La final de la Adecco Oro se preveía igualada, y así ha sido en los dos primeros encuentros de esta final en la que cada equipo ha dominado en uno de los dos partidos, en el primero fue Andorra aunque llegara al final de forma igualada y en el segundo, Alicante, que fue muy superior a los andorranos.

River Andorra 1 – Lucentum Alicante 1
Alicante recupera factor canchaEl primero de los dos primeros encuentros entre Andorra y Alicante deparó un gran espectáculo y se resolvió de la forma que se espera, con canasta sobre la bocina de un hombre al que no le tiembla el pulso, Marc Blanch, que daba la victoria a los suyos.
Sin embargo el inicio del partido parecía dirigirse hacia una cómoda victoria de los locales, que lograba una renta de 11 puntos gracias en parte al desacierto desde la línea de tres de los de Perelló y al buen trabajo de Blanch.
Pero si algo ha demostrado Alicante en las eliminatorias anteriores, es que nunca se deja ir, y lograba, gracias a buenas defensas, contener a los andorranos, y llegar con solo 5 por debajo al final del primer cuarto.
En el segundo Alicante volvía de nuevo a cometer los mismos errores, y los de Peñarroya volvían a mandar hasta llegar a tener 12 puntos de ventaja. Perelló volvía a pedir tiempo muerto, y les pedía a los suyos mayor intensidad en defensa. La defensa volvía a hacer efecto y se llegaba al descanso con Andorra 4 por delante.
A la vuelta de vestuarios Alicante daba la vuelta al marcador (44-45), pero una serie de acciones de los locales, además de las faltas acumuladas por los de Perelló, permitían que Andorra fuera incrementando su ventaja de nuevo hasta llegar a los diez con los que empezarían el cuarto definitivo.
Parecía complicado que Alicante se volviera a enganchar al partido, con Coppenrath con cuatro personales y en el banquillo, pero en esos instantes Alicante recuperaba el acierto exterior y se metía de lleno en el partido, empatando a 83 a falta de 20 segundos.
Cuando la bola quema es cuando aparecen los hombres clave, y Marc Blanch tomaba la responsabilidad para entrar a canasta y anotar dejando solo 4 décimas a Alicante, que no podía ya anotar. El resultado final, 87 a 85.

En el encuentro disputado el domingo se esperaba a un Alicante más agresivo en defensa, y así fue. Comenzó muy bien con un parcial de 1 a 9 que obligaba a Peñarroya a pedir tiempo muerto. Reaccionaban los locales que empataban el encuentro y era ahora Perelló el que pedía tiempo. Se entraba en unos minutos de igualdad, con continuos empates e incluso a falta de 20 segundos, Andorra se ponía por delante aunque un triple sobre la bocina de Sabat (cuatro marcaría en la primera parte), volvía a dejar a Alicante por delante.
El comienzo del segundo fue un calco de los últimos minutos del primero, máxima igualdad, pero Alicante mantenía un pulso anotador que hacía daño a los locales, ya que mientras que Alicante estaba muy acertado en sus lanzamientos, Andorra era todo lo contrario. La ventaja se iba ampliando hasta los 16 puntos, e incluso pudo ser mayor ya que la técnica señalada a Peñarroya, a falta de 38 segundos para el final, solo era aprovechada con dos tiros libres, llegando al descanso con 16 por delante.
A la vuelta de vestuarios Alicante lograba su máxima renta, 17 puntos, pero un parcial de 8 a 0 de los andorranos les permitía rebajar la diferencia a mediados del cuarto hasta los 9 puntos y Perelló tenía que parar de nuevo el partido.
Las ventajas en la recta final se estabilizaban entre los 9 y 11 puntos, intentado Alicante realizar posesiones largas, y entrando en el último minuto con 13 de ventaja tras triple de un acertado Sabat y anotando sobre la bocina Llorca tras recuperar un balón debajo de la canasta andorrana, con lo que la ventaja de Alicante era de 15 puntos.
Parecía que Alicante lo tenía encarrilado, pero en apenas un minuto los andorranos marcaban un parcial de 5 a 0 que ponía una diferencia de solo 10, 61 a 71. Llorca, que había cometido un par de errores anteriormente, contestaba con un triple tras el tiempo muerto de Perelló, luego Huertas devolvía el parcial anotando y Sabat remataba con un triple desde 8 metros que dejaban claro quién mandaba el partido con 18 puntos de ventaja, 61 a 79.
A partir de ahí el partido ya no tuvo ningún peligro y la victoria viajaba merecidamente a Alicante con el resultado de 69 a 91 y ese uno a uno en la eliminatoria.


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

Palencia defenderá sus derechos y su voluntad de ascender para la próxima temporada

Los clubs de la LEB Oro se han reunido con la FEB para escuchar la propuesta del CSD que ha presentado tanto a la federación como a la ACB y de la que ha trascendido un comunicado conjunto en el que solicita que se mantengan los dos ascensos y se elimine el canon. Palencia está a favor de los tres ascensos para esta temporada.