Con una gran entrada y por fin con calefacción, Palencia Basket recibía a un Cáceres Ciudad del Baloncesto menos potente que en años anteriores. El balance negativo del joven equipo de Carlos Frade a priori le otorgaba el papel de victima. A pesar de que excepto en los primeros instantes Palencia fue siempre por delante, los extremeños supieron ser fuertes mentalmente y no irse en ningún momento del partido. Y gracias a errores del equipo colegial, tuvieron opción de ganarlo.

Natxo Lezkano sorprendió con su quinteto inicial (Garrido, Ott, Tveidt, Fornas y Mc Dermott) para contrarrestar el físico de los extremeños. Destaca el papel de Tveidt que a pesar de errar sus primeros tiros siguió jugando con confianza y acababa como máximo anotador palentino con 15 puntos.

Resulta curioso el dato de los buenos porcentajes en tiro libre de Palencia Baloncesto con un 75% de acierto. Los pocos errores locales en esa faceta se produjeron cuando el partido estaba más complicado y se notó en exceso el miedo a perder en jugadores seguros como Garrido o Tveidt.

Por momento se echó en falta mas serenidad en los locales, pues en momentos claves el partido se convirtió en un correcalles. Fue una de las claves por las que no se rompió el partido cuando las ventajas rondaban los 10 puntos.

Análisis individual

Geoff McDermott: Más allá de sus números y de ser el jugador más valorado (19) de Palencia Baloncesto, su importancia se notó en sus ausencias. Al equipo le faltaba un referente e igual a lo sucedido en Ourense el primer partido de liga. Sus descansos coincidían con los mejores momentos del rival.
Urko luchando

Quique Garrido: Una vez más fue fundamental en la victoria local. Sabe imponer el ritmo que el equipo necesita y no le tiembla la mano en momentos claves. Erró dos tiros libres muy importantes. La mala fortuna fue clave en el primero ya que botó varias veces en el aro antes de salir. Fue clave su gran manejo de balón en los instantes finales para evitar la presión cacereña. Dio 5 asistencias en la noche de ayer.

Urko Otegi: Fue el jugador que más faltas recibió (7) lo que deja bien clara su importancia en el partido. Peleó sin descanso cada balón que pasaba cerca suya, y sufrió a los rivales y a un arbitro al que le gusta ser protagonista. Confirma el apelativo de Gladiador.

Michael Tveidt: Su mejor partido como local de la liga. Parece que va superando sus problemas físicos y ayer fue el máximo anotador de Palencia Basket con 15 puntos. Además no le tembló el pulso en los dos tiros libres que certificaron la victoria local.

Xavier Forcada: Hizo un buen papel, en especial en defensa donde recuperó varios balones. Aunque sigue sin parecer encontrarse cómodo de base.

Alfredo Ott: Su mejor partido en el Marta Domínguez. Muy buenos porcentajes en el lanzamiento de dos puntos, aunque se carga con facilidad de faltas en acciones tontas. En el ultimo cuarto pasó desapercibido.

Jhornan Zamora: Estuvo discreto el jugador venezolano frente a Cáceres, aunque su enorme capacidad le hicieron ser el máximo reboteador del partido (7 rebotes). Especialmente en ataque donde logró 5 balones que otorgaban a Palencia Basket segundas opciones en sus ataques.

Carles Bravo: Fue de más a menos. Al descanso estaba entre los destacados del equipo pero su rendimiento bajó al finalizar el partido. Le faltó algo de tranquilidad al capitán palentino.

Cris Mortellaro: Paso desapercibido en los minutos que salió a pista. Debe imponerse en la pintura.

Roger Fornas: Salió en el quinteto inicial pero sufrió mucho ante la movilidad de jugadores como Duinker.

Los árbitros: Juan Gabriel Carpallo y Esperanza María Mendoza

Primera ocasión que la colegiada extremeña pitaba en el pabellón municipal palentino y “pitó demasiado” ya que muchos contactos leves eran sancionados con faltas. Curiosamente o no, la mayoría de sus decisiones polémicas tenían como beneficiario al equipo de su tierra. Como la antideportiva a McDermott, la validez de un tapón a Forcada tras tocar tablero o la no señalización de pasos en las innumerables ocasiones del número 5 extremeño Ashaolu.

Lo de Carpallo, forma parte de su habitual interés en ser el protagonista del partido. Lo de este electricista leonés conocido en el mundillo del baloncesto como “el yerno” es algo que supera todos los límites. Suma los peores defectos de un árbitro, incompetencia, prepotencia y chulería. Solo sus buenos contactos federativos pueden explicar que habitualmente le den partidos de nivel. Ayer la técnica al banquillo local, las constantes amenazas a jugadores y técnicos locales fueron el colmo de una actuación en la que mostró sus limitaciones como arbitro. Incapaz de ver como dos jugadores golpean un balón con el pie o el tapón ilegal a Forcada entre otras acciones.

Recordamos que el próximo viernes Palencia Baloncesto jugara en Logroño frente a Knet Rioja. A dicho encuentro la Peña Basket Morao organiza viaje, así que animamos a los interesados que se inscriban lo antes posible.

Vídeo Resumen del partido

Imágenes de Jesús


Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por BauHauss
Cargue Más En Noticias Palencia Baloncesto
Comentarios cerrados

Mira además

Urko Otegui primer líder del X Trofeo Basket Morao

Urko Otegui se ha apuntado la primera jornada del X Trofeo Basket Morao que dio comienzo t…