Cabecerat_09-21-01.34-1Inmersos en la preparación de la nueva temporada, nos reunimos con Carles Marco para hablar de todo lo que has rodeado a su estancia en Palencia desde su llegada con la temporada 2018/19 ya comenzada. Hemos creído conveniente cerrar todo lo relacionado con la temporada pasada, tocando algunos temas especialmente sensibles y que han provocado muchos comentarios tanto en la calle como en redes sociales. En esta primera parte de la entrevista intentamos cerrar esos temas, escuchando la parte del entrenador, que es la parte que no hemos conocido.

 

BcP- Tu llegada a Palencia se produce en un momento convulso por la marcha del equipo, pero también en un ambiente algo tenso, recordando tu etapa en Oviedo. La rivalidad creada durante los play-offs acarreó una cierta polémica sobre tu contratación, y tu llegada fue acogida con ciertos recelos en la afición, algo que se notó incluso en la rueda de prensa de presentación, donde varias preguntas estaban enfocadas hacia esos enfrentamientos del pasado. ¿Crees que has logrado revertir esa situación?

C.MNo se si logré revertir eso o no. Yo solo pensaba que venía a un gran club y una gran ciudad donde podía hacer cosas bonitas. Me extrañó un poco que la primera pregunta tuviese que ver con mi etapa en Oviedo porque la gente tiene que entender que somos profesionales e igual que Palencia quería ganar, yo también quería ganar y haces todo lo posible, jugando hasta el límite, para poder ganar (como sucedió la temporada pasada contra Bilbao). Eso fue lo que hicimos, yo tenía ganas de pasar a las semis y final en esos dos años que jugamos cuartos y semis y no lo logré. También he de decir algo que no he dicho en “vox populi” pero lo primero que hacía, era llamar a jugadores que estaban aquí y eran amigos míos como Blanch y Urko para darles la enhorabuena, aunque también a alguna gente que conozco y tengo mucha confianza les decía que no vendría a su cumpleaños porque no quería visitar esta ciudad en un tiempo (risas) pero todo esto en caliente y con una rivalidad sana. Luego surgió la posibilidad de estar aquí y mira…

He jugado en La Penya y Manresa que (deportivamente) se odian, pero aquí todos somos profesionales, nos ganamos la vida con esto y yo lo que quiero es entrenar cada día, pasármelo bien, trabajar mucho y que mis equipos ganen.

 

BcP- Una de las primeras medidas tras tu llegada, fue la de realizar dos incorporaciones para aumentar el nivel de la plantilla. Finalmente, esos fichajes resultaron intrascendentes en el devenir del equipo. ¿Qué crees que falló?

C.M.- Falló el momento en que se produjeron, porque no había casi tiempo para buscar jugadores y no encontrar el perfil que buscábamos. El fichaje de Petar fue porque daba el perfil para jugar en dos puestos y pensábamos que nos podía dar muchas cosas, pero de mi etapa de jugador, conozco que es difícil la adaptación a equipos que ya tienen una rutina.

En el caso de Milenko siempre he dicho que fue un buen fichaje, muy buen contrapunto a lo que teníamos, pero el equipo estaba ya tan hecho que era difícil encajarlo en tan poco tiempo. Me pareció, y es algo que también se lo dije a él, que en otras circunstancias era un jugador para tenerlo un año entero y poder trabajar desde pretemporada. Milenko nos ayudó mucho porque siendo de los que menos jugó, fue de lo que hizo más equipo desde que yo lleguo y se involucró mucho haciendo piña con el grupo. Estoy seguro que algo nos ayudaron, aunque fuese en cosas que no aparecen en las estadísticas.

 

BCP- Durante el play off, dijiste no saber las razones para el cambio del “chip” del equipo para mostrarse tan competitivo ante Retabet Bilbao Basket. Ahora con más perspectiva ¿intuyes las causas de ese cambio?

