas unos instantes y la aumentaba hasta 9 tras un triple estratosférico de Flis.
Perelló pedía tiempo pero tampoco lograba que sus jugadores se centraban y Andorra ampliaba la diferencia hasta los 13 tras dos tiros libres de Blanch pero que serían 16 a falta de 30 segundos tras otros triple.
Dos tiros libres de Flis, permitían llegar al cuarto final con 18 de ventaja para los del Principado. Parecía sentenciado.
Pero Alicante no desconectaba, dos triples en apenas minuto y medio de los locales, obligaban a Peñarroya a pedir tiempo muerto. A partir de ahí ya no hubo partido, los andorranos jugaron con tranquilidad y se llevaba el partido por 60 – 77 y la eliminatoria viajará a Andorra, donde el jueves sabremos quién acompaña a Burgos.


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Palencia defenderá sus derechos y su voluntad de ascender para la próxima temporada

Los clubs de la LEB Oro se han reunido con la FEB para escuchar la propuesta del CSD que ha presentado tanto a la federación como a la ACB y de la que ha trascendido un comunicado conjunto en el que solicita que se mantengan los dos ascensos y se elimine el canon. Palencia está a favor de los tres ascensos para esta temporada.