Chocolates Trapa Palencia 90 – Retabet Bilbao Basket 82

Estadísticas Chocolates Trapa Palencia – Retabet Bilbao Basket

Presentación del conjunto palentino ante un Retabet Bilbao Basket presidido en el banquillo por Alex Mumbrú que acaparaba los focos de los aficionados en los instantes previos al partido.

La afición que se congregó en el Pabellón Municipal, una gran entrada a pesar de la hora y ser entresemana, estaba espectante ante lo que podía presenciar y más tras el escandaloso resultado del pasado sábado en Oviedo… y no defraudaron.

En partido típico de pretemporada, el conjunto palentino fue capaz, junto a Bilbao, de ofrecer un gran espectáculo donde el ritmo vertiginoso, salpicado por las típicas imprecisiones de pretemporada, dejaron un gran sabor de boca a una afición que disfrutón de lo lindo y que aplaudió cada acción del encuentro.

Se presentaba Bilbao con las ausencias de Schreiner y Edu Martínez, dos de las piezas claves de este equipo que está dirigido con maestría por Javi Salgado, su presencia en la pista fundamental para equilibrar a su equipo, y con un inicio de encuentro equilibrado con alternativas pero con máxima igualdad.

Por parte palentina algunas acciones de Hermanson, mucha calidad, y el omnipresente Urko Otegui marcaban un primer cuarto que acabaría siendo dominado por Bilbao dentro del carrusel de cambios en la parte final de estos primeros diez minutos, 21 a 29.

Pero como fue la tónica de todo el encuentro, los de Alejandro Martínez daban la vuelta al marcador en una sucesión de buenas acciones que acababan en canastas fáciles.

Brown y Matulonis matenían al conjunto visitante pero Palencia daba la vuelta al marcador para llegar al descanso con ventaja, 47 a 44.

El sino del partido, las imprecisiones, las ganas de agradar, momentos brillantes de los visitantes acertados desde la línea de tres provocaban que Bilbao anotase un parcial de 15 a 0 tras el descanso obligando a Alejandro Martínez a solicitar tiempo muerto.

Ahora le tocaba el turno a Palencia y con buenas acciones defensivas y algunas acciones espectaculares protagonizadas por “Air” Koné, acercaban en el marcador a un Palencia que se gustaba y ofrecía lo que se espera de él, espectáculo.

El último cuarto era dominado por los palentinos, seguros debajo de los aros, dominando el rebote y saliendo al contrataque en cada ocasión que podían, mantenían un ritmo que los de Mumbrú no lograban contestar y finalmente los colegiales se llevaban la victoria, y dejaban de paso un gran sabor de boca e ilusión a la afición palentina que podrá volver a verles este mismo sábado ante Benfica.

Aun quedan muchos detalles por pulir, es pretemporada, pero sin duda este Palencia huele a fiesta y espectáculo.