FILIPENSES 66 – COLEGIO LEONES 79 

FILIPENSES: Tejerina (11), Miguel (18) Carracedo (8), Pablo (11), Edu (-) – cinco inicial – Cuevas (0), Guille (15), Alvaro (3), Adrián (-), Acitores (-) y Mario (-)

COLEGIO LEONÉS: Serrano (6), Santamaría (14), Alvares (6), González (7) y Carballo (18) – cinco inicial – Aller (4), Fernández (5), Cabañeros (8), García (9), Alcalde (2) y González (-)

La falta de confianza y un mal segundo cuarto decantan la balanza de la victoria a favor de Colegio Leones (66-79) en la final de copa de Castilla y León.

El inicio de partido estuvo marcado por la igualdad de ambos planteles, aunque los palentinos no saltaron a la cancha con la garra y confianza que les ha caracterizado en los últimos encuentros. Pases y acciones dubitativas hacían presagiar un partido complicado marcado por el potencial físico de Leones basado principalmente en sus postes.

Después de un primer cuarto igualado (17-19), llegó la peor cara de Filipenses, imprecisiones, pases inconexos y de nuevo las dudas facilitaron el juego a Leones que sumado a su alto porcentaje en los tiros de campo, obtuvo una ventaja en el luminoso que mantendrían en prácticamente todo el encuentro.

IMG_0467El equipo palentino no se encontraba fresco y eso hizo que su defensa no estuviese a la altura del partido, los leoneses aprovecharon sus bazas y se escaparon en el luminoso con una amplia ventaja (27-42).

En la reanudación Filipenses varió su esquema defensivo y consiguió poner en apuros el inicio de ataque de los de León. Con ese atisbo de intensidad, Filipenses consiguió reducir la desventaja del descanso y meterse en partido de nuevo (51-58).

Poco tiempo pasó de la reacción palentina, porque cuando se acercaban en el marcador, Leones acertaba desde el perímetro (hasta tres triples consecutivos) y volvía a mantenerse por encima de los diez puntos.

A falta de 5 minutos para el final Filipenses volvía a la carga, a pesar de estar todo el partido sin buenas sensaciones, el carácter luchador de este equipo conseguía ponerse de nuevo a seis puntos y con algo de esperanza.

Otro mazazo en la reacción para Filipenses, sus rivales conseguían acertar desde la línea de 6’75 y con un par de canastas dentro de la zona volvían abrir brecha y aumentar con el partido roto hasta el final (66-79)

A Filipenses le faltó creerse un poquito sus posibilidades, pero enfrente tenía un equipo que supo manejar este tipo de partidos para llevarse la victoria.

Final de temporada para nuestro equipo cadete, con un balance positivo y calificando como buena la temporada, superando en muchos momentos del año problemas en las lesiones. Felicitar a los jugadores y staff técnico el compromiso adquirido durante todo el año.