Levitec Huesca 92 – Chocolates Trapa Palencia 84

A este Chocolates Trapa Palencia la recta final de 2019 le está sentando mal, muy mal. Los excesos navideños están pasando factura y la resaca, después de una primera parte que generó esperanzas de un gran año, se está tornando en preocupación ante unas situaciones en las que el equipo colegial se viene diluyendo ante equipos que solamente con un poco más de contundencia defensiva están sacando de vueltas a los colegiales.

Lo habíamos visto en las dos derrotas anteriores, y se puede intuir que ante Huesca pasó algo parecido, con Huesca dominando desde el salto inicial y con un Palencia que no anotaba su primera canasta hasta pasados casi tres minutos de juego.

Desarbolados por los oscenses, la diferencia se fue incrementando poco a poco hasta que mediado el segundo cuarto Huesca ya doblaba a los palentinos (30-15) y ni la vuelta de Vecvagars, la mejor noticia del encuentro, impedía que los locales mantuvieran ventajas entre los 14 y 21 puntos hasta el último cuarto.

En esos diez últimos minutos Huesca se relajó, los palentinos pudieron anotar y al final una renta de 8 puntos que no refleja el dominio que tuvo Huesca todo el encuentro.

Como casi siempre últimamente, Larsen fue el mejor con un buen retorno de Vecvagars. Se necesitan días de reflexión, de mentalización y de una actitud de salida con mucha mayor intensidad y sobretodo, valentía para encarar encuentros donde el contacto físico sea alto; esto es baloncesto, y no solo la calidad triunfa, sino el espíritu de grupo y la mentalidad.

El viernes oportunidad para empezar del año con buena cara.