thumbnail_IMG-20191201-WA0028Es una obviedad que todos los jugadores quieren ganar siempre, pero ese deseo debe traducirse en una actitud en pista que hoy no vimos en varios jugadores de Chocolates Trapa Palencia y en cambio si lo mostraron los chicos de Hugo López. Esa actitud que, en rueda de prensa, Carles Marco definió como “alma”, es algo que parece les cuesta sacar a los palentinos cuando se enfrentan a equipos de perfil muy físico.

Es posible que faltase mentalización y/o conocimiento de lo que significa un derbi, pero desde luego, no fue la actitud que los 700 aficionados palentinos desplazados se merecían. Aunque la salida a pista de Chocolates Trapa Palencia fue muy buena marcando diferencias desde el inicio, el aumento de la intensidad de los pucelanos, hizo que los palentinos se fuesen diluyendo hasta mostrar una impotencia muy evidente en los dos últimos cuartos, a pesar de que las desventajas nunca fueron elevadas.

thumbnail_IMG-20191201-WA0024

La puesta en escena de Chocolates Trapa Palencia no pudo ser mejor, puesto que tras el 2-0 inicial de Bartley (2 tiros libres), los palentinos lograron un buen parcial (0-10) que obligaba a un tiempo muerto de Hugo López. Las instrucciones del técnico pucelano dieron sus frutos, puesto que un parcial local (7-0) dio emoción a un cuarto que se manejó en pequeñas ventajas visitantes y que finalizó con los de Carles Marco por delante (14-20). Fueron diez minutos en que la defensa palentina freno muy bien el juego local y en ataque circulo el balón con solvencia, aprovechando unos buenos minutos de Dos Anjos.

El segundo cuarto comenzaba con canasta de Larsen, respondida por Niksha Federico con dos triples (20-22), que metían de lleno a los locales en el partido. Durante unos minutos el equipo se sostuvo en el buen hacer de Larsen, Grimau y Dani Rodríguez, pero ya comenzaban a flojear en defensa y las decisiones ofensivas no eran las mejores. Unos últimos minutos en los que Aboubacar se mostraba imparable para la defensa palentina permitía a Carramimbre Valladolid irse al descanso con una ligera ventaja (40-37).

thumbnail_IMG-20191201-WA0027

A pesar del corto marcador, el resultado del segundo cuarto (26-17) dejaba clara la tendencia que había adquirido el partido y que se corroboró al inicio del segundo tiempo, con los pucelanos haciendo mucho daño desde 6,75, aumentando la ventaja local hasta a los 9 puntos (52-43). Una situación que provocó el tiempo muerto de Carles Marco y una ligera reacción palentina (52-49), que tuvo su fin con una técnica a Dani Rodríguez (57-51). De ahí al final de partido, y aunque las desventajas nunca fueron amplias, se agravaron las deficiencias de Chocolates Trapa Palencia, que llegaba continuamente tarde a las ayudas y permitía canastas bastante sencillas, algo que les lastró incluso en el ánimo. Significativo que entrando en el último cuarto con solo 8 puntos de desventaja, la defensa palentina solo realizó tres faltas en esos diez minutos, dando la sensación de no confiar en sus posibilidades de remontar el marcador. El resultado final (86-79), con solo 7 puntos de desventaja (importante para el basket-average), se puede considerar positivo tras lo visto en la pista.

Lo mejor de todo, fue el comportamiento de la afición palentina desplazada en gran número y también que en solo 4 días el equipo tiene la ocasión de resarcirse ante un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que llega en su mejor momento de los últimos años.

Carramimbre Valladolid 86 – 79 Chocolates Trapa

Rueda de prensa de Carles Marco

Rueda de prensa de Hugo López