El capitán estuvo enorme
El capitán estuvo enorme

Quesos Cerrato Palencia 87 – Unión Financiera Oviedo Baloncesto 47.

Estadísticas

Vota al mejor del Quesos Cerrato en el Trofeo Basket Morao

No hay mejor forma de empezar unas semifinales de ascenso a la ACB como con un partido como el realizado por el Quesos Cerrato Palencia, un partido casi perfecto, tanto en ataque, como en defensa, especialmente en este último aspecto dejando a un equipo que ha llegado a semifinales en solo 47 puntos, un mérito único y exclusivo del equipo palentino, con un solo lunar, la lesión de Roger Fornas que reaparecía hoy.

El partido en sí apenas tuvo historia, ya que salvo el 2 a 3 del equipo oventense, los palentinos realizaron un auténtico monólogo en cuanto a defensa y ataque, con nombres propios como el capitán Carles Bravo, Urko Otegi, Charles Abouo o un Albert Moncasi perfecto en el rebote y que también estuvo marcado por las ausencias en las filas del conjunto dirigido por Guillermo Arenas.

El primer cuarto fue un auténtico espectáculo, tal vez lo mejor del partido, con un Palencia perfecto en ataque, con un Carles Bravo ejerciendo de auténtico killer, una gran defensa y solo hubo un leve lunar, si se puede considerar como tal, los palentinos concedieron demasiados triples al equipo asturiano, aunque realmente esta fuera su tumba ya que por dentro, nunca hicieron daño.

Tras unos primeros minutos más o menos igualados, en los que el capitán Carles Bravo marcaba el camino, una acción individual de Xavi Forcada, que ponía el 14 a 6 en el marcador, obligaba a Guillermo Arenas a pedir tiempo muerto.

El tiempo no hacía variar el rumbo del partido, Bravo recordaba a los asturianos quién es el capitán, y mientras la diferencia seguía aumentando hasta la máxima del primer cuarto de un tal Carles Bravo, que a 7 segundos del final del primer cuarto, anotaba un triple que ponía un esperanzador  28 a 14 en los diez primeros minutos.

Tal ve los minutos menos amenos fueron los del segundo cuarto, ambos equipos apretaron al máximo en defensa pero de nuevo Palencia marcó la diferencia dejando en solo 4 puntos, en unas semifinales, a un Oviedo que no dio el nivel a pesar de las bajas que arrastró.

Tras unos primeros minutos de poco acierto, Bravo anotaba un nuevo triple, seguiría el capitán anotando y a mediados de cuarto, Arenas pedía un nuevo tiempo muerto porque su equipo veía muy pequeño el aro palentinos.

No sería hasta tres minutos del final de cuarto que Oviedo anotaba y solo con una antideportiva de Quique volvía a anotar Oviedo Baloncesto, lo que da una idea del bajo y sorprendente nivel mostrado por los de Arenas en este primer encuentro. Con 38 a 18 se llegaba al descanso.

Urko no tuvo rival en el juego interior del equipo asturiano
Urko no tuvo rival en el juego interior del equipo asturiano

A pesar de los 20 puntos de diferencia, del buen juego de los palentinos, cualquier aficionado que haya seguido la trayectoria de Oviedo esta temporada esperaba la reacción y tímidamente se produjo en los primeros minutos, con 7 puntos casi consecutivos que ni siquiera pusieron nerviosos a los palentinos ya que a partir de mediados de cuarto, el monólogo palentino continuó llegando al final del tercero con 61 a 36. Camino debutaba en el Marta Dominguez a falta de 12 segundos para el final de este cuarto.

El último fue un paseo para los palentinos, un quiero y no puedo de los ovetenses que han acabado firmando uno de sus peores encuentros de la temporada, mérito exclusivo de los palentinos que ponen el 1 a 0 en estas semifinales.

El equipo de Natxo Lezkano ha completado un partido casi perfecto, mostrando en todo momento sus señas de identidad, la defensa, dejando en solo 47 puntos a todo un semifinalista como Oviedo Baloncesto, y realizando un gran encuentro en ataque en el que varios jugadores han destacado por encima de los demás.

La única nota negativa ha sido la lesión de Roger Fornas, que sufrió el inútil ímpetu de Barret y se lesionó en la rodilla, una rodilla que se han inflamado por lo que el ala pivot colegial, que reaparecía este viernes, es seria duda para el partido del domingo.

A pesar de la gran superioridad del equipo palentino que vale para ganar en confianza de cara a la eliminatoria, no hay que dejar de lado que no ha sido más que un partido, y que en los playoffs vale con ganar de uno. Pero da gusto así también.

Lo mejor: Varios jugadores han jugado un partido para remarcar, especialmente el de Carles Bravo que marcó el camino desde el primer segundo del partido asumiendo su papel de capitán con absoluta normalidad, la de un jugador que marca diferencias al igual que otro gran jugador como Urko Otegi, que repite un partido casi perfecto en el que incluso anotó un triple, siendo el jugador más valorado de los palentinos.

Entre los jugadores que hay que destacar, Charles Abouo, un gran partido del alero que necesitaba un partido así para ganar confianza en sí mismo. Moncasi y Rejón estuvieron perfectos en el rebote.

Lo peor: El mayor pero del encuentro fue la lesión de Roger Fornas, producida por la excesiva impetuosidad de un Brandon Garrett sobrado de físico y de revoluciones. Esperemos que Fornas pueda estar el domingo.

Galería de imágenes

El próximo domingo, a las 19:30 h, Quesos Cerrato Palencia y Oviedo Baloncesto, disputarán el segundo envite.