Palencia realiza su partido más completo
Palencia realiza su partido más completo

Quesos Cerrato Palencia 75 – Ribeira Sacra Breogán Lugo 50

Estadísticas

Vota al mejor del Quesos Cerrato Palencia en el Trofeo Basket Morao

Por fin la afición palentina ha podido ver al Palencia que esperaba desde el comienzo de temporada, el mejor partido de los de Lezkano hasta el momento, con una primera parte para enmarcar y un partido en el que queda evidente que poniendo concentración e intensidad, se puede estar acertado o no, las posibilidades de éxito se incrementan notablemente.

No es exagerado exponer que Palencia pasó por encima de Breogán en la primera parte, o el primer cuarto. Pudimos ver a un equipo que estuvo muy concentrado en defensa, intenso (esa palabra que sirve para casi todo), atento, pero también muy inteligente en ataque.

No hay más que ver el parcial de 13 a 0 que dejó el marcador de los lucenceses criando malvas hasta falta de 3:28 para el final del cuarto cuando un triple de Alex López estrenaba el marcador visitante. Hasta ese momento, y a pesar del tiempo muerto de Lisardo Gómez, se había visto a un Palencia defendiendo al 100%, cerrando el rebote como Fuenteovejuna (todos a una), y centrados totalmente en el juego.

A partir de la primera canasta visitante las cosas apenas variaron, las rotaciones de Lezkano mantenían el nivel de continuidad y se iba al final de la primera parte con un claro y evidente, 23 a 6. Nada que objetar.

Los palentinos lucharon cada balón
Los palentinos lucharon cada balón

El segundo cuarto se iniciaba con un 2+1 de McDowell unos primeros minutos de cuarto en los que Breogán intentaba acercarse en el marcador pero tras un parcial de 0 a 5 de los visitante, con 5:38 para el descanso, Lezkano paraba el partido para reordenar ideas.

De nuevo los palentinos, con un quinteto muy diferente al que había dominado el primer cuarto, volvía a mandar, controlando el ritmo y el rebote (clave), y llegando al descanso con una canasta significativa, Hampl capturaba el rebote ofensivo y anotaba la última canasta de este cuarto para poner un claro y tranquilizador marcador de 44 a 23.

Tras el descanso Breogán apelaba a la misma intensidad defensiva de los palentinos, anotaba 4 puntos consecutivos pero Urko (partidazo del capitán) demostraba galones con una gran canasta. Tras anotar Breogán el 46 a 30 y viendo que a Palencia le costaba anotar, Lezkano con 5:25 para el final del cuarto solicitaba tiempo muerto.

Palencia se reactivaba y Llorca remataba tras una técnica que le señalaban tras encararse a un jugador palentino. La acción de Llorca más una clara antideportiva de Mamadou Samb sobre Arteaga, disparaba de nuevo a los palentinos que a 26 segundos del final del cuarto despedían al capitán al grito de Urko Urko Urko, llegado con 60 a 34 al final del periodo.

Dani salió en el cinco titular
Dani salió en el cinco titular

El último cuarto fue un ejercicio de cómo hay que afrontar los partidos. En el caso de los lucenses intentando lavar la imagen y en el de los palentinos algo parecido, mantener la concentración, no relajarse y finalmente disfrutar de la victoria que en su 75 a 50 refleja claramente lo que fue uno y otro equipo.

La victoria, la forma en que se produjo refrenda que defendiendo bien se ataca bien, concentrados, defendiendo, cerrando como equipo el rebote (no solo los interiores), las posibilidades de victoria se incrementan exponencialmente con una plantilla de calidad y talento como la palentina.

No es más (o sólamente es) que el primer paso, tirando de topicazo, ni hemos sido tan malos antes ni somos extraordinarios ahora, con trabajo se puede llegar a todo.

Lo mejor: No queremos destacar en esta crónica a nadie individualmente, eso lo haremos en nuestro análisis individual de mañana, hoy hay que valorar la labor en conjunto de los colegiales y metiendo en el mismo saco a todos, técnicos y jugadores, lo que viene a ser labor de equipo.

Lo peor: Aunque durante el partido no dio esa sensación, parece que Palencia tuvo demasiadas pérdidas de balón pero muchas de ellas recuperadas rápidamente con buenas defensas, corriendo hacia atrás para cortar esos balones que podían haber sido canastas fáciles y que en otras ocasiones nos han costado canasta.

De nuevo Llorca vuelve a ser triste protagonista en el Marta Dominguez, por encararse, por otro feo gesto (uno más), recordando a los palentinos su visita con Alicante de hace un par de temporadas.

Galería de imágenes