C.M- Hubo dos cambios de chip, uno fue a mi llegada con las 5 victorias consecutivas, y fue porque eran jugadores muy competitivos, algo que acabó llegando también en el PO. Ese carácter competitivo hacia que sin ser un equipo (como creo que no lo éramos) pudiésemos competir y diésemos esa sensación de poder ganar, porque había calidad, pero mal focalizada. Ellos subieron el nivel y empezaron a creer en lo que hacíamos, pero fue muy tarde. Si eso lo llegamos a hacer dos semanas antes (ante Melilla, Cáceres o Granada) seguramente habríamos estado en la F4.

 

BcP- Tras la eliminación en Bilbao, mostraste de forma clara tu deseo de continuar una temporada más en Palencia ¿Qué te llevó a tener las cosas tan claras en esos momentos?

C.M.- Viendo la logística y potencialidad del club y la afición, me apetecía coger un equipo desde el inicio para poder hacer un buen año. Yo en ese tiempo también pasé un periodo de adaptación, he sido segundo entrenador, he estado tres temporadas como primero pero nunca había cogido a un equipo que ya llevaba seis meses trabajando.

Cabecerat_09-21-01.34-2

BcP- Lo que más llama la atención de la nueva temporada, es la “limpia” que se ha producido en el vestuario especialmente, donde solo continua Jordi Grimau. Hace unas semanas publicamos un artículo titulado “Valentía o inconsciencia” donde valorábamos el hecho de prescindir de gente muy querida por la afición y que ese hecho pondría el foco de lo que suceda esta temporada en el entrenador. ¿Valiente o inconsciente?

C.M.- No sé si acabará siendo una decisión valiente o inconsciente, pero creí necesario hacer cambios, también con el apoyo del club y valorando otras opiniones de gente del staff. Teníamos claro que había que ser valientes, más, tras la marcha de un estandarte como Urko que había tenido tanta influencia a la hora de configurar un equipo a su alrededor. Esto nos obligaba a cambiar cosas, ya que las sensaciones que daba el equipo no eran muy buenas y aunque había jugadores muy queridos entre la afición, creímos que hacía falta sabia nueva. Valoramos los jugadores que teníamos y los que podíamos traer, poníamos la balanza para ver si era mejor quedarte con alguien porque lleva aquí un tiempo aquí y es muy querido o fichar a otro que nos gustaba más o que tenía más calidad. De inicio nunca se descartó a ningún jugador, sin saber a quién podríamos llegar a fichar en su lugar.

Es obvio que tengo mucha parte de responsabilidad en las decisiones, pero el trabajo del verano es un trabajo conjunto. No se han fichado o descartado a ningún jugador por que se adapte más a mi estilo o no, yo quiero a los mejores jugadores posibles, sabiendo que va a ser más difícil empezar bien una liga, con diez nuevos que, si hubiésemos mantenido un bloque de año pasado, pero creí que a la larga sería mejor. No escondo mi parte de responsabilidad en estas incorporaciones, pero hay ocasiones en las que hay que apostar.

MG_8998

BcP- Será una temporada en que se echará de menos a un jugador como Urko Otegi, la gran referencia del equipo en los últimos años ¿Cómo valoras esa ausencia?

C.M.- Si Urko hubiese querido quedarse, estaría aquí, porque yo lo quería en el equipo. Es un jugador que ha dado mucho al club y que con un raciocinio impresionante (al margen de temas familiares) ha creído que era el final de una etapa y ha decidido bajar una categoría porque con su nivel de competitividad ha considerado que ya no podría mantener el nivel al que había rendido hasta ahora y que si podrá tener en LEB Plata. Eso es algo que hay que respetarlo, aunque nosotros queríamos que se hubiese quedado.

MG_8925

BcP- Entre las numerosas bajas, hemos visto la marcha de jugadores que por uno u otro motivo se habían ganado un lugar en el corazoncito de la afición como Zubizarreta, Hermanson, Koné etc. etc. pero quizás la ausencia que más “ríos de tinta” ha hecho correr ha sido la de Nikola Cvetinovic. El jugador serbio tras dos años en Palencia, era uno de los más queridos e involucrados con la grada, además de ser el último vencedor del Trofeo Basket Morao. ¿Cómo se le puede explicar esta decisión al gran público?

