Mónica Bravo, se despide de las canchasFinal de temporada para el equipo palentino, una temporada marcada en muchos momentos por las lesiones que le hizo comenzar la temporada algo irregular para luego ir poco a poco cogiendo el tono a la liga, y lograr la salvación con 7 victorias de momento, que podrían ser ocho si este sábado, a partir de las 19:30 h., son capaces de vencer al Sondeos del Norte Maristas en el Blanca de Castilla, un partido que será la despedida de una gran jugadora de club como es Mónica Bravo, la número 10 del Filipenses.

Cuando uno de los jugadores importantes de los llamados equipos grandes o menos grandes se retira, todo son titulares en los medios de comunicación, seguramente la retirada definitiva de las canchas de Mónica Bravo no llene páginas en los medios, pero desde este espacio queremos rendir nuestro sencillo homenaje a una jugadora que lo ha dado todo por su club, que durante 22 años ha compartido las alegrías, algunas , con muchas y muchas jugadoras con las que ha compartido el vestuario, un ejemplo para el deporte, no solo profesional, sino para el amateur, un ejemplo de lo que con constancia, trabajo, sacrificio (es una gran madre seguro), amor por algo, se puede hacer, un ejemplo no solo para el deporte, sino para la vida.

No hemos tenido el placer de conocer como persona a Mónica Bravo, pero solo por esos 22 años dedicados al baloncesto: GRACIAS.

Nos tomamos la libertad de reproducir su carta de despedida publicada en la web de Filipenses:

Este fin de semana jugamos el último partido de la temporada y para mí también el último de mi carrera deportiva.

Muchos recuerdos se agolpan en mi cabeza después de 22 años sin descanso, salvo para ser mamá; recuerdos de buenos, muy buenos momentos y otros no tan buenos (cuando mi madre me llevaba los bocadillos después de los partidos, ¡qué ricos!, la fase de ascenso que he podido disfrutar, las luchas por no descender…).
Monica todo un ejempo para el deporte y para la vidaEl baloncesto me ha enseñado y dado muchas cosas entre otras el afán de superación ante las adversidades (como lesiones, derrotas claves…), el compañerismo y la generosidad (sin mis compañeras y entrenadores no hubiera podido mejorar, ganar…), que las alegrías compartidas saben 1.000 veces mejor. También me ha enseñado a cumplir mis compromisos y ser disciplinada.
Entre las cosas que me ha dado están muy buenas amistades, a mi marido y a una de las mayores seguidoras y fans del equipo, CORAL, mi pequeña terremoto que cada fin de semana está en la grada con su papá para animar y ver jugar a su mamá.
No puedo evitar que se me encoja el corazón ante el último partido pero siento que ya es hora de dejar sitio a las que vienen detrás y desde aquí las animo para que no se rindan y que sigan en este deporte hasta que el cuerpo aguante y así poder ir a animarlas yo igual que lo han hecho muchas de ellas todo este tiempo.
Gracias a todos mis entrenadores porque de cada uno de ellos he aprendido cosas y porque han confiando en mi y no sólo en mis mejores momentos. Y gracias a los que cada fin de semana van a animarnos porque he sentido su calor.
Nos vemos en las gradas.
Mónica Bravo Gil (10)


Comentarios de Facebook

También te podría gustar

CB Villamuriel despide la temporada con derrota una buena temporada

CB Villamuriel ha despedido la liga regular con una derrota que no empaña la buena temporada en líneas generales del conjunto cerrateño que finaliza con dos victorias en su mejor campaña en la que no pudo eludir la última posición de la tabla, una temporada donde estuvieron cerca de lograr algún triunfo más. El conjunto palentino realizaba en el último encuentro de liga la foto de todos los equipos de la plantilla. CB Villamuriel 42 - Herbalife m.i. 54.