CM- Se que Niko ha dado mucho al club y era un jugador muy querido, pero creo que tras dos temporadas había cumplido un ciclo aún sabiendo de que era uno de los jugadores más queridos, que el día de partido tanto en la pista como fuera de ella está súper involucrado con la ciudad y con la gente. Soy consciente de que esta es una de las decisiones que podrán echarme en cara, pero creo sinceramente que teníamos que cambiar, que se había acabado el ciclo y que podíamos mejorar esa posición, algo que creo hemos logrado con la llegada de Simas Jasaitis.

IMG_0716

BcP- Dejando a un lado el tema de jugadores, hay otra decisión que dolió especialmente y fue el hecho de prescindir de Tino Ugidos que llevaba 4 años en Palencia y con una excelente relación con el club y todo su entorno. ¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

C.M- Esta ha sido la decisión más difícil que he tenido que tomar aquí, no ha sido la de Nikola, ni la de ningún otro jugador, sin duda lo más complicado ha sido prescindir de Tino y más aún porque fui yo quien le llamó para decirle que fichábamos a otro entrenador. Creo que al igual que los jugadores, los entrenadores también vamos cambiando de proyecto, y es algo que yo viví también cuando comencé en los banquillos. Tino Ugidos llegó aquí con Sergio García, se convirtió en su hombre de confianza y le conocía de enfrentarnos varias veces a él. Una vez aquí me ha ayudado muchísimo, trabaja muchísimo y como persona es un trozo de pan que lo querrías tener siempre en el club, pero también creía que podría tener un hombre de confianza, que en ocasiones haga de contrapunto con mis opiniones o que me pudiese aportar más cosas de las que me aportaba Tino. También que creo podría irle bien al club al traer a un ayudante que conoce otros mercados, que puede ayudarnos en fichar gente joven y a la hora de configurar la plantilla. Eso lo hice como bien dijimos antes de forma valiente o inconsciente, pero hay que tomar decisiones, al igual que cuando vayan mal las cosas, si el club debe tomar decisiones, las tomará. Quiero que si empiezo un proyecto, este sea lo mejor posible y para hacerlo lo mejor posible necesito de la gente que yo creo que me puede valer más o en la que yo tengo más confianza.

BcP- Valorando las respuestas podemos decir que las decisiones que se han tomado, han sido tomando consciencia del peso que estas podían tener a nivel de afición. Por lo tanto a la pregunta inicial de ¿valentía o inconsciencia? podemos decir que han sido apuestas valientes y siendo consciente de los riesgos.

C.M.-Hay dos opciones, no cambiar por quedar bien y quedarte aquí muchos años, o ser valiente y a la vez inconsciente cambiando todo por qué crees que puede ir mejor… y si no va mejor, sabes que no seguirás a los pocos meses. Prefiero hacer las cosas pensando en hacerlas lo mejor posible y no pensar que estoy en un gran club, una gran ciudad, con una fantástica afición y que lo mejor para mi es quedarme con los jugadores que quiere la gente, para de esta forma tenerlos contentos y yo estar más tranquilo. Al igual que cuando estoy en el banquillo y queda poco para el final de un partido, debo tomar decisiones, en este caso también las tomo y el tiempo dirá si han sido acertadas o no… espero que diga que lo hemos hecho bien.

Con estas cuestiones, creemos cerrar determinados episodios relacionados con la temporada pasada, en los que quizá la opinión menos conocida, haya sido la del propio entrenador. Agradecemos a Carles Marco su disponibilidad para hablar de estos temas que quizás hayan sido los más complicados desde su llegaba a Chocolates Trapa Palencia.

La próxima semana hablaremos de todo lo que rodeara a la temporada 2019/20.